Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

5 errores que cometí en mi startup para que no tengas que cometerlos tú

Por Joshua Steimle | Publicado en Negocios | 4 de julio, 2016

Super ExitososMe gustaría poder decirle a las personas que cometí tantos errores como emprendedor, que no me queda más que tener éxitos a partir de ahora. Por desgracia, no es cierto.

No importa cuántos errores uno cometa como emprendedor, hay más formas de fracasar de lo que podrás experimentar a lo largo de la vida. Como Jason Fried señaló, el fracaso está sobrevalorado.

Si bien el fracaso puede que esté sobrevalorado, eso no quiere decir que no debas aprender de él cuando suceda. Pero es mucho mejor si puedes aprender de los errores que otras personas han cometido, en lugar de tener que cometerlos tú mismo. Como dice el proverbio: “Un hombre sabio aprende por la experiencia de los demás, un tonto, por la suya.” En ese sentido, yo puedo ser un tonto, pero si lo soy, te ofrezco la oportunidad de ser un sabio y aprender de mis errores y no repetirlos.

En mis años como emprendedor cometí suficientes errores como para llenar un libro (en el que estoy trabajando), pero aquí tienes cinco de los más grandes:

Ignorar los sabios consejos.

He tenido algunos grandes mentores en los últimos años. Es una lástima que cuando más necesitaba prestar atención a sus consejos, los ignoré. Estoy seguro de que les dolía verme cometer errores que me habían dicho cómo evitar. Pero era terco y creía que sabía más de lo que sabía. Si no tienes un mentor que te diga cuando lo estás haciendo mal, consigue uno… ¡¡¡y escúchalo!!!.

Elegir al socio equivocado.

Empecé un negocio y subí a bordo a dos socios. Ambos eran buenos, pero no eran las personas adecuadas. A uno de ellos lo hice entrar 10 minutos después de conocerlo. En el momento en que nos separamos entendí que el error que había cometido era tener socios, y pasé los siguientes 10 años sin socios.

Hace dos años decidí que necesitaba un socio nuevamente. Después de buscarlo por un año, y un período de prueba, encontré al más adecuado y eso marcó una diferencia increíble en mi negocio. Cuando digo “increíble”, me refiero a que nuestros ingresos mensuales se duplicaron en los últimos cuatro meses y estamos en camino de duplicarlos de nuevo en los cuatro meses siguientes.

Quedar satisfecho demasiado fácilmente.

Durante años mi negocio crecía, se estancaba, se retraía, y entonces el proceso comenzaba de nuevo. Nunca logré pasar cierto punto. Eso era por que me satisfacía demasiado fácilmente, y sentía como que podía tomar un descanso.

Aprendí de primera mano la verdad del dicho de que si no estás creciendo, estás muriendo. Si en algún momento te quedas satisfecho con el lugar en donde estás, o necesitas fijarte metas más altas, o cambiar tu línea de trabajo.

Pedirle prestado a la oficina de impuestos.

Hace unos 10 años, llegué a un punto donde el dinero que entraba a mi negocio provenía de un solo cliente, y tenía que decidir si les pagaba a mis empleados sus salarios a tiempo, o le pagaba a la oficina de impuestos.

Si le pagaba a la oficina de impuestos, los empleados podrían renunciar, yo no sería capaz de continuar proporcionando el servicio, y me iría a la quiebra. Si le pagaba a los empleados, la oficina de impuestos eventualmente vendría tras de mí, pero quizás las cosas podrían haber cambiado y podría pagarles todo.

Quiero ser claro en esto, si te encuentras en esta situación, paga a la oficina de impuestos primero. ¿Escuchaste hablar sobre usureros rompiéndole las rodillas a un prestatario cuando un préstamo no se pagaba a tiempo? Basado en mi experiencia de tomar un “préstamo” de la oficina de impuestos, prefiero pedirle prestado a un usurero. Al menos puedes razonar con un usurero.

Tomar deuda.

Mejor aún, sigue el consejo de Dave Ramsey y no pidas prestado a nadie. Puedes endeudarte más rápido de lo que puedes gastar dinero, pero sólo puedes saldar tu deuda tan rápido como obtienes beneficios. Incluso en una empresa de servicios pequeña, es fácil acumular $ 500.000 en deuda y no tener nada que mostrar por ella, y un muy largo horizonte para pagarlo. Créeme, yo estuve allí, y no es un lugar divertido.

La deuda me permitió encubrir un montón de errores, y no fue hasta que el pozo se secó que tuve que solucionar esos problemas y hacer mi negocio exitoso. Mirando hacia atrás, desearía no haber tomado ninguna deuda en absoluto, ya que eso me hubiera obligado a ser más sabio desde el primer día.

Hoy en día cometo menos errores de los que cometía antes, pero gran parte de mi habilidad para esquivar las malas situaciones proviene de experiencias dolorosas. Sigue mi consejo, es mejor aprender observando a otras personas cometer los errores.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB