Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 lecciones de negocios de la emprendedora más rica de EU

Por Jennifer Wang | Publicado en Negocios | 7 de noviembre, 2017

negocios“Atendimos a todo el país, a todos los contratistas allá afuera, no sólo a las grandes empresas, sino a los contratistas independientes, a los pequeños emprendedores”, dice Diane Hendricks, de ABC Supply, la distribuidora mayorista de materiales para techos que cofundó con su marido, Kenneth, en 1982.

Ella es hoy la emprendedora más rica de Estados Unidos.

La empresa creció rápidamente, alimentada por una serie de adquisiciones. “En 3 años teníamos 33 tiendas”, dice Diane. “Pensé que íbamos lento.” En 2007, la pareja compartía una fortuna de más de 3,000 millones de dólares (mdd) y operaba al mayor proveedor de materiales para techos y paredes para contratistas profesionales en Estados Unidos. Entonces llegó la tragedia: Ken se cayó de un techo cuando revisaba una nueva construcción en su casa y murió.

Muchos especularon que Diane vendería la empresa, pero ella se mantuvo firme y, bajo su guía, ABC navegó por el temporal de la recesión, duplicó sus ingresos e hizo la mayor adquisición de su historia cuando compró Bradco Supply en 2010. Hoy, la madre de siete hijos aún maneja su auto hasta la oficina todos los días y es propietaria del 100% del negocio, que registra ventas anuales por 6,000 mdd.

La mujer más rica creadora de su propia fortuna en Estados Unidos compartió con Forbes sus consejos de negocios:

1. Puedes tomar muchos caminos para llegar al mismo lugar

“La vida pasa, las cosas se interponen entre tú y tu objetivo, tu misión y tu plan, y tienes que desviarte. El plan A no funciona, ¿cómo vamos a llegar? Usemos el B. Si el B no funciona, ¿aún podemos completar la misión de otra manera?

No tienes que cambiar tu objetivo, sólo tu trayectoria. Tienes que estar dispuesta a hacerlo, y no verlo como un fracaso. Así es la vida… No puedes perder de vista lo que realmente quieres hacer.”

2. Piensa largo y tendido antes de empezar

“Todo el mundo que tiene una idea piensa que es emprendedor, pero no estaría mal que revisaran lo que realmente significa la palabra emprendedor.

Es una palabra que implica trabajo duro, asumir riesgos, decepcionarse. Ser emprendedora es un gran compromiso. Así que, para mí, cuando alguien dice que es un emprendedor y está listo para arrancar, le pregunto si está listo para trabajar, si tiene una pasión y si realmente lo ha pensado bien.

Dado que la tasa de éxito es muy pobre, si realmente no tienes una pasión ni un deseo ardiente de construir una empresa, es casi seguro que no seas feliz en esta aventura. Eso podría ser muy desalentador y fatal para tu propio bienestar.”

3. Haz tu tarea

“Trabaja en un plan de negocios, ponlo por escrito, compártelo con un par de personas que respetes, dáselo al banquero sin pedirle dinero. ¿Hay una necesidad de lo que estás intentando lograr, el servicio que tratas de ofrecer o del producto que estás tratando de vender?

“Cuando Ken y yo abrimos ABC, trabajamos en nuestro plan durante dos años y botamos kilos de papel. Hicimos un mapa, decidimos dónde se necesitaba más la distribución, es ahí donde se ubican los fabricantes actualmente. Investigamos a fondo a nuestra investigación, a gran escala. Empezamos con una tienda, pero sabíamos que queríamos 200 tiendas.

4. No todos creerán en tu visión

“Asumimos que los bancos estarían allí, que podríamos mostrarles que lo que estábamos haciendo tenía un propósito, y que ganaríamos dinero. Creímos que en el momento en que empezáramos a crecer, crecer, nos llamarían y no dirían ‘¡están creciendo demasiado rápido!’.

Compramos dos tiendas, compramos tres tiendas más, tuvimos cinco perdimos a nuestro banco. Fuimos al siguiente banco, les dijimos que nos estaba yendo súper bien y nos pidieron que nos retiráramos. Y puedo decir esto, siempre pagamos nuestras deudas, así que no se debió que tuviéramos un mal historial crediticio o que no dirigiéramos nuestro negocio profesionalmente y con integridad, simplemente no encajábamos en el modelo que tenían.

“Una de las cosas que en realidad no habíamos pensado fue que la gente diría que habríamos desaparecido para el día siguiente. La gente no sentía que podíamos tener éxito porque éramos unos instaladores de techos sin educación. Y no se puede borrar la reputación que alguien te pone hasta que demuestras que está equivocado.”

5. Haz malabares entre el trabajo y la familia lo mejor que puedas

“Fue difícil, muy duro. Y fue algo que mucha gente diría que no vale la pena. Los niños tuvieron momentos difíciles cuando Ken y yo no estábamos en casa, cuando estábamos trabajando. No los pudimos llevar a todos los partidos de fútbol, simplemente no pudimos, teníamos una empresa en expansión. Pero todas las noches estuvimos en casa.

Creo en la cena familiar. Ken y yo llegábamos a la casa a las 5 o 6 de la tarde. No hacíamos negocios de noche. Nunca. De lunes a viernes, estábamos en casa, cenábamos con los niños y todos nos sentábamos y comíamos en la misma mesa, algo que la gente ya no hace. Los fines de semana no trabajábamos. Nos quedábamos en casa el sábado y el domingo, y yo tenía una granja en donde criaba caballos y conejos. Tratamos de compensar nuestra ausencia en los eventos de la escuela.”

6. Aprovecha las oportunidades que vienen en camino.

“No esperes demasiado. Crecimos cuando se presentó la oportunidad.

Cuando los centros de distribución del fabricante de techos GAF fueron puestos a la venta en 1984, Ken y yo estábamos de vacaciones. Ken y yo llegamos a casa, teníamos que ir a Nueva York, tuvimos que ir a ver esas 13 tiendas. No sabíamos cómo compraríamos 13 tiendas a la vez. La oportunidad no llega siempre en un momento oportuno. A veces sólo tienes que cambiar tus planes porque la oportunidad no se presentará de nuevo.”

7. No renuncies.

“Esto es lo más importante. Como emprendedora vas a cometer errores, intentarán disuadirte, pero no renuncies.

Tengo letreros en mi oficina que dicen ‘No renuncies’. Cuando renuncias estás acabada. Hay veces es las que simplemente tienes que ser fuerte. La vida es dura, ya sabes, simplemente es así.”

Fuente: forbes

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB