Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 maneras en que los ricos piensan de manera diferente que el resto de la gente

Por Neal Frankle | Publicado en Educación Financiera | 6 de junio, 2016

Super ExitososEstoy seguro de que estás de acuerdo con que las personas en el fondo somos iguales. La mayoría de nosotros nos preocupamos profundamente por nuestras familias. Todos queremos ser felices, estar saludables y seguros. Ese es el caso no importa la cantidad de dinero que tengas dentro de tu almohada.

Pero los ricos piensan diferente. Es inconfundible e innegable. Trabajé con los ricos y no tan ricos durante 30 años. Vi cómo los adinerados piensan a su manera y cómo esa variación los hace y los mantiene ricos.

La buena noticia es que cualquiera puede copiar “la forma de pensar de los ricos” y llegar a lo alto. Entonces, ¿Cómo piensan los ricos?

1. Los ricos saben que no lo saben todo.

Las personas que hacen un montón de dinero y lo conservan entienden que ellos no tienen todas las respuestas. Como resultado, siempre están buscando nuevas y mejores formas de hacer las cosas. Se rodean de personas que les ofrecen enfoques diferentes. Tienen mentores y socios a lo que rendirles cuentas. Están dispuestos a considerar las ideas que entran en conflicto con su actual forma de hacer las cosas. Si el nuevo enfoque es mejor, lo adoptan. Su ego no se interpone con su intelecto. Cuando se equivocan, no pelean ni lo toman como algo personal.

Esto contrasta con las personas que creen que se las saben todas. Sus mentes les dicen que han dominado la vida. Como resultado, no pueden aprender nada. Peor aún, no ven cuando el universo les dice que “no”. Se adhieren a su anticuado enfoque y por lo general son atropellados por la realidad.

2. Los ricos hacen las preguntas correctas.

No tienes que ser un genio para hacer las preguntas correctas. Simplemente no tienes que ser perezoso. Eso es porque necesitas trabajar para obtener todas las respuestas, a las muchas preguntas que tienes que hacer para poder entender realmente una situación dada. Es mucho más rápido y más fácil hacer un par de preguntas irrelevantes y esforzarte por avanzar, que sentarte y hacer todas las preguntas realmente importantes.

Digamos que estás pensando en una decisión importante. Un enfoque rápido podría ser la de considerar algunas cuestiones superficiales que simplemente refuerzan tus nociones preconcebidas. Sin embargo, el enfoque de “el modo de pensar de los ricos” incluiría preguntas tan difíciles como:

• ¿Qué es lo que realmente queremos?
• ¿Por qué lo queremos?
• ¿Cuáles son las alternativas?
• ¿Cuáles son los pros y los contras de cada enfoque?
• ¿Cuando queremos tener esto en su lugar?
• ¿Por qué?
• ¿Hay otra manera de alcanzar nuestras metas sin hacer esto o a un costo menor?
• ¿Qué pasa si hacemos esto?
• ¿Qué pasa si no hacemos esto?
• ¿Qué otras preguntas nos hemos olvidado preguntar?

Puedes ver qué el método es más complicado, pero conduce a mejores resultados. Las personas ricas no tienen miedo de hacer las preguntas correctas y luego hacer lo que sea necesario para obtener las respuestas.

3. Los ricos están dispuestos a trabajar.

Las personas que se quedan atascadas a menudo se dan por vencido antes de que llegue el milagro. Las personas que usan “el modo de pensar de los ricos” ven los obstáculos, por supuesto (porque hacen las preguntas correctas), pero están dispuestos a trabajar duro para superarlos.

4. Los ricos tienen paciencia.

Las metas que valen la pena toman tiempo para ser logradas. Los ricos entienden esto y se mantienen en el camino. Otras personas se sienten frustradas cuando no obtienen resultados inmediatos y abandonan. Por desgracia, las personas que hacen eso quedan atrapadas en un empezar perpetuo porque siempre están empezando algo nuevo y nunca llegan a ver los frutos de su trabajo.

5. Las personas ricas se auto-corrigen

Este punto nos lleva de nuevo a la cuestión de hacer las preguntas correctas. Las personas eficaces continuamente se preguntan si sus acciones los están acercando o alejando de sus metas. Si descubren que están a la deriva, corrigen el curso y se ponen de nuevo en marcha. Las personas menos eficaces raramente se auto-evalúan. Como resultado tienden a ser improductivos.

6. Los ricos elogian a los demás y son tacaños con sus críticas.

Las personas pequeñas saltan ante la oportunidad de criticar. Les encanta encontrar defectos en los demás y no pueden esperar para señalar esos defectos. Disfrutan rebajando a otros. Por supuesto que hay personas con dinero que son malvados y desagradables. Pero no son realmente ricos ya que por lo general están solos y son miserables.

Las personas ricas, las personas verdaderamente ricas, hacen justo lo contrario. Ellos aprovechan cualquier oportunidad que tengan para alabar a los demás y siempre trabajan duro para suavizar cualquier comentario negativo. Eso mantiene alianzas fuertes, construye equipos y motivación. Excita los demás y saca lo mejor de ellos. Todo el mundo gana.

7. Los ricos ponen primero a los demás.

Napoleón Hill entrevistó a las personas más ricas de los Estados Unidos hace unos 90 años. Descubrió que casi sin excepción, los ricos se enfocan en ayudar a los demás a obtener lo que quieren. Fue ese singular y fanático enfoque en el cliente lo que hizo que estos hombres y mujeres sean exitosos.

Cuando las personas sólo hacen su trabajo por dinero, por lo general llevan vidas pobres. Encuentra una manera de ganar dinero ayudando a otras personas a conseguir lo que quieren, y tendrás más negocio del que puedas manejar. Si trabajas para otra persona. La forma más rápida para ser promovido es seguir la regla de Siempre Estar Ayudando!

Si estás buscando una palabra para resumir cómo piensan los ricos, esa sería humildad. Una persona verdaderamente humilde hace preguntas, está al servicio, trata a los demás con dignidad, mantiene su ojo en la bola, tiene paciencia y está dispuesto a trabajar. Por encima de todo, una persona humilde se valora a sí misma y al resto de los seres humanos por igual. Respeta sus propios dones y los de los demás. Como resultado, está abierto a lo máximo que esta vida tiene para ofrecer.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB