Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 maneras de mantenerte fuerte cuando todo vaya mal. Parte I

Por Marc Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 17 de abril, 2016

mal díaCuando la vida se está “cayendo a pedazos”, puede en realidad estar cayendo y encajando… por primera vez. Es por eso que se siente tan condenadamente incómodo. Considera que lo que está delante de ti puede servirte de formas tan valiosas que no puedes entender ahora.

“Hoy, en mi cumpleaños numero 47, volví a leer la carta de suicidio que escribí en mi cumpleaños número 27 dos minutos antes de que mi novia apareciera en mi apartamento y me dijera, ‘estoy embarazada.’ Ella fue honestamente la única razón por la que no seguí adelante con ello. De repente sentí que tenía algo por qué vivir. Hoy es mi esposa, y hemos estado felizmente casados por 19 años. Y mi hija, que ahora es una estudiante universitaria de 21 años, tiene dos hermanos menores. Re-leo mi carta de suicidio cada año en mi cumpleaños como un recordatorio para estar agradecido; Estoy agradecido porque obtuve una segunda oportunidad en la vida.”

Ese es el primer párrafo de un email que recibí anoche de un lector llamado Kevin. Sus palabras me recuerdan que a veces hay que morir un poco en el interior primero para renacer y resucitar como una versión más fuerte y más inteligente de uno mismo.

Las personas y las circunstancias de vez en cuando te derrumbarán. Pero si mantienes tu mente enfocada, tu corazón abierto al amor, y continúas poniendo un pie delante del otro, podrás recuperar las piezas, reconstruir y volver mucho más fuerte y más feliz de lo que nunca hubiera podido ser de otra manera.

Ángel y yo enfrentamos nuestra justa parte de adversidades durante los últimos años también (perdimos seres queridos por enfermedades, la crisis financiera y de negocios, etc.) y escribimos mucho sobre ello. Pero hoy, a la luz del email de Kevin y una docena de emails que recibimos la semana pasada de lectores que están pasando momentos difíciles, quiero re-visitar y discutir siete medidas claves que Ángel y yo aprovechamos para encontrar fuerzas cuando todo parece estar yendo mal.

1. Aceptar por completo la realidad de lo que es.

No podrás encontrar la paz evitando la vida. La vida da inesperadas vueltas a cada hora; así que en vez de evitarlas, toma cada cambio y experiencia como un desafío para crecer. O bien te dará lo que quieres o te enseñará cual es el siguiente paso.

Encontrar la paz y la felicidad en la vida no significa estar en un lugar donde no haya ruido, no hayan desafíos, y nada de trabajo duro. Significa estar en medio de esas cosas mientras mantienes la calma en tu corazón. Se trata de dejar de lado las imágenes de tu cabeza sobre “cómo deberían ser” las cosas

Por supuesto, esto no es fácil; será una lucha constante. Pero es infinitamente más fácil que seguir luchando por conformar tu vida a una ilusión anticuada. Es un viaje infinitamente más satisfactorio también. Cuando funciona, cuando puedes separar esas viejas imágenes, hay paz, hay belleza, y hay felicidad.

De verdad, la vida es demasiado corta como para gastarla en una guerra contigo mismo. Las más grandes decepciones en nuestras vidas a menudo son resultado de expectativas fuera de lugar. Dejar ir las expectativas innecesarias es el primer paso hacia la felicidad. Obtén una mentalidad de paz y aceptación, y podrás enfrentar casi cualquier cosa y crecer más allá de ella.

2. Recordar que todo en la vida es temporal.

Cada vez que llueve, deja de llover. Cada vez que te lastimas, te curas. Después de la oscuridad siempre hay luz; se te recuerda esto cada mañana, pero aún así a menudo lo olvidas, y en vez de eso eliges creer que la noche durará para siempre. No lo hará. Nada dura para siempre.

Así que si las cosas están bien ahora, disfrútalas. No durarán por siempre. Si las cosas están mal, no te preocupes porque no van a durar por siempre tampoco. Sólo porque la vida no sea fácil en estos momentos, no significa que no puedas reír. Sólo porque algo te esté molestando, no significa que no puedas sonreír. Cada momento te da un nuevo comienzo y un nuevo final. Tiene una segunda oportunidad, cada segundo. Sólo tienes que tomarla y sacar lo mejor de ella.

3. Empujarte a ti mismo para dar un paso más, y otro, no importa lo qué pase.

Después de estudiar la vida de muchas personas exitosas, estoy convencido de que aproximadamente la mitad de lo que separa a las personas exitosas de todos los demás es pura perseverancia. En una cultura que busca resultados rápidos, debemos aprender la belleza del esfuerzo, la paciencia y la perseverancia. Sé fuerte y firme.

Las más bellas sonrisas generalmente son las que salieron a través de las lágrimas. Porque los fracasos suelen conducirnos a avances al final. Cada error, desamor y pérdida contiene su propia solución, su propia lección sutil sobre cómo mejorar tu rendimiento y resultados la próxima vez. Por lo tanto, la manera más confiable de predecir el futuro es crearlo por ti mismo. Participa de la vida hoy en lugar de sólo verla pasar. No dejes que las pocas cosas que están fuera de tu control interfieran con las infinitas cosas que puedes controlar.

La verdad es que todos perdemos a veces. La verdad más grande es que ninguna perdida nos define. Aprende de tus intentos. Crece más sabio. Sigue adelante.

Al final, las cosas buenas no le pasan a aquellos que esperan; las cosas buenas le pasan a aquellos que son pacientes… mientras trabajan duro, en las buenas y en las malas, por lo que más desean en la vida. Se trata de coraje. Se trata de estar muerto de miedo y dar el siguiente paso de todos modos.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB