Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

5 maneras de ser productivo en momentos de presión

Publicado en Negocios | 25 de julio, 2013

PresiónPor Vivian Giang

Cuando estás comenzando un negocio, la presión es constante. Cuando todo es una prioridad, ¿cómo mantener la calma y completar todas tus tareas a tiempo?

La clave está en “ser capaz de mantener la intensidad incluso cuando no le tengas que rendir cuentas a nadie externo”, dice Sharon Melnick, un psicólogo y autor de Success Under Stress. Esto significa que necesitas ser capaz de “manejar tus niveles de estrés y mantenerte motivado incluso cuando no lo estés,” dice ella, porque una vez que te permitas estar estresado, terminarás perdiendo tu capacidad de pensar críticamente.

Melnick revela cinco herramientas y técnicas para mantenerte flexible, incluso en circunstancias caóticas y cambiantes de tu vida profesional.

1. Aprende a priorizar correctamente. Esto no es tan fácil como parece. La mayoría de nosotros tenemos varias prioridades compitiendo, y todas ellas parecen urgentes. Melnick sugiere que la mejor estrategia es averiguar cuáles son tus verdaderas prioridades a través de un proceso de clarificación y comunicación.

“La claridad es la mejor herramienta en la administración del tiempo. Cuando te sientas abrumado, puedes siempre rastrear y buscar un punto de falta de claridad en la cadena donde decidiste las prioridades”, dice Melnick.

Asegúrate de hacer tiempo regularmente para pensar en tus tareas y responsabilidades diarias y decidir qué es lo más importante que puedes hacer para mantenerte al día con la cambiante industria y evolucionar en tu experiencia. Entonces prioriza tu lista basada en este entendimiento.

2. Práctica “MonoEnfoque serial” en lugar del MultiTasking. Según Melnick, la mayoría de nosotros pensamos que estamos terminando más cosas cuando hacemos varias tareas a la vez, pero la verdad es que, en realidad no somos capaces de enfocarnos realmente en nuestras tareas y “perdemos eficiencia y enfoque cada vez que tenemos que cambiar entre los temas y proyectos.”

Distrae tanto eso que a lo largo del día, puede de hecho llevarte un 30 por ciento más tiempo completar una tarea y terminas cometiendo el doble de errores.

3. No estés siempre disponible. A lo largo del día, nos encontraremos con frecuentes interrupciones que nos harán perder el tiempo. De hecho, Melnick dice que en promedio, los que trabajan en oficinas son generalmente interrumpidos siete veces por hora, lo que equivale aproximadamente a 56 veces al día, perdiendo unas asombrosas 2,1 horas por día.

Cuando se trata de interrupciones diarias, Tienes tres opciones: permitirlas, cortarlas o clasificarlas. Si decides permitirlas (o aceptarlas), entonces préstale toda tu atención y resuélvela de inmediato para que no te interrumpa de nuevo luego. Si decides cortarla, cierra tu correo electrónico o mantén tu teléfono en silencio durante este tiempo. De esta manera, tendrá más control sobre los demás que quieren contactarse contigo. Por último, si optas por clasificarla, debes “permitir una breve interacción entre tú y el interruptor únicamente para determinar cómo manejarás la interrupción”, dice Melnick.

4. Comunica tus planes cuando no estés disponible. Cuando hayas decidido que necesitas cierto tiempo para estar “fuera de juego”, debes informarle a los demás de tu plan.

“Nuestra adicción a los dispositivos digitales tiene más que ver con una necesidad subyacente de sentirnos queridos e importante. [Creemos que] ser un exitoso miembro de la clase media social es mostrar nuestra dedicación al trabajo profesional y estar disponibles todas las horas del día “, dice Melnick. Sin embargo, esta dedicación no significa que seas realmente productivo, sólo que estás disponible.

5. Identifica las cosas que desperdician tu tiempo. Determina exactamente qué es lo que te hace perder tiempo durante el día y pregúntate por qué las haces. Por ejemplo, si estás navegando por la Web, pregúntate por qué lo estás haciendo. ¿Es porque estás aburrido? ¿O estás tratando de tener nuevas ideas? Una vez que descubras por qué estás haciendo estos hábitos improductivos, podrás comenzar a ponerle freno a estos hábitos y convertirte en una persona más productiva.

En un ambiente de trabajo continuo, siempre tendrás muchas cosas para hacer y muy poco tiempo para hacerlo. Desde E-mails hasta mensajes instantáneos, hay tanta tecnología a nuestro alcance que es fácil distraerse. Como esta tecnología nos hace más disponibles y nuestros niveles estrés aumentan, tenemos que ser capaces de enfocarnos en las cosas más importantes y eliminar lo que nos hace menos productivos.

Este post fue publicado originalmente en OPEN Forum.

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB