Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

6 lecciones de vida que todos conocemos, pero siempre olvidamos

Por Andrew Walton | Publicado en Desarrollo Personal | 6 de febrero, 2016

lecciones

La escuela no es el único lugar donde podemos aprender, las experiencias diarias nos pueden enseñar algunas de las lecciones de vida más importantes, las cuales nunca encontrarás en ningún libro académico.

Por desgracia, como estamos siempre demasiado atrapados en nuestras aceleradas vidas, nos olvidamos de estas joyas que nos ayudan a ser mejores personas.

Ahora que somos adultos, nos hicimos aún más tercos y cabezas-duras que cuando éramos niños, y, algunas veces, necesitamos de la disciplina de un maestro muy estricto para hacernos entrar en razón.

Esa disciplina puede llegarnos en forma de cachetada, o en forma de un artículo en Internet que pretende hacernos recordar las lecciones que hemos olvidado.

1. Sé productivo, no estés simplemente ocupado.

Nunca dejes que tu trabajo gobierne tu vida. Nunca estés tan ocupado como para no tener tiempo para tu familia, y nunca seas tan adicto al trabajo como para perderte los momentos más importantes de la vida de tus hijos.

Esto no significa que debas aflojar; debes sostener a tus seres queridos también. Sólo asegúrate de ser productivo, no de estar ocupado. Recuerda que tus relaciones son más importantes que el dinero. Eres dueño de tus posesiones; y no al revés.

2. Sé paciente.

En un mundo de mensajes instantáneos, conexiones de Internet de alta velocidad, y aplicaciones móviles que realizan tareas con el toque de un dedo, las personas están demasiado acostumbradas a la gratificación instantánea. Quieren todo de inmediato, sin perder tiempo; pero la paciencia es una virtud.

Recuerda que el largo plazo es siempre mejor que el corto plazo. Puedes creer que la decisión de renunciar a tu trabajo durante un momento de máximo estrés sea una buena idea ahora, pero en el largo plazo… ¿de verdad quieres renunciar a una buena oportunidad tan sólo porque tuviste un mal día?

Nada que valga la pena llega fácil ni instantáneamente. Si algo vale realmente la pena, tienes que estar dispuesto a tomarte el tiempo para hacerlo bien. Puede que te tome muchísimo tiempo, pero una vez que veas los resultados, valdrá la pena cada segundo gastado.

3. La relación más importante que tienes es contigo mismo.

No trates de hacerlo todo. Descansa. Respira. Ejercita. La salud es algo que tendemos a descuidar hasta que algo se rompe y nos damos cuenta de lo importante que es nuestra salud. No te quemes a ti mismo tratando de complacer a todas las personas alrededor tuyo. Al final, la persona más importante a la que deberías estar complaciendo, es ti mismo. Esa es realmente la única aprobación que necesitas.

4. Sé amable con todos, cada uno tiene su propia historia, de la que no sabes nada.

¿Recuerdas esa recepcionista que fue mala contigo a pesar de que fuiste más que agradable con ella? Pues no tienes derecho a juzgarla ni ser malo con ella, porque no conoces su historia. Ella puede ser miserable en su casa, o puede tener problemas financieros de los que no tiene manera de salir, o realmente, podría estar atrapada en un trabajo que odia en lugar de vivir su sueño de ser una famosa patinadora profesional.

Nadie sabe lo que el otro está atravesando, así que sé amable con todos los que conozcas. La vida es dura, y todos tenemos nuestros propios problemas con los que luchamos todos los días. Algunas veces, sólo se necesita que una persona al azar te sonría para hacer que todo bien, aunque sea por un momento. Así que sonríe cuando puedas, y nunca juzgues.

5. Vive en el presente.

La vida es corta. No tiene sentido vivir en el pasado y olvidar cómo vivir en el presente. Puede que estés demasiado envuelto en tus lamentos del pasado, o demasiado envuelto en tus planes del futuro, que terminas olvidando que estás aquí, ahora mismo, en el presente.

¿Realmente quieres ser el marido que da a su esposa una casa nueva, pero olvida apreciar su presencia por lo que significa? ¿O la madre que intenta tanto asegurar el futuro de sus hijos, pero que ni siquiera recuerda que es el cumpleaños de su hija es hoy? ¡No corras por la vida! No es una carrera, así que reduce la velocidad.

6. Ama.

Cuando eras un/a niño/a joven e inocente, amar genuinamente era algo natural. Era tan normal como respirar, amabas con un amor incondicional. Pero a medida que envejecemos, nos endurecemos por la dura realidad de este mundo, y amar se vuelve más y más en un ideal, que en una realidad.

Sólo tienes que recordar que, al final, lo más importante en este mundo es el amor. Algunos dicen que el amor está sobrevalorado, pero es lo que realmente hace que el mundo gire, y cuando compartes tu amor sincero con todos los que te rodean, hacen de este mundo un lugar mejor para vivir.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB