Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 formas de enfrentar tu miedo a salir adelante por ti mismo

Por Harvey Deutschendorf | Publicado en Desarrollo Personal | 22 de febrero, 2016

miedosMuchos de nosotros hemos pensado en renunciar a nuestros trabajos para ir detrás de un sueño que tenemos, ya sea comenzar un negocio o perseguir una pasión. Pero pocos de nosotros lo hemos hecho.

“Ganas fuerza, coraje y confianza en cada experiencia en la que te detienes y miras al miedo a la cara”, dijo Eleanor Roosevelt una vez. “Eres capaz de decirte a ti mismo: ‘He vivido este horror. Puedo enfrentar la siguiente cosa que se presente.’ Debes hacer la cosa que crees que no puedes hacer.”

De hecho, hacer lo que crees que no puedes hacer toma más que un poco de coraje. Siempre hay consideraciones prácticas que a veces parecen insuperables. Enfréntalas, el miedo al fracaso nos mantiene a muchos de nosotros atrapados en una rutina. Aquí tienes algunas maneras de derrotar ese miedo y superarlo.

1. Considera a aquellos que tuvieron éxito antes que tú

No tienes que mirar muy lejos para encontrar personas que superaron sus miedos de hacer cambios importantes. Podría ser alguien de tu familia, un amigo o un vecino que dejó su trabajo y ahora está persiguiendo sus intereses o pasión. Pudo haber sido duro, y posiblemente todavía no puedas ver su éxito, pero están haciendo lo que les gusta y haciendo que funcione.

Todas esas personas tuvieron que lidiar con el riesgo de fracasar antes de saltar por su cuenta. La mayoría estarán encantados de compartir por lo que pasaron y serán sinceros sobre los problemas que aun tienen. Todo lo que necesitas hacer es preguntar. Si no tienes conocidos que encajen en ese molde, echa un vistazo a un par de biografías de personas exitosas que hayan enfrentado miedos similares antes de lograr lo que hicieron.

2. Imagínate al final de tu vida

El lamentó más común en el lecho de muerte involucra cosas que las personas NO hicieron en sus vidas, no cosas que sí hicieron. Piensa en todos los escenarios que podrías jugar. Imagínate quedarte donde estás. Imagínate dar el paso y que no funcione. Y entonces imagínate que SÍ funcione. ¿Cómo te sentirías (visto desde lejos) si ocurrieran cada uno de estos escenarios?

3. Recuerda otras barreras que ya hayas superado

Cada vez que enfrentaste los obstáculos que se interpusieron en tu camino antes, tuviste que reunir habilidades y auto-confianza para poder superarlos. Tal vez fuiste despedido de tu trabajo, experimentaste problemas con tu coche, o te dejo un/a ex sin previo aviso. Recuerda estos casos y aprovecha algo de la energía y la resistencia que te tomó superarlos. Si ayuda, escríbelas y ponlas en un lugar visible para recordarte tu capacidad para cambiar y adaptarte, sin importar lo que la vida te lance.

4. Toma pequeños pasos antes de lanzarte

La idea de asumir un desafío mayor todo a la vez puede ser paralizante. Así que trata de dividirlo en partes. ¿Qué riesgo menor puedes tomar que te ayudaría a moverte en dirección a tu objetivo? ¿Puedes empezar a trabajar en ello antes de renunciar a la seguridad de un trabajo de tiempo completo?

Tal vez puedas comenzar a ayudar a alguien que esté haciendo lo que quieres hacer en tu tiempo libre. O perseguir tus metas los fines de semana y por las noches para tener una mejor idea de lo que podría tomar y para sentar una base. Empieza a probar cosas siempre que puedas, y desarrollar las habilidades que necesitarás cuando saltes por tu cuenta. La preparación puede ayudarte a aliviar el miedo a saltar.

5. Trata de verlo como un viaje, no como un evento

Cualquiera sea el resultado, este emprendimiento será un proceso de aprendizaje. En realidad, empezar podría sentirse como arrancarse una curita, pero la experiencia total será mucho más larga y compleja. Puedes cambiar de opinión o de dirección en cualquier punto del recorrido. El lugar donde termines puede no ser el lugar en donde empezaste, y eso está bien. Lo más importante es la posibilidad que te estás dando para crecer, y aprender a través del proceso. No puedes hacer eso si no te empujas a ti mismo.

6. Considera que otras oportunidades pueden surgir en el camino

Cada vez que ampliamos nuestros horizontes, aumentamos nuestro potencial para aprovechar otras oportunidades. A veces son cosas que ni siquiera habíamos considerado o no estaban disponibles para nosotros antes de que nos liberáramos de nuestra rutina diaria. Imagínate qué caminos adicionales podrían abrirse a ti, a lo largo del camino que tomaste. Y ten en cuenta que hay otros más que no puedes imaginar, simplemente porque no embarcaste todavía.

7. Prepárate para una curva de aprendizaje

No nos equivoquemos: Habrán contratiempos. La mayoría de las personas exitosas experimentaron el fracaso; muchos de ellos más de una vez antes de llegar a su meta. Pero cada uno de esos tropiezos trae consigo una lección que puede ayudarte a hacer ajustes críticos para poder seguir adelante. Después de todo, aprendemos más de nuestros fracasos que de nuestros éxitos. Prepárate no sólo para experimentar contratiempos, sino para tomarlos como oportunidades de aprendizaje que realmente necesitarás para lograr lo que te propusiste. ¡Y entonces salta!

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB