Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 frases para recordar cuando todo va de mal en peor

Por Ignacio Mardones | Publicado en Interés General | 12 de agosto, 2016

recordarCuando la vida se pone difícil, todo se vuelve negro.

Pero no hay que desesperarse, porque todo es momentáneo y aunque las circunstancias no parezcan cambiar, en realidad sí lo hacen, sólo que quizás no con la rapidez que nos gustaría.

Siempre están quienes dan consejos y ejemplifican con sus propias experiencias, sin embargo, cada uno es diferente y vive de manera distinta los pesares.

Esta lista no pretende desmarcarse de eso, pero tiene la intención de iluminar con algo de sentido común el presente oscuro de algunas personas que puedan estar pasándolo mal:

1. Preocuparse y frustrarse no cambia la realidad

Esto tiene bastante lógica, ya que el enfadarse o quejarse por algo nunca ha cambiado las cosas. Lo realmente productivo es tomar acción para superar lo que te afecta, o tener la paciencia de esperar que un periodo malo pase, si es que no hay otra forma de solucionar el problema. Los pensamientos negativos sólo empeoran la situación, te desaniman y quitan energías, es mejor pensar positivo y no perder el entusiasmo, a pesar de que no estés satisfecho con tu presente.

Recuerda que siempre puedes sentirte agradecido por los problemas que no tienes.

2. Tus cicatrices simbolizan tu fortaleza

Uno está lleno de cicatrices internas, a veces también externas. Éstas simbolizan lo que has vivido, son una buena señal, ya que significa que las experiencias te marcan y adquieres conocimiento y sabiduría de cada una de ellas. Uno puede cometer el mismo error dos veces, pero de tener una cicatriz, es más difícil reincidir en él, ya que es una señal de que hubo dolor en ese camino.

Nunca tienes que tener miedo de seguir, no dejes que las cicatrices dominen tu vida, que se transformen en un hogar de la autocompasión, porque eso te llevaría a la inmovilidad y al sufrimiento. Las cicatrices demuestran lo fuerte que eres, hacen ver que has sobrevivido.

3. Cada pequeña lucha es un paso adelante

Cada vez que comiences un proyecto tienes que saber que habrán obstáculos y posibles conflictos, sin embargo, eso no es razón para desanimarse; simplemente no puede ser de otra forma, en la vida hay contratiempos.

Si aparecen vallas en tu camino, significa que lo estás recorriendo, ya estás en proceso, has iniciado una ruta y lo que tenía que aparecer se está haciendo presente. Si tu voluntad es real, lo más seguro es que llegues a donde quieres llegar.

4. La negatividad de la otra gente no es tu problema

Cada uno vive su propia realidad, sólo que a veces nos contagiamos unos a otros. Esto puede ser tanto positivo como negativo, lo importante es que uno tome consciencia cuando ocurra y pueda dominar esa sensación.

La negatividad de los otros puede herirnos y al principio uno tiende a reaccionar de mala manera, pero lo más sabio es desligarse y no entrar en un círculo vicioso de enfado o frustración.

5. El dolor es parte del crecimiento

El dolor es inevitable, pero muchas veces indica cambio y avance. Cuando las puertas se nos cierran, es porque es tiempo de avanzar y de conocer nuevos lugares, nuevas personas, tener experiencias que enriquezcan nuestra vida.

El abandonar lo conocido siempre es doloroso, pero hay que aprender a hacerlo, de otra forma, como dice Fernando Pessoa: “Llega un momento en que es necesario abandonar las ropas usadas que ya tienen la forma de nuestro cuerpo y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares. Es el momento de la travesía. Y, si no osamos emprenderla, nos habremos quedado para siempre al margen de nosotros mismos.”

6. Todo en la vida es temporal

Nada dura para siempre. Todo tiene sus ciclos. Esto es algo que debemos recordar, ya que a veces sentimos que nos quedamos atascados en ciertas etapas depresivas; y aunque eso pueda ocurrir, tenemos que tener la seguridad de que pasará.

Sé que es difícil tener esto siempre presente, porque los momentos duros tienen la particularidad de captar nuestra atención completa y bloquear aquellas cosas que podrían ayudarnos, pero todo pasa, nada es siempre igual. Después de un final, viene un inicio.

7. Lo mejor que puedes hacer es seguir tratando

Nunca hay que tener miedo de seguir intentándolo, miedo al fracaso, miedo a la tristeza, miedo a los sueños. Esa defensa sólo nos encerraría más en nosotros mismos y viviríamos seguros, pero en la monotonía, sabiendo en el fondo que nada podrá ser concretado.

Los errores nos enseñan, mientras más falles, más aprenderás, luego esa curva cambiará e irás acertando más y fallando menos.

Tenlo en cuenta para los momentos difíciles.

Fuente: upsocl

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB