Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

7 comportamientos comunes de los multimillonarios hechos a sí mismos

Por Thomas Koulopoulos | Publicado en Desarrollo Personal | 11 de abril, 2016

Super ExitososSegún Forbes, hay cerca de 1.826 multimillonarios en el planeta. De ellos, 290 se unieron al club en el 2015.

Eso es un incremento de alrededor del 19%. A ese ritmo, el número de multimillonarios se duplicaría cada cuatro años, lo que significa que en unos 90-94 años, dependiendo del crecimiento de la población, todos en el planeta seríamos multimillonarios.

¿Absurdo? Bueno, sí, por supuesto!

Pero la matemática funciona sólo porque estoy haciendo tres muy malas suposiciones: que el número de multimillonarios seguirá aumentando a una tasa históricamente alta (muy poco probable); que mil millones de dólares en el 2110 tendrán el valor que mil millones de dólares en la actualidad (aún más improbable); y la suposición más absurda, que todo el mundo tiene la capacidad de ser multimillonario (definitivamente no!)

Así que, si bien no puedo prometerte la fórmula para poder unirte al club de los multimillonarios, lo que te puedo decir es que hay un conjunto de sorprendentes comportamientos consistentes y creencias en los multimillonarios que los diferencian del resto.

Aunque sólo tuve la oportunidad de conocer o trabajar con seis multimillonarios, noté un conjunto de siete comportamientos distintivos entre estos individuos que ilustran en términos vívidos cómo ven el mundo de manera diferente que la mayoría de las personas. Y lo que es más impresionante es que sus comportamientos y sus creencias van al unísono. No como la mayoría de las personas cuyos comportamientos socavan sus creencias.

Ve qué tan cerca tus comportamientos se alinean con cada uno de estos siete.

Ah, y por cierto, sólo para que quede claro; estos comportamientos no te garantizaran una valoración de mil millones de dólares, pero son importantes para construir el éxito a cualquier escala.

Son pacientes.

“El mercado de valores es un dispositivo para transferir dinero de los impacientes a los pacientes.” – Warren Buffett

El Oráculo de Omaha puede que sea uno de los multimillonarios más conocidos, pero cada multimillonario que conocí parece tener la misma aptitud extraordinaria por ser paciente y mantener el rumbo. Fácilmente puedes atribuírselo al hecho de que cuando ya tiene miles de millones puedes permitirte ser paciente, pero conocí a algunas de estas personas antes de que se hicieran millonarias, y mucho antes que multimillonarias, y puede que se hayan hecho mucho más pacientes con el tiempo, pero su creencia en esperar por los ciclos de mercado y ser fieles a su visión es inquebrantable.

Son impermeables al rechazo.

“Prepárate para el rechazo. No importa lo malo que sea no dejes que te supere y te influencie; sigue avanzando hacia lo que quieres hacer, no importa que… ¡Tienes que estar tan entusiasmado por la puerta número cien como lo estuviste por la puerta número uno.” – Juan Pablo DeJoria

DeJoria era un sin hogar que vivía en un coche antes de salir a las calles a vender su primer producto, champú. Los multimillonarios que conocí son casi impermeables ante el rechazo. Es una habilidad equivalente a fijar un radar a la hora de ver el futuro. Ellos parecen prosperar en el rechazo y usarlo como indicador de que van en la dirección correcta. Es un comportamiento necesario para superar todas las razones increíblemente racionales de por qué no puedes lograr el éxito. Vender champú desde tu coche ¿En serio?

Sueñan en grande.

“Si tus sueños no te asustan, son demasiado pequeños.” – Richard Branson

Los multimillonarios se atreven a soñar en grande. Sus metas son cambiar el mundo, no crear riqueza. Muchas personas traducen esto como arrogancia. Tal vez parezca eso desde la distancia. Pero te puedo decir que de cerca es una convicción firme y inflexible de lo que quieren, como una vez dijo Steve Jobs, poner un algo en el universo.

No ponen excusas.

“El mundo quiere cosas hechas, no excusas. Una cosa bien hecha vale un millón de buenas excusas.” – H. Ross Perot

Cuando vendí mi compañía a Ross Perot rápidamente se hizo evidente que había una clara actitud en Perot Systems de “Haz lo que sea necesario, y nunca, nunca pongas excusas de por qué no puede hacerse.” ¿Irrazonable? Absolutamente, pero cuando Ross estaba en EDS y dos de sus empleados terminaron siendo encarcelados en Irán, él no puso ninguna excusa de por qué no podía hacer nada al respecto. En vez de eso, asumió la casi imposible tarea de rescatarlos, incluyendo viajar a Irán lo que fácilmente podría haberle costado su propia libertad. El rescate tuvo éxito; ninguna excusa fue necesaria.

No tienen remordimientos.

“Sabía que si fallaba no me lamentaría por eso, pero sabía que de la única cosa que podría lamentarme era de no intentarlo.” – Jeff Bezos

Si seguiste alguno de mis escritos, sabes lo que siento sobre tener remordimientos; no hay lugar para ellos, no sirven para ningún propósito más que para desperdiciar tiempo y energía que sería mejor aplicada para el futuro. Aprende tus lecciones y aplica lo que hayas aprendido. Si sigues viviendo en el pasado, es porque simplemente no has aprendido la lección todavía.

No se quedan quietos.

“El mayor riesgo es no tomar ningún riesgo… En un mundo que está cambiando realmente rápido, la única estrategia que te garantiza el fracaso es no tomar riesgos.” – Mark Zuckerberg

Este es uno de mis favoritos. Si bien aquí se la atribuye (y con frecuencia) a Zuckerberg, lo escuché por primera vez de Peter Drucker. En su libro Innovation and Entrepreneurship explica con argumentos sólidos cómo el único riesgo en los negocios es el riesgo de quedarse quieto, a pesar de que el mayor riesgo percibido es la innovación. No queremos creer que nos quedamos quietos, y sin embargo, esa es la forma en la que la mayoría de nosotros nos comportamos.

Construyen el futuro.

“No puedes preguntarle a los clientes lo que quieren y luego dárselos. Para cuando lo construyas, ellos querrán algo nuevo.” – Steve Jobs

Este último es para mí la actitud más importante para el éxito en cualquier nivel. Jobs creó el futuro una y otra vez; por primera vez en las computadoras personales, Luego en la animación, Luego en la música, luego en los dispositivos móviles. Aceptar que el futuro es sólo una continuación del pasado y es aceptar que la innovación simplemente no es posible. Le cerrarías la puerta a la disrupción y dejarías la llave debajo del felpudo donde crees que nadie más lo encontrará. Bueno… esa no es una buena idea.

Entonces, ¿Cómo te fue? ¿Listo para empezar a contar esos miles de millones? Déjeme darle un buen comienzo; en vez de enfocarte en los miles de millones, enfócate en alinear tus creencias con estos siete comportamientos y así, incluso si los miles de millones no llegan, la satisfacción del éxito sí lo hará.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB