Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

8 cosas que NO debes hacer para salir adelante

Publicado en Desarrollo Personal | 12 de abril, 2014

Salir adelantePor Marc Chernoff

“No todos los que deambulan están perdidos.” – J.R.R. Tolkien

A veces nos encontramos corriendo en el mismo lugar, luchando por salir adelante, simplemente porque confundimos el esfuerzo con el logro. Si sentiste como que no viste la puerta en algún lugar y que por lo tanto te has estado dirigiendo en la dirección equivocada, lo más probable es que te hayas quedado atrapado en este tipo de confusión.

La buena noticia es que, no importa cuánto tiempo hayas estado viajando en la dirección equivocada, siempre tienes la opción de darte la vuelta. Así que toma esa decisión hoy. Prométete a ti mismo que NO vas a

1. Seguir un camino de vida específico simplemente por satisfacer a los demás.

A veces tratamos de satisfacer a nuestros padres, maestros, cónyuges y compañeros, caminando un camino en particular, a pesar del hecho de que nuestro GPS interno nos sugiere lo contrario. Entonces, como es lógico, un día nos despertamos y nos sentimos completamente perdidos. Si te sientes un poco perdido ahora mismo, es momento de cambiar de rumbo.

La vida es demasiado corta como para gastar todo tu tiempo tratando de hacer felices a los demás. Además, de todos modos, es imposible complacer a todos todo el tiempo. En algún momento, tienes que dejar de preocuparte por lo que todo el mundo quiere para ti, y empezar a vivir realmente para ti mismo.

Toma decisiones que tomen tu mente, cuerpo y alma en consideración. Eres la única persona que sabe qué es lo mejor para ti. Es imposible para todos los demás saberlo. No importa lo mucho que compartas con ellos, no están conectados con tus deseos más profundos, intuiciones, sueños y esperanzas. Siempre, SIEMPRE escúchate a ti mismo y lo que quieres en primer lugar.

2. Sacrificar toda tu felicidad presente por seguridad futura.

No te engañes creyendo que tienes que vivir el mismo día una y otra vez por el resto de tu vida, simplemente porque es lo responsable que debes hacer.

Muchas personas viven diariamente en circunstancias infelices, y aún así no tomarán la iniciativa para cambiar su situación. De algún modo, creen que ajustarse a sus circunstancias actuales con el tiempo los llevará a una vida de comodidad, seguridad y paz mental; pero en realidad, no hay nada más perjudicial para tu espíritu.

La felicidad no es algo que pospones para el futuro, sino algo que diseñas en el presente. El núcleo básico del espíritu humano es una pasión natural por explorar y crecer. Este crecimiento se origina directamente de nuestros encuentros con nuevas ideas y experiencias que nos intrigan, y por lo tanto, no hay mayor destino en la vida que tener un horizonte que nunca deja de cambiar; que cada día tenga un nuevo y diferente sol. (Lee Buddha’s Brain.)

3. Enfocarte intensamente en no cometer errores.

No te comprometas en cometer menos errores; comprométete en cometer más. Falla para adelante. Los errores en la vida son tan seguros como las puestas de sol y los desvíos. Entonces, ¿Por qué emplear energía en evitar lo inevitable? Acéptalos. La verdad es que no serás realmente libre hasta que te des la libertad de cometer errores. Así que libérate a ti mismo! Cambia tu energía de protegerte contra el fracaso a vivir más tu vida.

Consigue estar cómodo con esa incómoda sensación de ir contra la corriente y probar algo nuevo. Hacer eso te llevará a lugares que nunca pensaste que podrías ir. Prueba cosas nuevas, aprende y explora libremente. Tu buen juicio viene de las experiencias en la vida, y las experiencias de vida vienen de tus últimos malos juicios. Necesitas  tener suficiente coraje para cometer errores. La decepción y la derrota son las herramientas que la vida usa para mostrarte el camino.

4. Pasar todo tu presente tratando de arreglar un pasado arruinado.

El pasado no está arruinado. No puede estarlo de ninguna manera. Ya no existe. No hay nada que arreglar. Hay, sin embargo, un momento presente que puedes vivir con presencia y poder.

A veces la vida no te da lo que quieres, no porque no lo merezcas, sino porque mereces algo mejor. No importa cuántas veces te derriben, siempre debe haber una pequeña voz dentro de ti diciendo: “No, no has terminado todavía! Así que levántate!” Esa es la voz de presencia y poder, la cual sólo puede hablarte en el presente. De lo que necesitas darte cuenta, es que la vida es un viaje, a menudo difícil y a veces increíblemente cruel; pero que estás bien equipado para él, siempre y cuando convoques a tu fuerza interior en el presente, y le permitas florecer hacia adelante. (Lee The Power of Now.)

5. Resistir las realidades de la vida que no se alinean con tus expectativas.

Deja de estresarte por lo pudo haber sido. Las posibilidades son, si debería haber sido, habría sido. La vida se desarrolla de forma impredecible por una razón. Lo que sucede no es ni bueno ni malo. Simplemente es.

La felicidad es sobre confiar en que lo que ha sucedido, tendrá connotaciones positivas a largo plazo, y no negativas. Confía en que la vida está pasando por ti, no para ti. Esta “paranoia inversa” de creer que todo es por un bien mayor ayuda al espíritu humano a enfrentar y darle la bienvenida a los cambios turbulentos de la vida de forma alegre.

La conclusión es que estamos atados a esperar que el mundo sea más brillante, más significativo y más obviamente interesante de lo que a menudo es. Si puedes aprender a dejar de esperar la perfección imposible, en ti mismo, en los demás y en el mundo que te rodea, posiblemente encontrarás la felicidad que siempre te ha esquivado.

6. Intentar encontrar el atajo más corto a tus metas y sueños.

No hay atajo fácil que valga la pena tomar. Debes estar dispuesto a hacer sacrificios. ¡Es un proceso! ¡Es un proceso! ¡Es un proceso! Clava esto en tu mente. Los logros toman tiempo. El éxito, como los abdominales, es el resultado de un hábito. Es la implacable práctica diaria de hacer pequeñas y diligentes elecciones que se suman a la larga. Se trata de seguir adelante y hacer lo que dijiste que harías, incluso cuando nadie lo note excepto tú, y saber en tu corazón que hacerlo, importa.

En pocas palabras, cuando se trata de trabajar duro para lograr un gran objetivo en la vida de cualquier tipo (obtener un título, construir un negocio, o algún otro logro personal que tome tiempo y compromiso) una cosa que tienes que preguntarte es: “¿Estoy dispuesto a vivir unos años de mi vida como muchas personas nunca lo harían, para poder pasar el resto de mi vida como muchas personas jamás podrán?”

7. Ganar la aprobación y la admiración de la gente equivocada.

No puedes hacer que alguien te respete, todo lo que puedes hacer es ser alguien que pueda ser respetado. El resto depende de ellos. No importa cuánto te importen algunas personas, simplemente no les importarás igual. No es el fin del mundo. En algún momento tendrás que darte cuenta de la verdad; que ya no les importas más o que nunca lo hicieron, y que tal vez estés perdiendo el tiempo o perdiéndote de alguien que sí lo hace.

Del mismo modo, no desperdicies demasiado tiempo con personas que no apoyen tus metas y habilidades. Rodéate de quienes crean en tu potencial. Cualquier persona que te inspire a convertir tus tibios intentos en intentos de todo corazón a través de la pasión y el amor, es un precioso amigo y maestro. Estas personas están ahí fuera. Encuéntralas y conquisten el mundo, juntos. (Hablo sobre esto con más detalle en el capítulo “Relationships” de 1,000 Little Things Happy, Successful People Do Differently.)

8. Seguir esperando el momento adecuado.

No puedes quedarte esperando el momento perfecto, nunca llegará. Si crees que ahora es el momento equivocado, te equivocas. Es sólo la incertidumbre jugando con tu mente. La mayoría de las veces sólo tienes que atreverte a saltar.

Hoy es el primer día de un nuevo comienzo; la concepción de una nueva vida. Los próximos nueve meses son todo tuyo. Puedes hacer con ellos lo que quieras. Haz que cuenten. Porque una nueva persona nace en nueve meses. La única pregunta es: ¿Quién quieres que sea esa persona?

Ahora mismo, es el momento adecuado para decidirlo.

Reflexiones

Si no vas tras lo que quieres, nunca lo tendrás. Si no te haces las preguntas correctas, siempre obtendrás las respuestas equivocadas. Si no tomas un paso adelante, siempre te quedarás en el mismo lugar. La vida es un viaje lleno de elecciones. Espero que este breve artículo te haya hecho pensar de forma diferente sobre las decisiones que tomas cada día.

Tu turno…

¿Qué añadirías a la lista? ¿Qué más NO deberíamos hacer para salir adelante? Deja un comentario debajo y comparte tus pensamientos con nosotros.

Publicado originalmente en MarcAndAngel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB