Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 razones de porqué la Inteligencia Emocional es una de las habilidades laborales de más rápido crecimiento

Por Harvey Deutschendorf | Publicado en Negocios | 10 de octubre, 2016

Reibox BlogSegún el reporte El Futuro de los Empleos del Foro Económico Mundial, la inteligencia emocional será una de las 10 principales habilidades laborales en el 2020.

La conciencia de que la inteligencia emocional es una habilidad importante en el trabajo, en algunos casos incluso superando la capacidad técnica, fue creciendo durante los últimos años.

En una encuesta de Career Builder hecha a más de 2.600 directores de recursos humanos y profesionales de recursos humanos en 2011, el 71% afirmó que valoraba más la inteligencia emocional de un empleado que su IQ; el 75% dijo que era más probable que promueva a un trabajador con alta inteligencia emocional; y el 59% afirmó que había rechazado a un candidato con un alto coeficiente intelectual, pero con baja inteligencia emocional.

La pregunta, entonces, es por qué las empresas están valorando tanto a la inteligencia emocional. Aquí tienes siete de las principales razones por las cuales los candidatos con alta inteligencia emocional son tan valiosos.

1. Pueden manejar saludablemente la presión

Hacerle frente a las presiones de trabajo y trabajar bien bajo el estrés exige una alta capacidad para manejar nuestras emociones.

Las personas con más altos niveles de inteligencia emocional son más conscientes de sus termómetros internos y por lo tanto más capaces de controlar sus niveles de estrés. Tienden a tener mecanismos de defensa mejor-desarrollados y sistemas de apoyo saludables que trabajan eficazmente incluso en situaciones difíciles. La creciente tasa de cambio en los lugares de trabajo es probable que aumente el estrés relacionado con el trabajo y aumentar así el valor de los que pueden manejarlo.

2. Comprenden y cooperan con los demás

A medida que el trabajo en equipo se vuelve cada vez más importante en el lugar de trabajo, las personas que son capaces de entender y relacionarse con los demás serán cada vez más solicitadas.

Las personas emocionalmente inteligentes tienen bien desarrolladas las habilidades personales lo que les permiten establecer relaciones con una amplia gama de personas de distintas culturas y procedencias. Eso hoy es un activo ya que el ambiente de trabajo está cada vez más globalizado.

3. Son buenos oyentes

Todo el mundo quiere sentirse escuchado y comprendido. La capacidad de escuchar bien y responder a los demás es crucial para el desarrollo de sólidas relaciones de trabajo. Muchos de nosotros, sin embargo, no somos tan buenos como podríamos serlo en realidad, en escuchar lo que los demás dicen.

Gracias a su capacidad de comprender a los demás, las personas emocionalmente inteligentes están en mejor posición para poner sus propias emociones y deseos a un lado y tomar en cuenta la de los demás. Su capacidad de captar las emociones de las personas, a través del tono de voz y su lenguaje corporal, es útil al formar equipos.

4. Son más abiertos a los feedbacks

Los feedbacks abiertos, oportunos y honestos son esenciales para el desempeño laboral, sobre todo en momentos en que las revisiones anuales de rendimiento están en declive.

Las personas con una inteligencia emocional altamente desarrollada son menos defensivas y más abiertas a los feedbacks, especialmente cuando involucran áreas de mejora. Su alto nivel de autoestima les permite ver de forma positiva las áreas en donde pueden mejorar, en lugar de tomar los feedbacks como personal.

5. Son empáticos

La colaboración no sólo presenta problemas logísticos, también trata de responder a los sentimientos compañeros de equipo.

Las personas con alta inteligencia emocional son capaces de utilizar su sensibilidad con otros para construir confianza y cohesión. Esto permite a los equipos enfocarse en la tarea que tienen en mano en lugar de quedar atrapados en disputas internas y políticas. Su sensibilidad por las necesidades de los demás actúa como un lubricante que ayuda a los miembros del equipo a trabajan juntos.

6. Son un ejemplo a seguir por otros

Las personas emocionalmente inteligentes no se ponen fácilmente nerviosas cuando las cosas no salen según lo planeado. Y su habilidad para llevarse bien con los demás hace que sea más probable que otros tomen nota y traten de emularlos.

Es por eso que una alta inteligencia emocional es clave para influir en las personas de una organización independientemente del título oficial que se posea. La capacidad de elevarse por encima de las irritaciones diarias hace que las personas con alta inteligencia emocional se ganen el respeto de sus superiores, así como de sus colegas.

7. Toman decisiones más reflexiva y exhaustivamente

Gracias a su capacidad para ver las cosas con claridad desde el punto de vista del otro, las personas inteligentes emocionalmente son capaces de tomar mejores decisiones acerca de cómo sus decisiones tendrán impacto en los demás.

Esto no sólo resulta en una mejor toma de decisiones en general, sino que también ayuda a administrar el control de daños cuando ciertas decisiones conducen a consecuencias negativas. Ser capaz de juzgar los resultados de sus elecciones permite que las personas inteligentes emocionalmente se comporten de manera más proactiva.

Las personas que muestran mayor capacidad para adaptarse a los cambios, administrar sus emociones, y trabajar bien con una diversa gama de personas, ya son valiosas en la mayoría de los lugares de trabajo. Pero con las tasas de cambio y las presiones en el trabajo aumentando, se volverán aún más codiciadas que nunca.

Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB