Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

5 hábitos para superar tus creencias auto-limitantes

Por Gwen Moran | Publicado en Desarrollo Personal | 12 de septiembre, 2016

Super ExitososA veces, la cosa más grande que te impide alcanzar un mayor éxito es algo de lo que puede que ni siquiera te hayas dado cuenta.

Se las conoce como “creencias iceberg”, y podrían ser los más grandes obstáculos de los que no te diste cuenta.

Andrew Shatté, PhD y director de ciencia en meQuilibrium, una plataforma de coaching de resistencia digital, dice que las creencias iceberg son las creencias auto-limitantes que tenemos a veces por debajo de la superficie de nuestra conciencia. Y pueden ser devastadoras para nuestra confianza, estado de ánimo y niveles de rendimiento.

“A menudo nos encontramos con que un iceberg (como ‘debería hacer todo perfecto’) lleva a la gente a la excelencia, por lo que realmente tiene un lado positivo. Pero los seres humanos por desgracia, siendo lo que somos, nunca hacemos nada a la perfección,” dice. No lograr constantemente la marca requerida puede producirnos tristeza, vergüenza, desánimo y frustración, añade Shatté.

Para sacar de raíz estas creencias y deshacernos de ellas, trata estos cinco pasos.

Revisa tu lenguaje

Una gran señal de que tienes un iceberg es cuando dices cosas como: “Eso es imposible” o “Tengo que,” dice el consultor de fortaleza mental Andrew D. Wittman, PhD y  autor de Ground Zero Leadership: CEO of You.

Cuando tienes miedo o resistencia por algo, puede ser una señal de que tienes una creencia subyacente que está provocando esas reacciones.

Busca barreras

¿Dónde te sientes “atrapado” en tu vida? ¿Dónde reaccionas de forma emocionalmente exagerada? Shatté dice que explorar las áreas en las que estás insatisfecho y buscar por qué no realizas cambios puede ser una buena manera de identificar tus creencias auto-limitantes. Los Icebergs normalmente se dividen en tres categorías, dice:

1. Logros. Aquí es donde crees que tienes que hacer todo bien y a la perfección, o que tienes que hacer todo tú mismo. Ninguna de estas creencias son posibles de lograr.

2. Sociales. Las creencias aquí son a menudo sobre la obligación de hacer felices a los demás o realizar ciertas funciones para los demás. Es posible que sientas que tienes que demoler tus propias necesidades para hacer felices a los demás.

3. Control. Aquí, las creencias son típicamente perseguir niveles imposibles de control sobre tu vida y creer que tu vida será mejor cuando los logres. Gastas energía tratando de lograr lo imposible.

Suspender la incredulidad

Tus icebergs pueden haber sido formados cuando eras niño, por lo que podrían estar bastante bien afianzados y ser difíciles de hacer desaparecer, dice Wittman.

Pero una vez que los encuentras, necesitas darles un descanso, aunque sea por breves períodos, suspendiendo tu incredulidad de que puedes ir más allá de ellos. Si eso suena imposible, necesitas pensar de nuevo; lo haces cuando te pierdes en una película u otra experiencia que sabes que no es real, dice. Una vez que hayas silenciado la creencia, pregúntate cómo puedes hacer lo que deseas hacer pero sientes que no puedes.

Si dices, ‘¿Cómo lo haría?’ Tu cerebro se pondrá a trabajar y encontrará toda la información que pueda apoyar a eso, y también te pondrá en una posición donde podrás, o al menos puedas encontrar la solución a lo que estás enfrentando,” dice Wittman.

Establece un objetivo ambicioso

Una vez que hayas comenzado a trazar un camino para llegar a donde quiere llegar, el siguiente paso es fijar un objetivo ambicioso hacia lo que quieres lograr, dice la psicóloga Patricia Farrell, PhD de New Jersey y autora de How to Be Your Own Therapist: A Step-by-Step Guide to Taking Your Life Back.

Elige una meta que te ayude a moverte en la dirección de tu objetivo general, pero asegúrate de que sea algo que esté un poco fuera de tu zona de confort, dice. Puede que no lo logres al principio, pero cuanto más trabajes hacia ellos, más confianza construirás, y la confianza es el enemigo natural de las creencias auto-limitantes.

Acostúmbrate a sacar el piloto automático

Caminar por ahí con creencias auto-limitantes es como estar en piloto automático, dejando que alguna otra fuerza te diga cómo maniobrar en el mundo, dice Shatté. Cuando empiezas a identificar y eliminar esas creencias, puede ser muy liberador, dice.

“Estas creencias abarcan mucho, declaraciones generales sobre cómo debería ser el mundo, por lo que cuanto más las limpiamos, más control ganamos en muchas áreas de nuestras vidas,” dice.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB