Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

9 cosas que NO necesitas para ser feliz

Publicado en Desarrollo Personal | 15 de febrero, 2014

Ser felizPor Marc Chernoff

“Nunca serás feliz si continúas buscando en qué consiste la felicidad. Nunca vivirás de verdad si estás siempre buscando el sentido de la vida.” – Albert Camus

Hoy, mientras caminaba a una tienda de café en el centro de Austin, un autobús escolar se detuvo frente a mí y un niño me saludó frenéticamente a través de la ventana. Sonreí y le devolví el saludo. Inmediatamente una mirada de sorpresa y luego de felicidad extrema aparecieron en la cara del niño simplemente porque le devolví el saludo. Esto me recordó lo poco, siendo niños, que necesitábamos para ser felices.

Como adultos, de alguna manera crecimos creyendo que necesitamos todo para poder encontrar y apreciar los momentos de felicidad. Pero la verdad es que para ser felices necesitamos mucho menos de lo que pensamos que necesitamos. De hecho, creo que uno de los mejores sentimientos llega cuando te das cuenta de que puedes estar perfectamente bien y feliz sin las cosas que alguna vez pensaste que necesitabas. Y de eso es precisamente de lo que este breve artículo se trata; sobre las cosas que NO necesitas para ser feliz:

1. Circunstancias ideales.

Las personas más felices no viven con un determinado conjunto de circunstancias, sino más bien con cierto conjunto de actitudes. Elegir ser positivo y estar agradecido por lo que tienes ahora determinará cómo vas a vivir el resto de tu vida. Así que busca algo positivo sobre hoy. Incluso si tienes que buscar un poco más de lo habitual, sigue existiendo.

En última instancia, tus mayores logros son los momentos en los que lo que estabas haciendo te permitió ver lo maravillosa que es tu vida.

2. La aprobación de los demás.

La prisión más grande en la que puedes vivir es en tu miedo a lo que piensen los demás.

No puedes dejar que otras personas te digan quien eres o qué es lo que quieres. Tienes que decidir por ti mismo. Cuando estés tomando grandes decisiones, recuerda, lo que piensas sobre ti mismo y sobre tu vida es más importante que lo que los demás piensen de ti. No dejes que los demás te hagan sentir culpable por vivir tu vida. Es TU vida. Siempre y cuando no le hagas daño a nadie, vívela a TU manera.

La realización y el éxito en la vida se encuentran en tu habilidad de usar toda tu mente para alcanzar tus metas, sueños y deseos. Tómate el tiempo necesario para estar contigo mismo, sin interferencias externas. Te lo mereces. (Angel y yo discutimos esto con más detalle en el capítulo “Self-Love ” de 1,000 Little Things Happy, Successful People Do Differently.)

3. Un pasado perfecto.

No dejes que las sombras de tu pasado oscurezcan los peldaños de tu presente y de tu futuro. Déjalos ir, perdona, y sigue adelante. Sólo porque el pasado no salió como esperabas, no significa que tu futuro no pueda ser mejor de lo que habías imaginado. De hecho, a menudo nos hacemos más fuertes en los lugares donde una vez estuvimos quebrados. Porque no es hasta que te quiebras, que descubre de lo que estás hecho en tu interior. Y esta idea te da la habilidad de reconstruirte a ti mismo, más fuerte que nunca.

La mayoría de las veces la única diferencia entre la felicidad a largo plazo y la desesperación a largo plazo es no renunciar a ti mismo. Mientras estés respirando, nunca será demasiado tarde. Hoy es un nuevo comienzo.

4. Control total de los constantes cambios de la vida.

La vida está en constante cambio y nosotros estamos cambiando con ella. No somos la misma persona que éramos hace un año, hace un mes, o hace una semana. El ciclo de vida no se detiene. Se trata de cambiar. Todo final es el principio de algo más. Toda salida es la entrada a otro lugar. Vive, aprende y deja ir. No te sientas bajoneado con los cambios que no puedes controlar.

Aunque algunas fuerzas estén fuera de tu control, puedes controlar cómo reaccionarás ante las cosas. La vida de todos tiene aspectos positivos y negativos; si eres feliz o no, depende en gran medida de cuáles son los aspectos en los que te enfocas. Lo mejor que puedes hacer es dejar de lado lo que no puedes controlar, e invertir tu energía en las cosas que sí puedes. Ten una vida simple, ama con generosidad, habla con la verdad, respira profundamente, da lo mejor, y deja al resto de las fuerzas fluir. (Lee The Road Less Traveled.)

5. Una vida sin preocupaciones y libre de estrés.

Los grandes desafíos hacen que la vida sea interesante; superarlos hace a la vida significativa. No esperes hasta que todo esté bien, nunca será perfecta. Siempre habrá retos, obstáculos y condiciones menos que perfectas. ¡Y qué! ¡Comienza ahora! Con cada paso que des, crecerás más y más fuerte, más hábil, más seguro, y más exitoso.

Dilo: “Estoy decidido a vivir una vida feliz sin importar los retos! Convertiré todos mis cuentos de furia en cuentos de gloria! Convertiré todas mis cuentos de dolor en cuentos de WOW!” Y no importa lo que pase, simplemente haz lo mejor y aprecia lo que estás aprendiendo. No disfrutarás de tu vida hasta que disfrutes de tus desafíos.

6. Todas las cosas que no tienes.

Estás aquí y ahora, con lo que tienes, respirando. Disfrútalo. No tienes nada que hacer hoy, excepto sonreír.

La felicidad es valorar lo que tienes, y disfrutar de las personas, lugares, objetos y acontecimientos en tu vida por lo que son. No  se trata de cambiar y lograrlo todo, todo el tiempo, a veces se trata de serlo y apreciarlo. Y casi siempre puedes disfrutar de las cosas que tienes y de los acontecimientos que suceden a tu alrededor, si así decides hacerlo.

7. Una montaña de dinero.

Si contáramos nuestras bendiciones con mayor frecuencia que lo hacemos con nuestro dinero, seríamos mucho más ricos. Mantén el dinero en tu cabeza, pero fuera de tu corazón. Nunca estés tan ocupado ganándote la vida que te olvides de crear una vida para ti. Cultiva tu crecimiento espiritual. La verdadera medida de la riqueza es cuanto valdrías si perdieras todo tu dinero.

  • Fórmula de la Felicidad = Da tu mejor esfuerzo y aprecia lo que tienes.
  • Fórmula de la Infelicidad = Compárate con los demás y con las cosas que tienen.

Está bueno tener dinero y las cosas que el dinero puede comprar, pero también es importante asegurarte de no perderte de las cosas que el dinero no puede comprar. No necesitas un montón de dinero para tener una vida rica. Los buenos amigos y una familia amorosa valen su peso en oro. Son las cosas pequeñas las que realmente significan más… como un abrazo en el momento justo. (Lee The Happiness Project.)

8. Cualquier evento que esté pasando en otro tiempo y lugar.

Haz que tu tiempo cuente. No desees que pase el tiempo. No arruines tu hoy enfocándote en otro tiempo y lugar. Sólo existe el ahora; date cuenta de lo rico que eres en él.

En estos momentos estás creando tu historia, tu legado. No dejes que la vida se te escape por no ser consciente de ella. La vida funciona de una manera extraña: Si quieres algo y trabajas, y esperas, y trabajas, y esperas, y sientes que está tardando una eternidad en llegar. Entonces sucede y termina, y todo lo que querrás hacer es revivir todos los recuerdos que creaste a lo largo del camino.

La felicidad es el viaje. Abre los ojos. No te la pierdas.

9. Felicidad constante.

El punto es que no puedes ser feliz, a menos que seas infeliz de vez en cuando. La vida no siempre es perfecta, y el mundo utópico de felicidad constante no es natural, y tampoco deberías esperar que lo sea.

En el corto plazo, tu humor fluctuará, pero es tu capacidad de darte cuenta y hacerle frente a estas fluctuaciones lo que te permitirá mantener tu felicidad en el largo plazo. Cualquier tonto puede ser feliz cuando los tiempos son buenos. Se requiere de un alma fuerte, con un verdadero corazón para poder sonreír en las situaciones que hacen a la mayoría de las personas llorar. Pero es posible.

Vive cada día de tu vida en su totalidad. Experimenta lo alto y lo bajo, lo positivo y lo negativo, y todos los estados de ánimo presentes entre los diversos extremos. No te enfoques simplemente en ser feliz. Enfócate en vivir una bien rodeada y sazonada vida. Enfócate el lograr la integridad. Sí, la felicidad es parte de esta integridad, pero también lo es la tristeza, la dificultad, la frustración y el fracaso. Y superar estos últimos puntos, ayudará a tu crecimiento personal mucho más que la felicidad constante.

Los próximos pasos…

Elige la felicidad hoy tomándote la vida momento a momento, quejándose muy poco, y estando agradecido por las pequeñas cosas que significan mucho.

Tu turno…

¿Qué añadirías a la lista? ¿De qué nos olvidamos a veces, que no necesitamos para ser felices? Deja un comentario a continuación y comparte tus pensamientos con nosotros.

Publicado originalmente en MarcAndAngel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 15/02/2014 - Felix Rivera:

    Hermosas reflexiones de la verdad de la vida. El maestro de maestros el hijo de Dios dijo: buscad primero el reino de los cielos y su justicia y lo demas vendrá por añadidura. Esto es lo que trató de decirnos. Y la verdad está en ti y solo tú sabes qué te hace feliz, busca esa felicidad interior y vívela todos los dias hasta que empiece a hacerse ralidad.

  2. 2 15/02/2014 - Ana María:

    Este artículo me llego en el momento justo que necesitaba recordar éstas verdades para no sentir que lo que esta pasando en mi vida no tiene un sentido, gracias x recordar lo importante de lo que vale la pena tener presente siempre

  3. 3 7/07/2014 - 25 citas para ayudarle a dejar ir y vivir | grandes Pymes:

    […] No tengas miedo del cambio. Los cambios suceden por una razón. Fluye con él. No será fácil, pero valdrá la […]

Subir »
FB