Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

5 pasos para emprender un negocio

Por Juan Carlos Martínez Castro | Publicado en Negocios | 7 de junio, 2017

emprenderEmprender un negocio no es tarea fácil pero tampoco es algo imposible de realizar. Aunque diariamente son muchas las empresas que se registran ante las Cámaras de Comercio, son pocas las que sobreviven en el tiempo debido a diversos factores como la mala planeación estratégica, la carencia de una investigación de mercado, la ausencia de publicidad o las malas prácticas administrativas que hoy en día son relevantes si se quiere tener éxito.

¿Qué es el emprendimiento?

Podría definirse como aquellas acciones que una persona implementa para crear un nuevo negocio. En sí, el emprendimiento se refiere a crear una empresa que genere valor de modo que beneficie a todos sus stakeholders. No importaría el sector ni el tamaño de dicha empresa, lo que sí importa es que sus actividades sean legales, rentables, que se sostenga en el tiempo y que aporte beneficios a la sociedad en la que opera.

Son muchas las razones que pueden llevar a que una persona cree su propio negocio como es el no depender de un salario ni figurar como empleado de una compañía. También el querer dedicarle más tiempo a su familia y a sus asuntos personales o simplemente tener el placer de generar empleo y así ayudar a otras personas.

No obstante, existen otros factores que pueden incentivar para que alguien cree su propia empresa como es la realización de sus sueños, el poner en práctica su profesión o el deseo de tener una mejor calidad de vida.

Pero es el atesorar una buena idea lo que realmente puede llevar a que una persona tenga éxito empresarial o fracase en su intento. Una buena idea basada en los anteriores factores podrá ser motivo suficiente para poner en marcha un negocio por difícil que parezca. Del mismo modo, una mala idea o su mala gestión, puede llevar al fracaso a cualquiera por más recursos que posea.

De allí la importancia de realizar una correcta planeación estratégica. Esta debe contener un buen estudio de mercadeo que garantice la viabilidad del negocio de modo que satisfaga las necesidades y deseos de su público objetivo, genere utilidades a sus propietarios, cree empleo bien remunerado, se sostenga en el tiempo, pague impuestos, cumpla con su responsabilidad social y ecológica y lo más importante; contribuya al desarrollo sostenible del país, de América Latina y del mundo.

Sin embargo, no todos los negocios tendrán un alcance global pues muchas empresas exitosas se enfocan en nichos, micro-nichos o células de mercado donde la mayoría operan a nivel local y se caracterizan por ser micropymes. De hecho, se calcula que en Colombia cerca del 80% del empleo es generado por micropymes y tan sólo un 20% es generado por grandes compañías. Una razón más para arriesgarse a crear un negocio propio debido a la importancia que tiene para la economía nacional.

Lo anterior no quiere decir que una micropyme se tenga que restringir a un entorno local pues muchas de estas empresas ya exportan sus productos a diversos destinos. El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo a través de Entidades como ProColombia y Marca País, tienen importantes programas para este fin al igual que la Cámara de Comercio de Bogotá D.C. y el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Igualmente, el que se trate de una micropyme no quiere decir que no se cuente con un músculo financiero suficiente, que facture poco dinero o que no tenga una relevancia a nivel internacional. Es así que muchas empresas de tecnología de carácter global que tienen presencia en el país, son catalogadas como micropymes al igual que otras firmas de sectores diferentes pues Colombia es un gran exportador de bienes y servicios y sede de muchas multinacionales.

Una tendencia actual que puede generar distintas ideas para emprender un negocio es pertenecer a un clúster, algo práctico para integrarse de forma estratégica a un determinado sector. Para lograrlo, es necesario romper ciertos paradigmas y aprender a trabajar mancomunadamente. Muchas empresas que ya no podían sostenerse por sí solas debido a la intensa competencia internacional, se asociaron entre sí junto a sus proveedores y distribuidores con el fin de bajar costos y optimizar procesos, lo que elevó inmediatamente su competitividad.

Otro modelo de negocio cuyo éxito se ha comprobado son las franquicias. Desde crearlas hasta adquirir una puede llegar a ser una buena opción dependiendo del capital con el que se cuente y de los objetivos que se tengan. Existen miles de negocios de este tipo como restaurantes, marcas de ropa, agencias de mensajería, tiendas de café, servicios profesionales y muchos más. Sólo habría que conocer los requisitos, el proceso, el monto de la inversión y arriesgarse a empezar.

Junto a los anteriores modelos, existen otros en diferentes sectores de la economía que pueden ser ejemplo de emprendimiento para cualquier persona que pretenda crear su propia empresa. No hay un único modelo de negocio ni un único sector que garantice el éxito o el fracaso. No existe una fórmula mágica ni ninguna clase de don. Emprender es cuestión de ensayo y error, de querer hacer las cosas y de fracasar mil veces antes de tener éxito.

Es obvio que para poner en marcha una empresa no sólo se necesitan ganas sino también dinero. No es ningún secreto que muchas buenas ideas no arrancan por la falta de financiación o por no poseer algún tipo de respaldo económico. Es por esto que las entidades bancarias ofrecen hoy más que nunca servicios de financiación a ideas de emprendimiento rentables al igual que existen otros mecanismos como la inyección de capital por parte de ángeles inversionistas y fondos comunes. Otras opciones las ofrece el SENA, la Cámara de Comercio de Bogotá D.C. y otras organizaciones como Bancoldex.

De hecho, Colombia es modelo de emprendimiento en el mundo pues tiene infinidad de compañías de todos los tamaños que hacen presencia en todos los sectores de la economía. Desde industria pesada como yates de lujo, automóviles y aviones hasta productos de consumo masivo como ropa, alimentos y electrodomésticos. Otro ejemplo a destacar son las 1361 empresas de contenidos digitales y software que están en proceso de internacionalización gracias al apoyo de ProColombia y el MinTIC.

Pero para logar exportar se requiere cumplir con ciertos estándares internacionales de manera que sean aceptados por las normas internas de otros países. Para esto, es importante asesorarse con expertos con el fin de evitar costos innecesarios y optimizar procesos. De logarse cumplir con tales requisitos, las empresas colombianas podrán seguir accediendo a grandes mercados que hoy son de gran atractivo a nivel internacional como es el que conforman los BRICS, la Alianza del Pacífico, Mercosur y los tradicionales mercados de Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, no sólo se trata de empresas netamente colombianas pues la globalización ha hecho que se rompa ese paradigma y se piense más en empresas que operen desde un determinado país, en este caso desde Colombia. Así, las distintas empresas que tienen presencia en el territorio nacional sin importar si su capital es mixto o si sus accionistas o propietarios son extranjeros o si en algún momento reciben capital proveniente del exterior; son igualmente importantes pues finalmente sus actividades contribuyen al éxito de la economía.

Debido a que son infinitos los factores y las variables que inciden en la creación de una nueva compañía y con el fin de ofrecer una sencilla guía para los nuevos empresarios, a continuación se resumen 5 importantes pasos que todo emprendedor debería seguir:

1. Inspiración

Aunque no es un paso formal dentro del proceso de planeación, es lo más importante para empezar. Antes de arriesgarse financieramente o desperdiciar tiempo y fuerza de trabajo, es importante definir una idea de negocio de manera clara. Esta puede salir de la observación que se haga a un determinado sector económico, de un segmento descuidado por la competencia, de un producto innovador, de un nuevo uso, de un pasatiempo, de una pasión o de la simple intuición.

2. Análisis

Es el primer paso formal del proceso. Una vez definida la idea de negocio, lo que sigue es estructurarla y para ello es necesario realizar un análisis tanto interno (lo que podemos controlar) como externo (lo que no podemos controlar). Aquí se examinan los recursos con los que contamos o a los que podemos acceder, también los recursos con los que cuenta la competencia, las necesidades y/o deseos que satisface nuestro producto ya sea un bien o un servicio, las posibles barreras de entrada, las leyes que existan, nuestra ventaja competitiva…todo.

3. Planeación

La planeación es el segundo paso formal del proceso. Aquí se formulan soluciones para los problemas que arrojó el análisis donde se organizan las acciones a seguir en cuanto al tiempo ya sea a corto, mediano o largo plazo. Igualmente, en este paso se definen las estrategias y tácticas de la compañía para lograr sus metas y objetivos contemplando posibles escenarios.

4. Ejecución

Es el tercer paso formal del proceso. Aquí se pone en práctica todo lo analizado y todo lo planeado. Se debe elaborar una timetable o cronograma de acciones. Allí se debe detallar paso a paso la implementación del plan. Es la puesta en marcha de nuestro negocio.

5. Control

Es el cuarto paso formal del proceso. En él se debe medir el impacto que tuvo la ejecución que realizamos y contemplar las debidas correcciones. Es un momento de reflexión que se conecta con el primer paso del proceso. Es la oportunidad que tenemos para replantear nuestro negocio, corregir errores, aprender de nuestro propio know how y volver a empezar si es necesario.

Como se habrá observado, no existe ningún secreto para crear una empresa ni para que los distintos proyectos de emprendimiento sean exitosos pues esto depende del entorno del mercado, de la oportunidad comercial que se presente y de las habilidades empresariales y recursos con los que se cuente. Sin embargo, sí existe un proceso de planeación el cual todo emprendedor debe implementar si quiere tener éxito.

Fuente: eltiempo

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB