Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

5 Cosas que las personas felices dejan ir

Por Andrew Walton | Publicado en Desarrollo Personal | 17 de marzo, 2016

dejar irHay una razón por la que el tema de Frozen es un éxito mundial. Las personas has estado buscando maneras de “Let It Go” (Dejar ir) desde hace mucho tiempo, pero decirlo es mucho más fácil que hacerlo.

A menudo, estamos empantanados por las preocupaciones diarias que la vida nos lanza, pero si hay un secreto que las personas realmente felices comparten, es que saben cómo dejar ir las cosas.

Puede que te tome tiempo poder cambiar por completo tu mentalidad, pero dejar ir estas cosas podría ser un buen comienzo:

1. El estrés

Claro, todos tenemos que pasar por cierto nivel de estrés, especialmente en nuestros trabajos. Pero cuando dejamos que el estrés controle nuestras vidas y afecten nuestras relaciones personales, perdemos nuestra innata felicidad.

El estrés es normal, pero no debería ser constante. Puedes estresarte por una gran presentación o por algún evento importante en tu vida, pero nunca dejes que el estrés interfiera con quien eres. Sé alegre y ten un corazón brillante y feliz; no dejes que el estrés te rodee. El estrés puede perseguirte y hacerte miserable. Las personas sienten tu aura, y si irradias felicidad donde quiera que vayas, las personas felices gravitarán hacia ti aún más.

2. A las personas toxicas.

No importa qué tan buena personas seas, siempre habrá personas a las que no les agradarás. Chismearán sobre ti, hablarán de ti a tus espaldas, e incluso tratarán deliberadamente de causarte algún tipo de dolor metafísico. Estas personas son tóxicas, y estás mucho mejor sin ellas.

¿Está algún llamado “amigo” no apoyando tus sueños ni metas? ¿Está un conocido frecuente tratando de tirarte para abajo? ¿Está tu compañero de trabajo burlándose de cada idea o comentario que haces? Nunca serás capaz de complacerlos a todos, así que haz lo que puedas y sé la mejor persona que puedas ser. Aquellos que no puedan soportarlo ni siquiera deberían estar cerca de ti en primer lugar. En vez de ello, deshazte de estas personas tóxicas y construye un círculo cercano con personas que realmente saquen lo mejor de ti.

3. La edad.

Mires donde mires, ves todos estos productos anti-envejecimiento y soluciones de belleza en carteles publicitarios, revistas o televisión. Hollywood está lleno de actores y actrices que pasaron por el quirófano para parecer más jóvenes de lo que realmente son. La cirugía plástica se volvió tan común y tan extendida que incluso niñas increíblemente jóvenes ya quieren hacerse la nariz o los senos.

Las multinacionales gastan miles de millones de dólares en desarrollar y comercializar productos que impedirán o retrasarán el envejecimiento, y revertirán los efectos de la edad en el cuerpo humano. Pero no importa cual sea el suero mágico, nadie puede negar el paso del tiempo. Sí, vas a envejecer. Pero envejecer es un estado mental. Puedes elegir llorar por tus primeras canas y por las arrugas que emergieron en tu cara, o puedes celebrar el hecho de que estás entrando en tus años dorados, y que te hiciste mejor, más sabio y más fuerte de lo que eras antes.

Envejecer es un privilegio con el que no todo el mundo fue bendecido, así que en vez de preocuparte por tus ojeras, déjalas estar; descubrirás que cuando lo haces, te harás aún más joven de lo que realmente eres. Ese es el secreto de la juventud.

4. El pasado.

El pasado es el pasado, está terminado y hecho. Si bien los eventos que ocurrieron sin dudas todavía tienen sus repercusiones hoy, no puedes vivir en el pasado por siempre y olvidarte de tu futuro. Deja ir tu ira, tus rencores, tus errores. En lugar de castigarte por tus esfuerzos anteriores o torturarte por lo que deberías haber hecho de manera diferente, enfócate en el ahora. Vive el presente, porque lo que haces hoy es lo que afectará tu futuro. Cada día es un regalo para empezar de nuevo y hacerlo mejor, así que deja de apretar el botón rebobinar y empieza a apretar play.

5. Las excusas.

Una de las actitudes más destructivas que una persona puede tener es la incapacidad de asumir la responsabilidad de sus acciones. Hay personas que siempre inventan excusas para los demás y para sí mismas: “No fue mi culpa.” “No puedo hacerlo hoy.” “No estaba informado.” “Tal vez lo haga mañana.” “No tengo lo que se necesita.” “No soy lo suficientemente bueno.”

Para llegar a ser verdaderamente feliz con tu vida, tienes que dejar de poner excusas. Posee tus errores; asume la responsabilidad de todo lo que haces. Y más importante, obtén resultados concretos. Hablar es barato, y las excusas sólo lo empeoran. Toma el primer paso para hacerte a ti mismo una persona más feliz haciendo algo al respecto en este momento; empezando por dejar ir tus excusas.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB