Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

4 consejos de vida que cualquiera en sus 20-algo (y más allá) puede usar

Por Leo Babauta | Publicado en Desarrollo Personal | 6 de agosto, 2016

20sUna joven me escribió recientemente sobre sus temores sobre el futuro:

“Estoy en mis 20s y estoy tratando de averiguar cual será mi futuro. Me pregunto cómo dejar de preocuparme y dejar que el miedo a lo desconocido ocupe totalmente mis pensamientos diarios (me estoy mudando de Suecia a Estados Unidos y no tengo ni idea de cómo voy a encontrar un trabajo, un lugar para vivir, etc.). Estoy muy asustada por el futuro, incluso cuando ya vencí obstáculos antes.”

La primera cosa que le diría es: No estás sola.

Muchas personas, jóvenes y viejos, le tienen miedo a lo desconocido, sobre todo cuando las cosas no están resueltas y todo está en el aire.

Tengo una hija de apenas 20 años, un hijo de 18… y no tienen ni idea de lo que el futuro les depara. Tampoco lo tuve yo cuando era joven, y para ser honesto, todavía no lo tengo! Me asusta un poco menos ahora, pero sé lo que es tener miedo de un amplio y aterrador futuro.

La segunda cosa que me gustaría decir es esto: Nadie tiene las respuestas. Nadie sabe cual es el mejor camino que debes tomar. Nadie descubrió la respuesta definitiva para tu problema de temerle al futuro. Lo mejores de nosotros simplemente fingen y hacen que parezca que sabemos lo que estamos haciendo. Pero no lo sabemos. Nosotros también seguimos tratando de averiguarlo, y la pura verdad es que la mayoría de nosotros, o estamos asustados o estamos fingiéndolo, incluso para nosotros mismos.

Pero tú quieres algunos consejos prácticos, estoy seguro. Así que déjame hacer lo mejor que pueda… pero siempre recuerda que 1) No está solo, y 2) nadie tiene en realidad la respuesta, si somos honestos.

Vuélvete bueno en algo

No tienes trabajo, nada fijo que hacer, las cosas están muy abiertas… y eso es aterrador, pero también es una ventaja. Tu horario está abierto, y tienes inmensas posibilidades.

La manera de tomar ventaja de esto es encontrar algo en lo que volverte bueno, y hacerte realmente bueno en ello. Tan bueno como puedas.

Y aquí tienes más buenas noticias: realmente no importa lo que elijas. Si decides ser bueno en diseño, y trabajas dos años en eso, y luego descubres que lo odias… puedes cambiar! Puedes entonces hacerte bueno en fabricar cosas con tus manos, y entonces cambiar cuando decidas que no es para ti. Y puede que luego aprendas programación y seas bueno en eso. O aprendas a tener un blog, y te vuelvas bueno en eso. No importa.

No importa porque el tiempo que gastas en volverte bueno en algo nunca es tiempo desperdiciado. Aprendes sobre cómo hacerte bueno en algo. Conoces personas que son apasionadas. Haces conexiones, con personas y con ideas y contigo mismo. Aprendes sobre ti mismo en el proceso.

¿Cómo te haces bueno en algo? En primer lugar, ponte offline, para alejarte de las distracciones. Y entonces:

1. Elige algo, cualquier cosa, que te interese.
2. Encuentra el siguiente paso más sencillo, y dalo.
3. Encuentra alegría en ese paso.
4. Encuentra a alguien con quien compartirlo. Mejor aún, encuentra a alguien a quien reportarte, como un jefe, o colega, o cliente, o amigo para que controle que no lo dejes.
5. Encuentra el siguiente paso sencillo, y disfruta de ese también.

Lo harás mal. Dudarás de ti mismo. Desearás poder hacerlo mejor, más rápido. Todos lo hacemos, pero la buena noticia es que eres joven y está bien hacer las cosas mal por un tiempo. Para cuando estés en tus treintas, lo harás mal un poco menos.

Construirás algo de impulso. Comenzarás a amarlo porque comenzarás a ser bueno en ello. Comenzarás a pensar que sabes lo que haces, y entonces te darás cuenta de que hay mucho más para aprender, y encontrarás que eso te da miedo, y después descubrirás que es emocionante.

Conéctate con personas interesantes

Buscar personas en línea que hagan cosas interesantes, reúnete con ellos en la vida real. Encuentra gente que sea apasionada, que estén construyendo cosas, que estén empujándose a sí mismos, que sueñen en grande, que sean conscientes, alegres, saludables, amables, tímidos, gregarios, aventureros y curiosos.

Hazte amigo de ellos. Está allí para ellos. Sé útil. Hazlos reír. Estas son tus personas.

Ellos te levantarán, te excitarán, llenarán tu vida con significado. Ellos harán que la sinceridad y la alegría sea tu nueva normalidad.

Estas personas ayudarán a tu futura carrera, de alguna manera, pero eso no es lo importante: lo que realmente importa es que los amigos son importantes. Tener unos que sean tontos te desanima. Tener unos que te apoyen e inspiren, que ames y valores… hacen que la vida sea significativa.

Pero no te preocupes mucho por lo que las otras personas estén haciendo. Apaga los medios de comunicación social de vez en cuando, y enfócate sólo en lo que estés haciendo. Cuando te juntes con amigos, descubre qué están haciendo, y qué los hace felices, pero no te preocupes si no estás haciendo esas cosas. Esa es su vida, y es impresionante, pero tu vida será únicamente la que decidas que sea.

En las finanzas

No tienes un trabajo todavía. Eso está bien, pero necesitas encontrar una manera de hacer dinero. Puedes trabajar como freelance, lavar coches, conducir para Uber, conseguir un trabajo temporal, ser un interno, no importa. Encuentra una forma de pagar el alquiler, e idealmente, aprender algunas habilidades mientras estás ganando para el alquiler.

Si tu trabajo no es el trabajo de tus sueños, sólo hazlo por ahora para pagar el alquiler, y pasa tu tiempo libre desarrollando alguna habilidad, y haciéndote bueno en algo. Pero no te atasques en tu trabajo, siempre busca algo mejor. Comienza tu propio negocio al mismo tiempo si puedes.

Gasta menos de lo que ganas. Todo el mundo lo dice, pero la mayoría de las personas lo ignoran. El secreto es querer muy poco. Siéntete satisfecho con tener pocas posesiones, con la comida sencilla, no con la necesidad de tener las cosas más nuevas o de ir a los restaurantes más cool o entretenidos.

Encuentra una biblioteca, lee algunos libros, trabaja en algunas habilidades, come comida sencilla vegetariana. Ahorra todo lo que puedas. Sí, eres joven y no necesitas preocuparte por la jubilación, pero tener dinero para cuando seas viejo no es el punto – el punto es construir un fondo de emergencia para no tener miedo si puedes pagar el alquiler o no.

Preocupándote por el futuro

Es normal preocuparse por el futuro, pero probablemente el mejor antídoto es aprender a cambiar tu enfoque a lo que está justo en frente tuyo, en este momento.

¿Estás haciendo algún trabajo? Enfócate en el acto físico de hacerlo. ¿Estás comiendo? ¿Cómo se siente esa comida? ¿Estás en un tren? ¿Cómo se siente tu trasero en el asiento, tus pies sienten el suelo? ¿Qué sonidos hay? ¿Qué puedes ver a tu alrededor?

Esto puede parecer un consejo trillado, pero lo que pasa es que aprendes a pasar de  tener ansiedad por el futuro a darte cuenta de lo que te rodea en este momento. Y te das cuenta de que si bien el futuro desconocido podría dar miedo, el presente se ve bien.

Descubrirás, de un momento a otro, que cada momento es bueno. Comenzarás a desarrollar confianza en el momento presente. Y ese es el antídoto a los temores sobre el futuro: aprender a confiar en que todo irá bien, porque a medida que pase cada momento, seguirás estando bien.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB