Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 maneras inteligentes de tratar con la gente tóxica que te rodea

Publicado en Desarrollo Personal | 4 de octubre, 2014

Gente tóxicaPor Marc Chernoff

No dejes que la gente tóxica alquilen espacio en tu cabeza. Aumenta el alquiler y sácalos de allí.

Sobrevivir a los altibajos y a las tormentas eléctricas del mal humor de otras personas puede ser todo un reto. Es importante, sin embargo, recordar que algunas personas malhumoradas o negativas, pueden estar pasando por una etapa difícil en sus vidas. Puede que estén enfermos, que hayan estado mucho tiempo preocupados por algo, o que carezcan de lo que necesitan en términos de amor y apoyo emocional.

Estas personas necesitan ser escuchadas, apoyadas y contenidas (aunque cualquiera que sea la causa de su mal humor y negatividad, igual tienes que protegerte de sus comportamientos cuando debas).

Pero hay otro tipo de mal humor o conducta negativa: la del matón tóxico, que utilizará sus cambios de humor para intimidarte y manipularte. Es este aspecto de mal humor que inflinge abuso permanente y miseria. Si observas a estas personas de cerca, te darás cuenta de que su actitud es muy auto-referencial. Sus relaciones se priorizarán de acuerdo a cómo pueden ser usados para satisfacer sus necesidades egoístas. Sobre este tipo de comportamiento tóxico quiero hablar en este artículo.

Soy un firme creyente de que los cambios de humor tóxicos no deberían ser inflingidas a una persona por otra, bajo ninguna circunstancia. Así que ¿cómo puedes manejar mejor las ondas negativas de la toxicidad de otras personas?

1. Sigue adelante sin ellos.

Si conoces a alguien que insista en dictar destructivamente la atmósfera emocional, a está claro: son tóxicos. Si estás sufriendo a causa de su actitud, y tu compasión, paciencia, consejo, y atención en general no parece ayudarlo, y no parece que le importe tampoco, entonces pregúntate, “¿Necesito a esta persona en mi vida?

Cuando eliminas a los tóxicos de tu entorno, se hace mucho más fácil respirar. Si las circunstancias lo justifican, deja a esas personas atrás y sigue adelante cuando debas hacerlo. En serio, sé fuerte y entiende cuándo es suficiente! Dejar ir a las personas tóxicas no significa que las odies, o que les deseas daño; simplemente significa que te preocupas por tu propio bienestar.

Una relación sana es recíproca; Tiene que dar y recibir, pero no en el sentido de que siempre estés dando y que ellos siempre estén recibiendo. Si por alguna razón tienes que mantener a una persona verdaderamente tóxica en tu vida, entonces considera los siguientes puntos…

2. Deja de fingir que su comportamiento tóxico está bien.

Si no tienes cuidado, las personas tóxicas usarán su comportamiento caprichoso para obtener un trato preferencial, porque… bueno… tal parece que es la forma más sencilla para hacerlos callar y no tener que escuchar su fastidiosa retórica.

No te dejes engañar. Facilidad a corto plazo es igual a dolor a largo plazo para ti en una situación como esta. La gente tóxica no cambia si están siendo recompensados por no cambiar. Decide en este minuto no ser influenciado por su comportamiento. Deja de caminar en puntitas a su alrededor o darle perdones especiales por su constante beligerancia.

Nunca vale la pena aguantar el drama y la negatividad constante. Si alguien mayor de 21 años no puede ser un adulto razonable y fiable, entonces…

3. ¡Díselo!

Ponte de pie. Algunas personas harán lo que sea por su propio beneficio personal a expensas de los demás; no los dejes. No aceptes ese comportamiento. La mayoría de estas personas saben que no están haciendo lo correcto y dejan ese comportamiento con una rapidez sorprendente cuando alguien los enfrenta. En la mayoría de los entornos sociales, la gente tiende a guardar silencio hasta que alguien se lo diga, así que DISELO.

Algunas personas tóxicas pueden usar la ira como una manera de influir en ti, o pueden no responderte cuando estés tratando de comunicarte, o interrumpirte y sorpresivamente empezar a hablar mal de algo querido por ti. Si alguna vez te atreves a hablar sin temor y responder negativamente a su comportamiento temperamental, puede que queden sorprendidos, o incluso indignados, de que hayas traspasado el territorio de su comportamiento. Pero tienes que decírselos de todos modos.

No señalar el comportamiento tóxico de alguien puede ser la principal razón para ser succionado dentro de los juegos de su mente. Por otro lado, desafiar este tipo de comportamiento de frente, a veces conseguirá que se den cuenta de los efectos negativos de su comportamiento. Por ejemplo, podrías decir:

• “He notado que pareces enojado. ¿Hay algo que te esté molestando?”
• “Creo que te ves aburrido. ¿Crees que lo que estoy diciendo no es importante?”
• “Tu actitud me está haciendo enojar. ¿Es eso lo que quieres?”

Declaraciones directas como estas pueden ser desarmadoras si alguien de verdad usa su actitud malhumorada como medio de manipulación social, y estas declaraciones también pueden abrir una oportunidad para intentar ayudarlos si es que están realmente enfrentando un problema grave.

Incluso si dicen: “¿Qué quieres decir?” y lo niegan, al menos has hecho que tomen conciencia de que su actitud se ha convertido en un problema conocido por otros, y no sólo una herramienta personal que pueden utilizar para manipular a los demás siempre que quieran.

Y si persisten en negarlo, podría ser el momento para…

4. Da un paso.

Tu dignidad puede ser atacada, devastada y vergonzosamente humillada, pero nunca te puede ser quitada a menos que voluntariamente la entregues. Todo es cuestión de encontrar la fuerza de defender tus límites.

Demuestra que no serás insultado ni menospreciado. Para ser honesto, nunca tuve mucha suerte al tratar de hablar con personas verdaderamente tóxicas (lo peor de lo peor) cuando me insultaban de forma continua. La mejor respuesta que recibí fue un sarcástico: “Siento que tomes lo que digo tan personal.” Mucho más eficaz es terminar las conversaciones con dulzura enfermiza o con brusquedad. El mensaje es claro: No sirven de nada los comentarios sutiles y jamás entenderán.

Las personas verdaderamente tóxicas contaminan a todos a su alrededor, incluyéndote a ti si se los permites. Si intentas razonar con ellos y ves que no comprenden, no dudes en desocupar su espacio e ignorarlos hasta que lo hagan.

5. No tomes su comportamiento tóxico como personal.

Son ellos, no tú. ENTIENDE esto.

La gente tóxica probablemente tratará de dar a entender de alguna manera que has hecho algo mal. Y debido a que el botón de “sentirse culpable” es muy grande en muchos de nosotros, incluso la implicación de que pudimos haber hecho algo malo puede dañar nuestra confianza y desestabilizar nuestra determinación. No dejes que esto te suceda.

Recuerda, ganas un montón de libertad cuando no tomas nada como personal. La mayoría de la gente tóxica no se comporta negativamente solo contigo, sino con todos con los que interactúan. Aun cuando la situación parezca personal (incluso si sientes que te insultan directamente) por lo general no tiene nada que ver contigo. Lo que dicen y hacen, y las opiniones que tienen, se basan enteramente en su propia auto-reflexión.

6. Práctica la compasión práctica.

A veces tiene sentido ser simpático con las personas tóxicas que sabes que están pasando por un momento difícil, o con aquellos que sufren una enfermedad. No hay duda de ello, algunas personas tóxicas están realmente angustiadas, deprimidas, o incluso mental y físicamente enfermas, pero igual tienes que separar sus problemas legítimos de la forma en la que se comportan contigo. Si dejas que las personas se salgan con todo porque están angustiados, enfrentan una condición médica, o incluso deprimidos, entonces harás que les sea muy tentador empezar inconscientemente a usar su desafortunada circunstancia como un medio para un fin.

Hace varios años, fui de voluntario a un hospital psiquiátrico para niños. Fui el mentor de un niño allí llamado Dennis, un paciente diagnosticado con trastorno bipolar. Dennis era muy problemático de vez en cuando, y a menudo le gritaba obscenidades a los demás cuando experimentaba uno de sus episodios. Pero nunca nadie había desafiado sus arrebatos, y tampoco yo hasta este punto. Después de todo, estaba clínicamente “loco” y no se podía hacer nada para ayudarlo, ¿verdad?

Un día llevé a Dennis al parque a jugar a la pelota. Una hora después de llegar, Dennis entró en uno de sus episodios y empezó a insultarme. Pero en lugar de ignorar sus palabras, le dije: “¡Deja de molestarme e insultarme! Sé que eres una buena persona, y mucho mejor que eso.” Su mandíbula cayó literalmente. Dennis miró aturdido, y luego, en cuestión de segundos, se recompuso y replicó: “Lo siento, me porte mal Sr. Marc.”

La lección aquí es que no puedes “ayudar” a alguien con solo perdonarlo por todo lo que haga simplemente porque tiene problemas. Hay un montón de personas que están pasando por dificultades extremas que no son tóxicas para el mundo que los rodean. Sólo podemos actuar con compasión genuina cuando establecemos límites. Perdonar demasiadas cosas y hacer demasiadas concesiones no es saludable ni práctico para nadie en el largo plazo.

7. Toma tiempo para ti.

Si te vez forzado a vivir o trabajar con una persona tóxica, entonces asegúrate de tomar suficiente tiempo a solas como para relajarte, descansar y recuperarte. Tener que jugar el papel de “enfocado, adulto racional” frente al malhumor tóxico puede ser agotador, y si no tienes cuidado, la toxicidad puede infectarte. Una vez más, entienden que incluso las personas con problemas legítimos y enfermedades clínicas pueden igual comprender que tienes necesidades también, lo que significa que puedes cortésmente excusarte cuando lo necesites.

Te mereces este tiempo lejos. Te mereces pensar en paz, libre de las presiones externas y los comportamientos tóxicos. Sin problemas que resolver, ni límites que defender, o personalidades que complacer. A veces necesitas tener un tiempo para ti, lejos del ajetreo del mundo en el que vives y que no hace tiempo para ti.

Publicado originalmente en MarcAndAngel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 4/10/2014 - Negocio Redondo:

    Y ¡evitalos!

    Personas toxicas a evitarlas que en lugar de ayudar o apoyar, solo estan dando comentarios injustificados.

    Saludos

  2. 2 26/01/2016 - PEDRO:

    ASI COMO TU CEREBRO PIENSA ASI SERA TU VIDA : ASI COMO TU CEREBRO PIENSA ASI SERA TU VIDA, ES EL ABC DE LA EXISTENCIA,SABER LAS CONSECUENCIAS DEL PENSAMIENTO, QUE TE ENCUMBRARAN O TE DESTRUIRAN ,ES LA SUMA DE TODOS LOS CONOCIMIENTOS, LOS SERES HUMANOS FORJAN SU DESTINO EN VIRTUD DE LOS PENSAMIENTOS QUE ESCOGEN Y GUARDAN EN SU MENTE.LA MENTE ES UN TELAR DONDE SE TEJEN,TANTO LAS VESTIMENTAS INTERNAS DE NUESTRO CARACTER COMO LAS EXTERNAS DE NUESTRAS CIRCUNSTANCIAS. A PESAR DE QUE HASTA AHORA HAYAMOS TEJIDO IGNORANCIA Y SUFRIMIENTO, HOY TENEMOS LA OPCION DE TEJER SABIDURIA Y FELICIDAD.-

Subir »
FB