Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

6 maneras simples de darle la vuelta a un día malo

Por Gwen Moran | Publicado en Desarrollo Personal | 1 de julio, 2016

cambiar un dia maloYa oíste los conocidos consejos para atravesar un mal día; respira profundamente, medita, se consciente.

Pero algunos días son simplemente tan malos que ni siquiera horas y horas de respiración profunda lo van a cambiar. Además, ¿cómo puedes meditar cuando estás a punto de salir corriendo por la puerta gritando?

“Es síntoma de una cultura de trabajo feliz en la que todos nos esforzamos por trabajar; sentimos que la otra cara de esto es que las emociones negativas son algo que debemos hacer desaparecer inmediatamente. Que podemos colorear cómo reaccionamos ante cualquier desafío que aparezca,” dice la terapeuta Melody Wilding de Nueva York, que trabaja con personas de alto rendimiento para ayudarlos a superar la ansiedad y las dudas.

Cuando el día vaya cuesta abajo y sientas como si sólo fuera a empeorar, prueba estas seis cosas para darle la vuelta.

1. Cambia la historia

Cuando veas que el día va horriblemente mal, ten en cuenta cómo lo estás etiquetando. Es momento de cambiar la historia que te estás contando. Una vez que declaras que el día es “malo” un sesgo cognitivo puede meterse y hacer que busques la negatividad para probar tu tesis sobre lo podrido que está tu día. Y antes de que te des cuenta, una bola de nieve de contratiempos, errores y falta de comunicación puede llegar a volverse abrumadoramente grande.

Cambia la historia de: “Es un mal día” (lo cual es arrollador) y observa lo que realmente estás sintiendo, dice Wilding. Tal vez cometiste un error y sientes como que eres un mal jugador para equipo. ¿Sucedió algo que haya provocando esas dudas o sentimientos de indignidad que pueda reflejar porque estás viendo tu entorno de esa manera en este momento? Cuando aíslas ese sentimiento y lo nombras, puedes evitar que infecte el resto de tu día.

2. Lista 10 cosas que vayan bien

De acuerdo, no tienen que ser 10, pero toma un lápiz y refuta la premisa de “mal día” haciendo una lista de todo lo que esté yendo bien, dice la coach y terapeuta Cara Maksimow, fundadora de Maximize Wellness Counseling & Coaching LLC en Summit, Nueva Jersey.

¿Llegaste al trabajo hoy? ¡Bien!. ¿Tomaste tu café esta mañana? Añádelo. No es exactamente la lista tradicional de gratitud, pero es “una prueba escrita de que hay algunas cosas que están yendo bien”, dice.

3. Encuentra algo que te haga reír

Poder reír de verdad puede sacarte el mal humor y hacer que tu día parezca mejor, dice la licenciada en psicología Pauline Wallin de Camp Hill, Pennsylvania. Ya sabes lo que te divierte; ese amigo divertido, los videos de gatitos, o un episodio de los Simpsons; así que encuentra la manera de poder reír tontamente. Si todo lo demás falla, ella sugiere pensar en cómo esto se verá un día divertido. “En los días donde todo parezca ir mal, considera que en algún momento en un futuro próximo, podría ser una gran historia”, dice.

4. Rescátalo

Si tienes la opción de terminar el día y empezar de nuevo mañana, tómala si el día realmente no va a ninguna parte. Pero otra manera de rescatarlo es dejar lo que estás haciendo y redirigir tu atención a una tarea más sencilla o más agradable.

“Probablemente no seas tan efectivo si lo haces a la fuerza. Pero si te levantas y vas por otro proyecto que realmente sea más sencillo, simple o que lo puedas hacer con los ojos cerrados, hazlo”, dice ella. Volverás con una pequeña victoria bajo tu cinturón, lo cual puede cambiar el curso del día. (No olvides añadirlo a tu lista de cosas que “van bien”.)

5. Encuentra una persona que te deje decir lo que necesitas

En los días verdaderamente malos, puede que tengas que llamar refuerzos. Probablemente sabes lo que necesitas para sentirte mejor, ya sea un amigo o colega que te permita soltarlo y simplemente escucharte, o ayudarte a encontrar soluciones. Agarra a esa persona y se honesto sobre lo que necesitas. Después de todo, hay pocas cosas más molestas que necesitar soltarlo todo y estar salpicado de soluciones que no funcionan por una variedad de razones, dice ella. Déjalo salir o encuentra una respuesta y sigue adelante.

6. Ve a algún lugar verde

Si puedes salir de tu oficina, ve hacia la zona más verde o natural que puedas encontrar. Un estudio de junio del 2015 publicado en la revista Landscape and Urban Planning encontró que las personas que tomaron 50 minutos de paseo en un entorno natural, comparados con otros que pasearon en un entorno urbano, disminuyeron su ansiedad y sus emociones negativas. Fundirte con la naturaleza puede ayudarte a sentirte mejor, incluso si tienes que volver a la oficina luego.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB