Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 cosas que las personas felices dicen todos los días

Publicado en Desarrollo Personal | 15 de junio, 2013

FelicidadPor Marc

Tienes dentro de ti las palabras correctas para hacer que cada día sea un día feliz.

Esto es lo que tienes que decir y por qué:

1. “Hoy será un día genial.”

Si estás leyendo esto ahora mismo, SONRIE, estás vivo. Las posibilidades delante de ti son infinitas, de verdad. Piensa en esto y deja que te inspire.

Una vida genial comenzará ahora mismo con una elección. Será divertido, con un chasquido de dedos si así lo deseas. Elije con cuidado y disfruta de la bondad. Disfruta de las vistas y los sonidos, mira las nubes, observa las estrellas, e imagínate bailando entre ellas.

Tu vida es para sonreír, imaginar, explorar, aprender, abrazar, compartir, cuidar, ayudar y curar. Elije hacer estas cosas. Elije aprovechar al máximo el regalo que te han dado. Despierta cada mañana, de tal manera que la parte negativa de tu mente diga, “¡OH mierda, no otro día feliz!”

2. “Quiero lograrlo.”

William James dijo una vez: “La acción no siempre trae la felicidad, pero no hay felicidad sin acción.” Todo lo que haces es tan grande como tú, y tú creces tomando acciones y trabajando duro. Pero aún más importante, recuerda que trabajar sólo es “duro” cuando no es importante para ti.

Si tu trabajo diario se está haciendo poco interesante, también lo está haciendo tu vida y tú. Tu trabajo ocupará gran porcentaje de tu tiempo en la Tierra, por lo que la única manera de hacerlo más vívido e interesante es inyectándote entusiasmadamente en trabajos que se alineen con tus propósitos.

Esa es la clave. Encontrar el trabajo que signifique algo para ti, o conectar tu trabajo con una meta que sea importante para ti, y entonces persistir. Lee The Success Principles.

3. “Voy a darle otra oportunidad.”

Olvida el fracaso, o cualquier otro resultado. Si intentas algo (para mejorar, eliminar una deuda, bajar de peso, hacer que una relación funcione, hacer del mundo un lugar mejor, etc.) ya has logrado algo brillante, independientemente del resultado final.

Si las cosas no salen como esperabas, mantén la cabeza en alto y enorgullécete por haber dado tu mejor tiro. Luego, inténtalo otra vez. Al final, cada error te enseña algo nuevo sobre tu meta y sobre ti. No hay fracaso excepto cuando no vuelves a intentarlo. Siempre es el valor para continuar lo que cuenta al final.

4. “Hola.”

La vida es un coro formado por muchas voces, incluyendo la tuya propia. Anímate y canta tu parte. Deja que la armonía suene. Puede que suene tonto en este momento, pero a veces todo lo que necesitas en la vida es que alguien cante a tu lado.

Un día mirarás atrás en las sonrisas y canciones que compartiste con otros y sonreirás y cantarás un poco más. Porque son las conexiones humanas sinceras (el compartir un momento) las que le dan a la vida su mejor música. A veces pasa cuando le das una mano y ayudas a alguien a cantar sus versos, y otras veces cuando permites que alguien te de una mano y te ayude a cantar los tuyos.

5. “Gracias.”

La gratitud lleva a la grandeza. Puede volver (literalmente) lo que tenemos en más que suficiente, los trabajos en diversión, el caos en orden, la incertidumbre en claridad, y traer la paz en un día caótico.

La mejor manera de hacer que tus bendiciones cuenten, es contar tus bendiciones. Reconocer las cosas buenas que ya tienes en tu vida es esencial, porque todo lo que aprecias y agradeces crecerá más fuerte en tu vida. Lee The How of Happiness.

6. “Estoy bien.”

Cómo respondes a las pequeñas tragedias de la vida es lo que forma tu carácter. Situaciones de mierda pasan a veces, tienes que lidiar con ellas y seguir adelante. No te escondas. Si los sueños están en algún lugar del mundo y tú estás escondido, las únicas cosas nuevas que se acumularán en tu mente serán la ansiedad y la amargura. Con el tiempo, la ansiedad y la amargura te comerán y no te dejarán nada más que una infeliz cáscara de tu antiguo ser.

Así que cuando la mierda te golpee (como a veces pasa), detente y di en voz alta: “Estoy bien.”

Además, los que se caen y se levantan, son mucho más fuertes que los que nunca se cayeron. A menudo, las dificultades más profundas son las permiten a los seres humanos subir y crecer hasta lo más alto y felices que pueden ser. A la larga, los que ganan la carrera no suelen ser los más rápidos ni los de más suerte, sino los que más resisten. Lee Feel the Fear… and Do It Anyway.

7. “Ha sido un día ocupado.”

La felicidad es una cruzada; un viaje de magnitud. Es un algo que sientes, un anhelo que tira tus pensamientos y esfuerzos en una dirección específica. Lo deseas diariamente, persistes en tu búsqueda contra todas las posibilidades, y en ocasiones te encuentras viajando a tierras lejanas sólo para acercarte a ella.

Los momentos más felices de tu vida serán los avances inesperados en este viaje, mientras participas sin descanso de esta exploración y manifestación de tus propias bendiciones. La felicidad nunca será algo que obtengas al final, sino algo que HACES para llegar allí.

Una vez que te encuentres en este estado de felicidad, significará que has encontrado el ritmo adecuado. No te detengas. Mantén tus esfuerzos. Disfruta. Sigue viajando hacia adelante y hacia arriba.

Publicado originalmente en MarcAndAngel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB