Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

5 extraordinarias cosas que podemos aprender de los niños

Por Laura Yates | Publicado en Desarrollo Personal | 5 de marzo, 2016

aprender de lo niñosLos niños ríen unas 300 veces al día, mientras que los adultos lo hacemos menos de 20. ¡Esa es una gran diferencia!

Por supuesto, cuando crecemos llegan las responsabilidades y desafíos y no todas esas cosas nos hacen querer rodar de la risa.

Sin embargo, hay muchas cosas que podemos aprender de nuestros pequeños, que si implementamos en nuestras vidas, pueden cambiar el juego por completo.

1) ¡Juega!

Haz tiempo para hacer algo divertido; por tu bien, es realmente increíble cómo eso estimula tu cerebro y tus jugos creativos.

Te saca de tu mentalidad diaria y tiene una maravillosa manera de revivir tu percepción y perspectiva. Además, ¿por qué es tan raro pensar que los adultos no podemos ir sin rumbo y subir un árbol o saltar como locos? ¿O cualquier otra cosa que queramos hacer pero que no hacemos porque creemos que sería tonto e inmaduro?

¿Y por qué no podemos jugar en nuestra vida profesional tampoco? ¿No sería genial que en lugar de tener la reunión semanal sentados en una oficina aburrida, la hiciéramos mientras damos un paseo, o jugamos con un disco volador (o lo que creas que podría ser divertido)?

Salir afuera y moverse es increíblemente bueno para aumentar tu energía, inteligencia y niveles de endorfinas, y creo que no sólo las reuniones serían más agradables sino que los resultados, las ideas y acciones serían mucho más radicales también!

2) El fracaso no es una opción

Cuando un bebé trata de dar sus primeros pasos, no se cae y se declara a si mismo un fracasado. Simplemente se levanta y sigue intentándolo. Las piernas del bebé se tambalearán pero seguirán persistiendo hasta caminar. Podrás ver la determinación en el rostro del niño, pero no estará diciéndose internamente “No puedo hacerlo, soy un fracasado, voy a renunciar”. Como adultos, hay un montón que podemos sacar de eso.

3) Sigue siendo curioso

Para los niños, el mundo y todo en él es una gran aventura. Los niños están fascinados incluso por esas pequeñas cosas que; como adultos, estamos tan acostumbrados a dar por sentado. De hecho, los niños son mucho más conscientes y viven en el momento gracias a eso.

Si bien hay muchas cosas en el mundo que no son nuevas para nosotros como adultos, hay millones de nuevos lugares, personas y experiencias que todavía tenemos que descubrir; al igual que los niños. Así que por qué no haces que sea algo regular en tu vida el comenzar una nueva aventura; que sea tan grande o tan pequeña como quieras. Prueba algo diferente y experimenta realmente lo que es vivir en el momento!

4) Olvida y sigue adelante

Los niños tienen esa maravillosa forma de patalear y armar un alboroto por algo, ya sea por un juguete que no pueden tener en ese momento o por una determinada comida que no se les permite, y entonces, cinco minutos más tarde, simplemente olvidarlo y seguir adelante.

Ellos no se estresan por ello. Como adultos, aunque expresamos el alboroto inicial de manera diferente, nos aferramos a por qué algo no funcionó, lo cual se manifiesta en forma de culpa, ira, amargura o incluso celos. Todas emociones negativas y que sólo desperdician energía! Si algo no funcionó, déjalo ir y sigue adelante.

5) No juzgues

Particularmente cuando llegan a la escuela, los niños sólo juzgan a otros niños basados en lo que otros les dijeron, observaron o aprendieron de los adultos y de influencias externas. Inicialmente, sin embargo, los niños toman cada situación o persona que conocen completamente por su valor nominal.

No están preocupados por su aspecto visual ni buscan defectos en nadie. No evalúan y luego deciden si quieren participar o interactuar; lo hacen de forma natural. Si bien tal vez es poco realista ser completamente así como adultos, sí podemos recordar siempre la importancia de no juzgar prematuramente a una persona o una situación.

Y por último ¡Ríe más! Reír puede cambiar tu estado de ánimo en un santiamén! En muchas situaciones, realmente puede ser la mejor medicina. Darte permiso para divertirte y reír más realmente puede mejorar tu vida de muchas maneras.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB