Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 maneras fáciles para hacer que los extraños te encuentren agradable al instante

Por Jayson Demers | Publicado en Desarrollo Personal | 30 de julio, 2016

agradarReunirte con extraños es una parte necesaria de la vida cotidiana.

En nuestras carreras, conocemos a los extraños como nuevos clientes y nuevos compañeros de trabajo. En los eventos profesionales, conectarnos con extraños es el objetivo primordial. Incluso en un entorno social relajado, conocer extraños es la única forma real de hacer nuevos amigos.

Para los extrovertidos, conocer extraños es emocionante, pero para la mayoría de nosotros, hay al menos un ligero matiz de ansiedad al conocer a alguien por primera vez.

Todos sabemos la importancia de hacer una buena primera impresión, y todos queremos ser muy bien vistos desde el inicio de cualquier interacción.

Afortunadamente, hay algunos trucos que puedes usar para agradarle a los extraños al instante:

1. ¡Sonríe!

La importancia de sonreír no puede ser subestimada. Acercarte a un extraño con una sonrisa sincera en tu cara instantáneamente relaja la situación y te hace parecer más amable y accesible. Establece un tono positivo para la interacción y demuestra que eres una persona agradable y amistosa. Como bono adicional, el simple acto de sonreír engaña a tu cerebro para que libere sustancias químicas que te harán sentir más feliz. De esa manera, comenzarás la conversación sintiéndote más feliz y más amable; y parecerás más agradable en ambos extremos.

2. Usa sus nombres un par de veces.

Las personas realmente aman el sonido de sus nombres. Una vez que conozcas el nombre de un extraño, intenta usarlo en la conversación un par de veces donde parezca natural (sin exagerar).

Por ejemplo, podría usarlo en algo como: “Así que, Bob, dijiste que estabas en ventas, ¿no?” Parece inofensivo, pero después de un par de menciones, tu interlocutor se sentirá más conectado y amigable contigo. Además, repetir su nombre un par de veces te ayudará a recordarlo, y así podrás evitar la vergüenza de usar el nombre equivocado y renunciar a cualquier esperanza de ser bien apreciado.

3. Rompe el hielo con un poco de frivolidad.

Comenzar una conversación a veces es difícil, sobre todo si quieres evitar el recurso de la charla superflua.

Las charlas superfluas no son necesariamente malas; hablar del tiempo o del evento actual es una manera perfecta para mantener esos engranajes sociales moviéndose, pero empezar con un chiste hará que seas más agradable, más a menudo y más rápido.

Ten un par de líneas de humor en tu bolsillo trasero y haz tu mejor intento por improvisar. Incluso si tu chiste no se entiende, el hecho de que estés tratando de divertirte te hará más agradable; sólo no te vayas por la borda y llenes tu conversación con chistes al azar. Es muy fácil exagerar.

4. Abre tu lenguaje corporal.

Dice el refrán que las acciones hablan más que las palabras, y en este caso, sin dudas puede ser verdad.

Los pequeños gestos, tics, y posturas de tu lenguaje corporal pueden hacer que le agrades o no a una persona, independientemente de qué otras cosas intentes decir. Uno de los mejores consejos que escuche es “abrir” tu lenguaje corporal; mantén los brazos hacia fuera (es decir, no en tus bolsillos ni cruzados), mantén las piernas separadas, y mantén tu torso y tu cabeza apuntando hacia la persona con la que estés hablando. El contacto visual también ayuda mucho.

5. Gesticula.

Gesticular es el proceso de involucrar tus manos y brazos como complemento de lo que dices, como señalar con el dedo para enfatizar la inflexión de una determinada palabra. Esto te hace más agradable porque demuestra tu energía y entusiasmo; por lo general, entre más animado seas, más positivamente las personas responderán a ti.

Una vez más, es fácil pasarse de largo, así que mantén los gestos limitados a un razonable nivel de intensidad y frecuencia.

6. Haz que hablen de sí mismos.

A las personas les encanta hablar de sí mismos, y sobre todo aman hablar de sus pasiones.

Una de las mejores maneras de conseguir que a un desconocido le agrades es hacerle muchas preguntas que lo haga hablar de sí mismo. Sutilmente lleva la conversación en una dirección que revele cual es su verdadera pasión en la vida, y entonces mantén ese tema todo el tiempo que puedas. Préstales atención y haz preguntas sinceras. Probablemente los verás iluminarse a medida que hablan.

7. Habla con todos, todo el tiempo.

Esto rompe el formato ligeramente ya que no es un truco (que se use una sola vez) que puedas utilizar de inmediato cuando conoces a alguien por primera vez. En cambio, es un hábito que debes desarrollar como parte de tu vida diaria.

Habla con extraños siempre que puedas (en el autobús, en la calle, en un restaurante, en un evento deportivo) y acostúmbrate a la idea de que es una parte natural de ti. Esto te ayudará de varias maneras diferentes; primero, mejorarás en presentarte y hacer una pequeña charla. Es una habilidad, y como cualquier habilidad, puedes mejorar con la práctica. En segundo lugar, superarás cualquier temor o dudas que tengas sobre cómo acercarte a la gente.

No te obsesiones con hacer una buena primera impresión; es mucho más fácil de lo que crees que es. Y recuerda, eres un extraño para ellos tanto como ellos lo son para ti. Incluso puede que algunos de ellos usen estos trucos para hacer que te agraden! Trata de no sobre-pensar las cosas, y enfócate en lo que puedas controlar; en tu tono y en la dirección de la conversación. A menos que algo terrible suceda, todo saldrá bien.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB