Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

4 cosas a las que debes renunciar para poder avanzar

Publicado en Desarrollo Personal | 7 de febrero, 2015

AvanzarPor Angel Chernoff

“Cuando las cosas vayan mal, no vayas con ellas.” – Elvis Presley

Renunciar no siempre significa que eres débil o que estás equivocado, de ninguna manera. A veces, simplemente significa que eres lo suficientemente fuerte y lo suficientemente inteligente como para olvidar y seguir adelante con tu vida.

Y eso es precisamente de lo que hablaremos hoy

Renunciar para seguir adelante:

1. En primer lugar, renuncia a las excusas que te sigues diciendo.

Porque ninguna excusa ni explicación en el mundo te hará ningún bien. No le agregarán ningún valor a tu vida ni mejorará la calidad de la misma ni siquiera por el más mínimo margen. Lograr tu propósito y llegar a donde quieres llegar en la vida, requiere más que sólo pensar y hablar. Estas hazañas requieren de acciones enfocadas y sostenidas en el tiempo. Y la buena noticia es que eres perfectamente capaz de tomar cualquier acción que sea necesaria. Sólo tienes que elegir hacerlo.

Nadie más puede tener éxito por ti en tu nombre. La vida que vives es la vida que te construyes. Hay tantas posibilidades de las que elegir, y tantas oportunidades para crear el puente para ir desde donde estás, hasta dónde quieres estar. Ahora es el momento para dar un paso hacia adelante.

Tarde o temprano, de alguna manera u otra, te darás cuenta de que no es lo que pierdes en el camino lo que cuenta; es lo que haces con lo que todavía tienes. Cuando dejas ir el pasado, perdonas lo que necesitas perdonar, y seguir adelante, de ninguna manera cambias el pasado, cambias el futuro.

2. Una vez que superes las excusas, renuncia a la idea de que no tienes lo que se necesita.

Tienes exactamente lo que se necesita. ¿Será fácil? Por supuesto que no! Nadie te va a golpear en tus puntos débiles tan duro como lo hará la vida. Algunas veces la vida te tirará al suelo y te mantendrá ahí si se lo permites. Pero no se trata de cuan duro puede golpearte la vida; se trata de cuan duro puedes ser golpeado y aun así seguir adelante. De eso se trata la verdadera fuerza. Y de eso se trata ganar el juego de la vida. Así que sigue adelante.

El punto es que todas las cosas pequeñas, hacen la gran diferencia. Cada paso es crucial. La vida no se trata de un simple momento de gran triunfo y logro. Se trata de los ensayos y errores que poco a poco te hicieron llegar allí; de la sangre, el sudor, las lágrimas, y las cosas pequeñas e insignificantes que hiciste diariamente. Todo importa al final; cada paso, cada pena, cada decisión, y cada aflicción.

Hasta los acontecimientos aparentemente inútiles suman algo. El trabajo de salario mínimo que tuviste en la secundaria. Las noches que pasaste sociabilizando con tus compañeros de trabajo y que nunca volviste a ver. Las horas que pasaste escribiendo tus pensamientos en un blog personal que nadie leyó. La expectativa por los planes elaborados de futuro que nunca llegaron a ser. Todas esas noches solitarias que pasaste leyendo novelas, noticias, cómics y revistas de moda, y todo el cuestionamiento sobre tus principios sobre la vida, el sexo y la religión, y si eres, o no eres, lo suficientemente bueno tal y como eres.

Todo esto te ha fortalecido. Todo esto te llevó a los éxitos que has tenido. Todo esto te hizo quien eres hoy. Y todo esto te demuestra que tiene la fuerza para hacerle frente a los retos que están frente a ti.

3. Renuncia a enfocarte en lo que está mal, y empieza a darte cuenta de lo que está bien.

Lo que ves a menudo depende totalmente de lo que estás buscando. Da tu mejor esfuerzo y resigna el resto. Cuando te quedas atascado lamentándote por la vida que crees que deberías haber tenido, terminas perdiéndote de la belleza que tienes. Te costará muchísimo lograr ser feliz si no estás agradecido por las cosas buenas que tienes en tu vida ahora mismo.

Y no necesitas circunstancias ideales para seguir adelante. Las personas más felices y exitosas no viven con un determinado conjunto de circunstancias, sino más bien con un cierto conjunto de actitudes. Elegir ser positivo y agradecido por lo que tienes ahora determinará cómo vas a vivir el resto de tu vida. Así que busca algo positivo sobre hoy. Incluso si tienes que mirar un poco más de lo habitual, siempre existe algo.

Así que no esperes hasta que todo este bien; nunca será perfecto. Siempre habrá desafíos, obstáculos y condiciones menos que perfectas. ¡Y que! ¡Comienza ahora! Con cada paso que des, crecerás más y más fuerte. Dilo en voz alta: “Estoy decidido a vivir una vida feliz, no importa cuales sean mis desafíos! Voy a convertir todos mis cuentos de furia en cuentos de gloria! Convertiré todos mis cuentos de Ohhhhh 🙁 en cuentos de WOW!” Y no importa lo que pase, simplemente da lo mejor de ti y aprecia lo que estás aprendiendo. No vas a disfrutar de tu vida si no disfrutas de tus desafíos.

4. Renuncia a la tendencia de quedar atrapado por los juicios y las opiniones de los demás.

Honestamente, la peor cárcel en la que probablemente vivirás será en tu temor a lo que los demás piensen de ti. No puedes permitir que otras personas te digan quien eres o qué quieres. Tienes que decidirlo por ti mismo. Cuando estés tomando grandes decisiones, recuerda, lo que tú piensas sobre ti y sobre tu vida es más importante que lo que los demás piensen de ti. No dejes que nadie te hagan sentir culpable por vivir TU vida. Siempre y cuando no le hagas daño a nadie más, vive a TU manera.

La clave aquí está en recordar que está bien escuchar a los demás, pero no a costa de tu propia intuición. Porque durante tu vida, habrá muchas ocasiones en las que el mundo se pondrá muy tranquilo y lo único que quedará, será el latido de tu corazón. Así que es mejor que aprendas el sonido del mismo, de lo contrario, nunca entenderás lo que te está diciendo.

El punto es que cuando pasas demasiado tiempo concentrándote en la percepción que tienen todos los demás de ti, o quien quiere todo el mundo que seas, eventualmente olvidas quien realmente eres. Así que no le temas a los juicios de los demás; sabes en tu corazón quien eres y qué es verdad para ti. No tienes que ser alguien más para impresionar a la gente. Deja que estas personas sean impresionadas por quien realmente eres.

Honestamente, ¿Qué importa la vida si te pierdes en el camino? Incluso tus mentores deberían enseñarte COMO pensar, no QUE pensar. Así que si alguien (quien sea) está menospreciando tu verdad, puede que sea el momento de darle la espalda.

Tu turno…

Si sientes que estás atascado, o teniendo problemas para avanzar, debes saber que no estás solo. Estamos todos juntos en esto. Sin embargo, también puede que estés sosteniendo algo que te detiene. Lo que significa que las cosas podrían hacerse más fáciles si soltarás ese “algo”.

De hecho, cada vez que Marc y yo nos encontramos corriendo en el mismo lugar, nos ponemos a evaluar nuestra situación actual, y entonces nos preguntamos cosas como: “¿Qué nos detiene?” Y “¿Hay algo que necesitemos dejar de lado o renunciar, para poder avanzar de nuevo?”

Hoy te animamos a hacer lo mismo.

Publicado originalmente en marcandangel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 7/02/2015 - CESAR ESTAY:

    “El éxito es sacar lo mejor de ti. No es lo que terminas teniendo o no teniendo,
    si no, lo que hiciste con lo que se te dio”. (Nick Vujicic).

    http://www.nacerpublicidad.cl

  2. 2 8/02/2015 - higinio galindo:

    elexito es buscar dia a dia la realizacion de tus sueños.
    nunca podre decir ya tengo todo,cada dia aprendo ,obtengo mas y mas.

Subir »
FB