Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 duras lecciones que aprendí desde que empecé mi propia compañía

Por Jenny Morrill | Publicado en Negocios | 15 de agosto, 2016

Super ExitososHace tres años, a los 24 años, me embarqué en la aventura más grande de mi vida: construir una empresa desde cero.

El resultado de ese salto a lo desconocido es Move Loot, un mercado para comprar y vender muebles y decoración con servicio de recogida y entrega completo.

Comenzando con un almacén en San Francisco, con otros tres amigos nos convertimos en una empresa de 90 personas, con equipos en cuatro ciudades en todo el país sirviendo a clientes desde Nueva York hasta Los Ángeles.

Ha sido humillante, esclarecedor, agotador, estimulante, revelador, frustrante y gratificante llegar a donde estamos hoy. Pero por encima de todo, ha sido una experiencia de aprendizaje para toda una vida sobre construir, ejecutar e iterar sobre un producto y ver los resultados en tiempo real.

Aprendí lo suficiente como para llenar una biblioteca específica sobre nuestro modelo de negocio, nuestros clientes, nuestros sistemas, nuestros datos. Y también aprendí varios volúmenes sobre mí misma, sobre qué se siente iniciar tu primera empresa, y qué se siente ser un negocio joven en una industria de la vieja escuela.

1. Puede ser increíblemente solitario

Como seres humanos, estamos predeterminados para encontrar comunidades, y pasamos la mayor parte de nuestras vidas viviendo experiencias o trabajando en proyectos en grupos. Tenemos compañeros de clase en la escuela, los compañeros de equipo cuando practicas algún deporte, los lazos familiares y amigos.

Empezar tu propia compañía frecuentemente no significa salir de la multitud e ir por tu cuenta. Si bien hacerlo lleva consigo la emoción de la aventura y el descubrimiento, también puede ser un camino largo y solitario, lleno de malezas, ríos que forjar, y montañas que mover.

Por suerte, aunque nadie ha comenzado tu empresa antes, hay otros que se aventuraron a seguir sus propios caminos antes, y pueden ser un oasis en el desierto del mundo emprendedor. Busca un sistema de apoyo al que puedas acudir en busca de consejo, ayuda, o conmiseración, y considera buscar cofundadores para que se embarquen en tu viaje contigo. A veces sólo necesitas un buen oyente que sepa lo suficiente por lo que estás pasando y asienta con la cabeza en los momentos adecuados y te diga: “No estás solo.”

2. No hay un camino establecido a seguir

Eres el primer aventurero que cruza este camino en particular, y te toca a ti encontrar tu camino. Por muy tentador que sea tratar de seguir el camino que algún emprendedor hizo antes, esa estrategia está llena de peligros potenciales. Es probable que la receta que funcionó para otro negocio, no sea tan exitoso si lo copias palabra por palabra para el tuyo. Y esas imitaciones de negocios rara vez llegan a los titulares o revolucionan sus industrias.

Tienes que sentirte cómodo con la incertidumbre de la carretera, y familiarizarte con la sensación de irte por las ramas. Las mejores empresas se basan en calculados intento y error, una serie de errores inteligentes que conducen a grandes avances y realizaciones. Esto lleva tiempo y mucho trabajo duro, pero vale la pena en el largo plazo encontrar el libro de jugadas que es único para tu negocio y te lleva a los resultados que deseas.

3. Acostúmbrate a los cambios constantes

Son conocidas desde la época de los antiguos filósofos griegos, pero las palabras de Heráclito todavía siguen vigentes hoy en día: Lo único constante es el cambio. Con un negocio novato, esto no podría ser más cierto. Las empresas más exitosas mantienen esta mentalidad a medida que crecen, adaptándose a los tiempos y siempre innovando. Para poder ser realmente capaz de construir el mejor producto o negocio, tienes que estar dispuesto a cambiar y evitar quedarte atascado en suposiciones o surcos.

4. Viene con altos y bajos extremos

Como fundador de una empresa, la conexión que sientes con sus éxitos y fracasos es mucho más pronunciada y profunda que la conexión que siente el empleado medio. Cada hito puede contener tanta importancia como si fuera tu hijo (el primer logo, la primera cuenta bancaria, el primer cumpleaños, el primer aporte a tus empleados). Viví la montaña rusa de los primeros días de Move Loot vividamente, disfrutando de cada victoria al máximo y sintiendo cada golpe profundamente.

Toma notas para recordar estos tiempos, especialmente los buenos. Tener tus palabras de un momento en la cima de referencia durante un momento difícil puede ayudarte a poner las cosas en perspectiva y llegar a tu siguiente hito. Pero también recuerda que hay una línea entre tú la persona y tú el negocio. Cuanto más puedas reforzar esa línea en tu mente desde el principio, más fácil te será mantener la cordura a lo largo del camino.

5. Prioriza tus propias necesidades, o nadie lo hará

Tú y tu compañía no son el mismo, y tu empresa no va a asegurarse de que comas bien, duermas bien, veas a tu familia, y hagas ejercicio. Es fácil llegar a ser totalmente absorbido por tu negocio y dejar fuera las otras cosas importantes, así que mantén tus prioridades personales y profesionales en orden para asegurarte de no perderte a ti mismo en tu empresa.

6. Te darán más consejos que no solicitaste de lo que podrías haber imaginado

Todo el mundo tiene una opinión, y cuando empiezas un negocio, la gente sale de la nada sólo para compartir sus sorprendentes ideas sobre lo que deberías hacer. Por lo general, este bien intencionado consejo puede variar desde uno un poco fuera de tema, a uno que inspire insultos. Todos tienen valor de alguna forma, pero recuerda que tú conoces tu negocio mejor y tomas las decisiones finales sobre lo que haces. ¿Mi consejo? Siéntete libre de ignorar el 90% de los consejos no solicitados que te den.

Esto no debe ser confundido con los consejos y comentarios de los mentores experimentados y asesores quienes buscan activamente la sabiduría. Hay muchas fuentes valiosas de consejos que debes aprovechar que encontrarás mientras tu negocio crece y mientras te encuentres con nuevos retos y etapas de desarrollo. Ve este consejo, como todos los demás consejos, a través del contexto de lo que es mejor para tu negocio. Asegúrate de no seguir ciegamente cualquier consejo sin creer que encaja con tu perspectiva sobre cual es el camino correcto hacia adelante, sin importar cuál sea la fuente.

7. Saltarás en tu carrera y crecerás más de lo que imaginas

Puede que tal vez hayas escuchado esta última, bonus, pero es verdad. Empezar tu propio negocio y salirte de la norma impulsará tu carrera y te llevará a un nivel superior en un tiempo récord. El acto de concebir un negocio, construir un modelo, lanzar el MVP (Producto viable mínimo) y hacer crecer tu negocio desde cero, te permite ver todos los ángulos de una empresa y las fases de su desarrollo a toda velocidad. Y como resultado encarnaste un papel y asumiste las responsabilidades que te habrían llevado años alcanzar yendo por el camino más convencional.

Tienes la oportunidad de crear tu propio destino. Y tienes el poder de hacerlo grande.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB