Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

8 leyendas sobre las finanzas personales

Por Piggo | Publicado en Educación Financiera | 18 de enero, 2018

finanzasLas finanzas personales cada vez se vuelven más importantes en nuestras vidas, tanto que no están exentas de un montón de leyendas.

Ante esto, decidimos explorar algunos de ellos y hacerlos pedazos. Así ya eliminaremos las excusas para no cuidar el dinero.

No puedo ahorrar

No te lo esperabas, verdad. “No puedo ahorrar” es una de las excusas más frecuentes.

La escuchamos a diario de personas que compran bebidas de 60 pesos o que cambian de celular cada seis meses. Quizás, lo que realmente quieren decir es “no quiero ahorrar ahora”, pero si no empiezas cuando puedes, entonces ¿Cuándo?

Ahorrar mucho te hará rico

Ahorrar es el primer paso y es sólo es una parte del proceso, faltan otros elementos en esta ecuación como la inversión, tener una meta clara, diversificar y buscar otras fuentes de ingresos. ¿Cuáles no habías considerado?

No quiero ser rico

Ser rico no tiene nada de malo, pero no podemos negar que a veces el dinero nos ayuda para cuando nos enfermamos o sacarnos de un apuro. Es mejor pensar la manera de que nunca nos falte y para ello sólo hay un camino: administrarlo bien, ahorrar e invertir.

Así que no importa si quieres o no ser rico, preocúpate por asegurar el futuro que quieres.

Necesito ganar más para poder ahorrar

Saben qué es lo que pasa, pues que cuando ganamos más gastamos más y se nos olvida ahorrar. Así que no va por ahí. Ahorrar sólo se trata de usar inteligentemente nuestro dinero y adaptarnos a un presupuesto, seguro lo puedes hacer, sólo date una oportunidad y compruébalo.

¡Necesito una tarjeta de crédito!

Tener una tarjeta es bueno porque poco a poco vas construyendo un historial que te puede abrir las puertas a créditos mayores. Sin embargo, sí se puede vivir sin una tarjeta de crédito, pero no está de más tenerla ahí, “por si las moscas”.

Los créditos son malos

Hay deuda buena y mala.

La buena es que usamos para lograr algo: poner un negocio, comprar una casa y hacer crecer nuestro patrimonio. La mala es la que sólo se convierte en una carga que nos impide crecer. Así que evita la segunda en lo posible.

Invertir es sólo para los ricos

Este es uno de los clásicos. Invertir es para todos, tanto que todos deberíamos invertir para proteger nuestro dinero de factores como la inflación.

Así que no tengas miedo y no te dejes llevar por “las malas lenguas” y comienza a pensar que invertir también es para ti. Sepas o no sobre ellas siempre hay alternativas.

El tiempo ya dirá

Es el equivalente a “ya veremos” o “mejor al ratito”. El tiempo no se detiene, las personas si lo hacemos. Así que no hay mejor momento que el presente para empezar a asegurar nuestro futuro económico, cualquiera que sea o queramos que sea. Así que a dar nuestro máximo esfuerzo para lograrlo.

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB