Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 Preguntas para hacerte los fines de semana

Publicado en Desarrollo Personal | 25 de enero, 2014

PreguntasPor Marc Chernoff

Muchos de nosotros nos pasamos la vida entera como completos extraños con nosotros mismos, simplemente porque nunca nos detenemos lo suficiente como para auto-conocernos. Estamos tan ocupados buscando respuestas a los problemas de los demás, que nos olvidamos de hacer las preguntas que mejorarán nuestro propio bienestar. Obviamente, esto no es sabio.

La sabiduría, después de todo, no se trata de saber todas las respuestas todo el tiempo, se trata de hacer las preguntas correctas. A la larga, las preguntas que te preguntes regularmente, determinarán el tipo de persona en la que te vuelves.

Como mínimo, necesitas tomarte un tiempo los fines de semana (un tiempo personal para reflexionar  y auto-conocerte) para hacerte preguntas como éstas:

1. ¿Qué placenteras sorpresas descubrí esta semana?

La naturaleza dinámica de la vida renueva continuamente las posibilidades ante ti, nunca podrás estar seguro de cuando llegará la próxima ráfaga de viento y si soplará en tu dirección. Ábrete a estas sorpresas y préstales atención. Muchas de ellas te traerán mejores cosas que no sabías que te estabas perdiendo.

Algunos de tus mejores descubrimientos probablemente vendrán cuando menos te lo esperes, de lugares que ni siquiera pensaste mirar. Lo que no estabas buscando puede llegar a ser más de lo que esperabas encontrar. Así que persigue tus metas y sueños con diligencia, pero no seas tan inflexible como para no mirar a tu alrededor. No te ciegues a ti mismo de todas las impredecibles maravillas y oportunidades que pasan en tu periferia.

Nunca se es demasiado viejo, demasiado joven, demasiado ocupado, o demasiado educado para encontrar el valor y el placer en las nuevas e inesperadas oportunidades. Así que mantente atento, y realiza un seguimiento de estas placenteras sorpresas. Asegúrate de no perdértelas en la prisa de tus rutinas semanales.

2. ¿Qué lecciones me enseñó mi trabajo que pueda aprovechar la próxima semana?

Esta pregunta te ayudará a aclarar la diferencia entre actividad y logro. Siempre habrá rutinas y tareas mundanas que requerirán que sigas todo el proceso, pero ¿Qué más derivó de tu trabajo esta semana? ¿Qué aprendiste que pudieras aprovechar? Seguro que tuviste y fracasos; Ideas que funcionaron y otras que fallaron. Piensa en estos acontecimientos y extrae todo lo que sea útil de ellos.

Mira tu semana de principio a fin. No fue una semana en la que descansaste sin hacer nada, fue una semana en la que tuviste muchísimo que hacer, y ahora ya lo tienes hecho. Date unas palmaditas en la espalda, y entonces reconoce las lecciones de la semana; especialmente de las cosas que no salieron bien. Si no pudiste completar una tarea de la manera que esperabas o una solución particular no funcionó, simplemente significa algo mejor está por ahí esperándote la semana que viene. Y las lecciones que acabas de aprender son el primer paso hacia ella. (Lee Decisive.)

3. ¿Están mis esfuerzos de corto plazo alineados con mis metas de largo plazo?

No es lo que haces o alcanzas de vez en cuando (imagen grande), sino lo que haces todos los días (imagen pequeña) lo que cuenta. Sueña sueños grandes, pero date cuenta de que las metas realistas y de corto plazo son la clave del éxito. Lo que quieres lograr está directamente conectado con tus acciones diarias. La forma en que gastas tu tiempo define quién eres y en quien te convertirás.

Por lo tanto, asegúrate de que lo que estés haciendo (imagen pequeña) realmente se alinee con el lugar adonde quieres llegar (foto grande).

Mientras que los adictos al placer del mundo evitan el dolor y la incomodidad a toda costa, sé alguien que realmente entienda el valor y los beneficios de trabajar con las situaciones difíciles que otras personas suelen evitar. Está dispuesto a sacrificar el placer del corto plazo para lograr la felicidad a largo plazo. Está más interesado en ser más efectivo, que querer que las cosas sean más fáciles. Mientras que todo el mundo está buscando atajos rápidos, busca acciones que produzcan los resultados que deseas para ti mismo.

4. ¿En qué pude haber pasado más o menos tiempo haciendo?

Como Stephen Covey dijo una vez, “La mayoría de nosotros gastamos demasiado tiempo en lo que es urgente y muy poco tiempo en lo que es importante.” En otras palabras, productividad no es solo hacer las cosas, sino hacer las cosas correctas.

Al final de cada semana, revisa cómo has gastado tu tiempo, y modifica las asignaciones que sean necesarias para la próxima. Haz todo lo posible por deshacerse de las complejidades de tu agenda para que le puedas dedicar más tiempo a las cosas que importan. Esto significa ajustar y eliminar todas las tareas que no sean esenciales, para así quedarte sólo con las que agreguen valor a tu vida. Y, sobre todo, saber cuándo reservar tiempo para las cosas importantes, como la familia. (Lee The Power of Habit.)

5. ¿Cómo el miedo y la incertidumbre afectaron lo que hice y lo que no hice?

No saber qué camino tomar puede ser doloroso, pero no hay nada más desalentador que estar parado y nunca tomar una decisión. Es por esto que es imperativo pensar sobre tus miedos y hacerles frente de forma semanal. Tienes que detenerlos para que no te detengan y no te permitan seguir adelante con tu vida.

Entonces, ¿qué deberías hacer? Cualquier cosa… algo pequeño… siempre y cuando no sea simplemente quedarte sentado allí. Si cometes un error, vuelve a empezar. Intenta algo más. Si esperas hasta eliminar todas las incertidumbres de tu mente, puede que sea demasiado tarde.

El resultado final será que ganarás fuerza, confianza y crecimiento emocional al vivir cada experiencia en la que te veas obligado a detenerte y mirar al miedo a la cara. Y una vez que el cara a cara termine y te des cuenta de que sigues respirando, debes decirte a ti mismo: “He sobrevivido a todo este período de incertidumbre, he aprendido de él, y soy mejor. Y soy capaz de hacerle frente a la próxima circunstancia intimidante que se cruce en mi camino.”

6. ¿Qué desorden mental puedo despejar?

Del mismo modo que no te mudas de un lugar a otro sin clasificar primero de tus pertenencias, y dejando atrás lo que no es útil o necesario, así también deberías seguir el mismo proceso con lo que se ha juntado en tu mente, antes de seguir adelante. Haz un poco de limpieza y despeja algunos obstáculos. No lleves exceso de equipaje a la próxima semana. Elimina lo innecesario para que lo necesario pueda brillar.

Desecha todo el arrepentimiento, la vergüenza y la ira que hayas acumulado esta semana, y quédate solo con los tesoros que valen la pena conservar: las lecciones, el amor y lo mejor de lo que puede ser recordado.

Una de las maneras más fáciles de ordenar tu desorden mental, y decidir qué es lo que tienes que descartar, es llevar a cabo un simple ejercicio cerebral mientras vuelcas tus emociones en un diario o bloc de notas. Literalmente, piensa en los momentos destacados de esta semana, haz una lista de cómo te sentiste en cada ocasión, y entonces revisa tus hallazgos. Deshazte de todo lo negativo que esté flotando en tu mente, revisando tus pensamientos, archivando las lecciones, perdonándote a ti mismo, perdonando a los demás, y dejando ir esta semana.

El punto es que tienes que cerrarles la puerta a las negatividades de esta semana, cambiar el disco, limpiar la casa, y deshacerte del polvo y la suciedad mental. No te niegues las oportunidades de la próxima semana. Deja de aferrarte a lo que fue, para así poder disfrutar de lo que está empezando ahora. (Hablo de esto con más detalle en los capítulos “Simplicity” y “Success” de 1,000 Little Things Happy, Successful People Do Differently.)

7. ¿Cuál es el primer paso lógico para la próxima semana?

La semana que viene es un nuevo comienzo; un lienzo en blanco sobre el cual tienes la maravillosa oportunidad de crear. El lunes por la mañana estarás en el inicio de una impresionante aventura, con la posibilidad (muy real y concreta) de darle a tu presente y a tu futuro, exactamente la forma que quieres.

Y como dicen, comenzar es la mitad del trabajo…

Tu turno…

¿Qué añadirías a la lista?

– ¿Qué preguntas te harías durante los momentos de auto-reflexión?

– ¿Usas algún otro métodos de auto-reflexión (un diario, etc.)?

Por favor, deja un comentario abajo y comparte tus conocimientos con nosotros.

Publicado originalmente en MarcAndAngel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 25/01/2014 - Carlos Castro:

    Creo que esta semana que llega estoy dispuesto a aprovecharla de mejor manera ahora que podre saber como sacar lo mejor del tiempo.

  2. 2 25/01/2014 - Carlos Castro Chavarria:

    Lo importante de una meta no es pasar la linea final es haber aprovechado, disfrutado y conocido de lo que puedes hacer en el camino.

  3. 3 25/01/2014 - Luis:

    Me gusto el hecho de deshacerse del polvo y la suciedad mental, eliminar la verguenza y la ira de esta semana que esta pasando y recomenzar una nueva.
    Esta semana que viene será llena de éxitos para mí y mi familia.
    Me acepto total y completamente como soy.

Subir »
FB