Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 maneras de mantenerte fuerte cuando todo vaya mal. Parte II

Por Marc Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 24 de abril, 2016

mal díaDe la parte I

Las personas y las circunstancias de vez en cuando te derrumbarán. Pero si mantienes tu mente enfocada, tu corazón abierto al amor, y continúas poniendo un pie delante del otro, podrás recuperar las piezas, reconstruir y volver mucho más fuerte y más feliz de lo que nunca hubiera podido ser de otra manera…

Parte II y final

4. Usar tu positividad, en vez de dejar que la negatividad te use a ti.

Puede que no haya ninguna razón obvia para ser positivo hoy, pero no necesitas una razón. Ser positivo es una estrategia, no una respuesta. El momento más poderoso para ser positivo es precisamente cuando nada a tu alrededor es positivo.

La felicidad no es la ausencia de problemas, es la capacidad de lidiar con ellos. Sé conciente de tu propia fuerza interior y positividad. Está a cargo de cómo reaccionas ante las personas y los acontecimientos de tu vida. Puedes, o darle poder a la negatividad sobre tu vida, o elegir ser positivo y enfocarte en las grandes cosas que son verdaderamente importantes para ti. Así que habla sobre tus bendiciones más de lo que hablas sobre tus problemas, hoy.

En otras palabras, no esperes por una razón para ser positivo. Elige ser positivo sobre tu situación, sobre tus posibilidades, y sobre lo que puedes hacer para avanzar desde aquí. En vez de buscar razones para ser positivos, busca maneras de expresar tu visión positiva. Trabaja para hacer que tu vida resuene con esa visión, y disfruta de todos los resultados gratificantes que creaste.

5. Enfocarte en hacer pequeñas correcciones.

No construyas montañas en tu cabeza. No trates de conquistarlo todo a la vez. Cuando buscas la gratificación inmediata (soluciones grandes y rápidas) haces a la vida innecesariamente dolorosa y frustrante. Cuando en vez de eso eliges tratar cada momento como una oportunidad para hacer una pequeña y positiva inversión en ti, las recompensas aparecen naturalmente.

Cuando todo está roto, es fácil encontrar un montón de cosas pequeñas que puedes arreglar. Cuando nada parece ir bien, incluso el esfuerzo positivo más fundamental puede hacer una diferencia significativa. Los tiempos de grandes adversidades son también momentos de grandes oportunidades. Cuando hay problemas en todas las direcciones, también hay un gran valor que espera ser creado. Cuando todo va bien, es fácil dejarse seducir por una rutina de complacencia. Es fácil olvidar lo increíblemente capaz que puedes ser. Elige perseverar haciendo pequeñas correcciones todos los días. Son estos pequeños retoques los que te llevarán desde donde estás hasta donde quieres llegar en el largo plazo.

Pequeños pasos, pequeños saltos y pequeñas correcciones (muy pequeños cambios repetitivos) todos los días te llevarán allí, en las buenas y en las malas.

6. Busca algo pequeño para apreciar.

Puede que no tengas lo que quieres, y puede que estés lastimado, pero sigues tienen más que suficiente para apreciar ahora mismo. Epicuro dijo una vez: “No eches a perder lo que tienes al desear lo que no tienes; recuerda que lo que tienes ahora una vez fue una de las cosas que esperabas tener.” Medita sobre esta cita cuando la vida te parezca injusta.

Recuerda que ser positivo en una situación negativa no es ser ingenuo; es una señal de liderazgo y fortaleza. Lo estás haciendo bien cuando tienes mucho porqué llorar y quejarte, pero prefieres sonreír y apreciar tu vida en su lugar. Así que no reces por grandes milagros y olvides dar gracias por los ordinarios, simples, y sin embargo no tan pequeños regalos en tu vida. Puede parecer extraño sentirte agradecido por esos acontecimientos de tu vida que parecen ser normales, sin embargo, es precisamente por estar agradecido que puedes transformar lo ordinario en extraordinario.

Piensa en esto: ¿Qué pasaría si mañana te despertaras sólo con las cosas por las que agradeciste hoy?

Piensa en toda la belleza que aún permanece a tu alrededor, nótalas y sonríe.

Al final del día, no es la felicidad lo que nos hace ser agradecidos, sino es el ser agradecido lo que nos hace ser felices. Mostrar aprecio por las cosas buenas que tienes es la actividad más poderosa para impulsar felicidad que hay.

7. Date la atención extra que necesitas y mereces.

Resistir y hacer caso omiso de tus propios sentimientos y emociones no te sirve de nada. Esto lleva al estrés, a la enfermedad, confusión, relaciones rotas, ataques de ira y episodios de profunda y oscura depresión. Cualquiera que haya experimentado cualquiera de las cosas anteriores sabe que estos estados de ánimo son horriblemente enfermizos… y cuando tienes el hábito de auto-abandonarte, es casi imposible escapar.

Tienes que admitir que, en cierta medida, gastaste demasiado de tu vida tratando de reducirte a ti mismo. Tratando de ser más pequeño. Callado. Menos sensitivo. Menos obstinado. Menos necesitado. Menos TÚ. Porque no querías ser demasiado y alejar a los demás. Querías encajar. Querías agradarle a las personas. Querías dar una buena impresión. Querías ser querido.

Así que durante años, te sacrificaste para poder hacer felices a los demás. Y durante años, sufriste.

Pero estás cansado de sufrir, y de reducirte. ¿Verdad? ¡Bien!

No es tu trabajo cambiar quien eres para convertirte en la idea de otra persona de lo que es ser un ser humano que valga la pena. Tú vales la pena. No porque otros piensen que lo vales, sino porque está respirando tu propio aire, y por lo tanto importas. Tus pensamientos importan. Tus sentimientos importan. Tu voz importa. Y con o sin la aprobación o el permiso de nadie, debes ser quien eres y vivir tu verdad. Incluso si hace que las personas giren sus cabezas. Incluso si los hace sentirse incómodos. Incluso si deciden irse.

Niégate a reducirte. Elige ocupar mucho espacio en tu propia vida. Elige darte permiso de satisfacer tus propias necesidades. Elige respetar tus sentimientos y emociones. Elige hacer de tu cuidado una prioridad…

Elígete a ti mismo!

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB