Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

30 cosas que debes dejar ir para avanzar

Por Marc Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 13 de marzo, 2016

dejar irVas a descubrir que es necesario dejar que algunas cosas se vayan, simplemente porque son pesadas. Así que deja que se vayan… déjalas ir. No ates pesos a tus tobillos.

“Ayer por la tarde mi hermana gemela me llamó desde su habitación en el hospital. Ha estado en coma por casi un año. Estar cerca de las fiestas y el año nuevo con mi hermana de vuelta a mi lado es un sentimiento que no tiene precio. De hecho, pasamos toda la noche juntas, hablando y riendo. Ella sigue estando débil, por supuesto, pero sorprendentemente coherente.”

Así empieza un correo electrónico que recibí esta mañana de una lectora llamada ámbar. El cual llamó mi atención por razones obvias.

Ámbar continuó diciendo: “¿Pero sabes qué es realmente lo loco? Un mes antes del accidente de mi hermana, tuvimos una pelea ridícula y no nos hablamos durante todo ese mes. Y hoy, de verdad, ninguna de nosotras puede siquiera recordar por qué estábamos tan enojadas. Estábamos siendo simplemente tercas y nos aferrábamos a pensamientos erróneos. Estoy tan agradecida de que pudimos dejarlos ir y de tener otra oportunidad para amarnos la una a la otra.”

¡Guauu! Esta sí es una verdadera llamada de atención y un gran recordatorio para todos nosotros para dejar ir.

Creo que es el momento perfecto para empezar a dejar ir las cosas equivocadas. ¿No te parece?

Así que hoy, te desafío a esto:

1. Deja ir tu temperamento. – Nunca hagas algo tonto sólo porque estés temporalmente enojado.

2. Deja ir los mezquinos rencores. – La vida es demasiado corta como para gastarla en amarguras y en registrar tus errores. Si hay alguien en tu vida que merezca otra oportunidad, dásela. Si tienes que pedir disculpas, pídelas. Dale a tu historia juntos un feliz y nuevo comienzo.

3. Deja ir la idea de que todo el mundo lo tiene mejor que tú. – Si el pasto del vecino parece más verde… Deja de mirarlo. Deja de comparar. Deja de quejarte y EMPIEZA regar el pasto en el que estás parado.

4. Deja ir las falsas creencias. – Detente de vez en cuando y pregúntate, “¿Es verdad?” Es curioso cómo algunas veces podemos hacer girar nuestras mentes sobre cosas y ajustarlas a nuestra versión de la realidad. Pero pensar algo no significa que sea verdad. Querer algo no significa que sea real. Así que cuidado con tus pensamientos. Se sabio. Cuando tu identidad no se basa en la verdad, puede llevarte a lugares tóxicos y solitarios donde buscamos la aprobación de las cosas equivocadas.

5. Deja ir los ideales caducados. – Crecer es doloroso. Cambiar es doloroso. Pero al final, nada duele más que quedarte atascado en un lugar al que no perteneces.

6. Deja ir las tragedias de ayer. – No eres lo que te pasó; eres quien elegiste convertirte en ese momento. Deshazte de las cargas innecesarias, respira profundamente y empieza de nuevo. A fin de cuentas, sabrás que estás en el camino correcto en la vida cuando pierdas el interés en mirar atrás, y con ganas de dar el siguiente paso.

7. Deja ir su tendencia a evitar los problemas. – No puedes cambiar lo que te niegas a enfrentar.

8. Deja ir las pequeñas molestias de la vida. – No dejes que las cosas pequeñas y tontas rompan tu felicidad. La frustración y el estrés provienen de la manera en que reaccionas, no de cómo son las cosas. Ajusta tu actitud, y la frustración y el estrés desaparecerán.

9. Deja ir la creencia de que las otras personas son más “normales” que tú.- Las únicas personas normales que conoces son las que no conoces bien. Punto.

10. Deja de actuar distante e inaccesible. – Todos tenemos que aprender a ser más humanos. No evites el contacto visual. No te escondas detrás de los gadgets. Sonríe más a menudo. Pregúntale sus historias de la gente. Escúchalas.

11. Deja ir la idea de que algunas personas están por debajo de ti. – Incluso si trabajaste muy duro para llegar a donde estás en la vida, no existe eso de una persona que se hizo a sí misma. Alguien creyó, te animó, e invirtió en ti. Sé agradecido y sé ese alguien para los demás también. Lo que das, eventualmente, vuelve.

Nunca nadie se hizo fuerte, demostrando cuán pequeño eran los demás. Así que no seas perezoso y hagas suposiciones sobre la gente. Pregúntales sobre sus historias. Y escúchalas. Sé humilde. Sé enseñable. Se humano. Sé un buen vecino.

12. Deja ir la idea de que eres lo que posees. – Eres un ser humano increíble que está totalmente separado de lo que adquiriste físicamente en este mundo. Recuerda permanecer humilde. En última instancia, dos cosas te definirán más que cualquier otra cosa: Tu paciencia cuando tienes muy poco, y tu actitud cuando tienes más que suficiente.

13. Deja ir la necesidad de querer cosas que no necesitas. – No pienses en el costo. Piensa en el valor. Y recuerda, siempre es más fácil encontrar la riqueza cuando necesitas menos, en vez de ganar más, más y más.

14. Deja ir la búsqueda de la felicidad fuera de ti mismo. – En la vida, tienes que crear tu propio sol. La felicidad comienza desde dentro. Así que lee algo positivo cada mañana y haz algo positivo antes de irte a dormir. Mantén tu enfoque en todas las posibilidades y oportunidades positivas, y te sentirás genial. Siéntete genial, y harás cosas geniales.

15. Deja ir el querer que te paguen por todas las buenas obras que haces. – No te preocupes demasiado por lo que hay para ti. Si estás haciendo una contribución positiva para los demás, siempre habrá algo para ti. Naciste con la capacidad de cambiar la vida de alguien. Nunca la desperdicies. Se amable. Está presente. Sé alguien que marque la diferencia.

16. Deja ir todas las mentiras blancas y charadas. – ¿Cómo construyes credibilidad? No es física cuántica. Se honesto. Sigue adelante. Honra tus promesas. Di que lo sientes cuando te equivoques. Sé el tipo de persona que quieras conocer y con la quien pasar tu tiempo. Sé el tipo de persona cuyas acciones, palabras y valores siempre estén de acuerdo entre sí.

17. Deja ir cualquier hipocresía. – Por ejemplo, no reces cuando llueve si no rezas cuando el sol brilla.

18. Deja ir el poner las necesidades de los demás por sobre las tuyas. – Da todo lo que puedas todos los días, pero no permitas que te usen. Escucha a los demás de cerca, pero no pierdas tu propia voz.

19. Deja ir el temor a lo que tu intuición te dice que hagas. – El miedo mata más sueños que el fracaso. Así que no dejes que el miedo te apague; deja que te encienda. Haz una cosa todos los días que te asuste. Cuanto más actúes según tu intuición sin temor, más tu intuición te servirá. Si realmente sientes algo, presta atención.

20. Deja ir el esperar que las estrellas se alineen. – Recuerda que no siempre necesitas el plan perfecto. A veces sólo necesitas darle una oportunidad y ver qué pasa. Sólo haz lo mejor que puedas hasta que lo entiendas mejor. Y una vez que lo entiendas mejor, hazlo mejor.

21. Deja ir la necesidad de tenerlo todo listo a la vez. – Continua. El propósito verdadero no tiene límite de tiempo. El propósito verdadero no tiene fecha límite. No te estrese ni te abrumes. Sólo haz lo que puedas en este momento.

22. Deja ir la mentalidad de “todo o nada” en relación al éxito. – Aprecia la zona gris que hay entre los extremos del éxito y el fracaso (el viaje, el proceso, el camino) lo que estás aprendiendo, cómo estás ayudando a los demás a aprender también, y el proceso de crecimiento en el que te permites participar. Y por sobre todo, nunca dejes que el éxito llegue a tu cabeza, ni que el fracaso llegue a tu corazón.

23. Deja ir el criticarte a ti mismo. – Nadie se inspira con tu miseria o comentarios auto-críticos. Si deseas inspirarte a ti mismo y a los demás, se alegre. Diviértete. Ámate. Perdónate. Acéptate. Se TÚ mismo.

24. Deja ir a aquellos que dicen que no eres lo suficientemente atractivo. – Hay más mujeres en el mundo sufriendo de anorexia y bulimia que luchando contra el cáncer de mama. Hay estadísticas similares para los hombres también. Ámate a ti mismo tal como eres, porque eres hermosa/o tal y como eres.

25. Deja ir el cambiar para impresionar a los demás. – Cambia porque te haga mejor persona y te lleve a un futuro más brillante. Cambia porque sabes que es lo debes hacer por ti.

26. Deja ir la necesidad de que todo el mundo sea como tú. – Nadie necesita que le agrades, y algunas personas no lo harán, no importa lo que hagas. Intenta no tomar las cosas que estas personas dicen sobre ti como personal. Lo que piensan y dicen es un reflejo de ellos, no de ti.

27. Deja ir todas las influencias negativas. Punto. – No puedes esperar sentirse bien si te rodeas de negatividad. Está con los que sacan lo mejor de ti, no sólo con los que te estresen.

28. Deja ir la creencia de que renunciar a las cosas (y relaciones) que van mal significa que fracasaste. – Renunciar y seguir adelante son dos cosas muy distintas.

29. Deja ir la idea de que es demasiado tarde para empezar de nuevo y hacerlo bien.- Recuerda, siempre es mejor estar en la parte inferior de la escalera que quieres subir, que en la parte superior de la que no.

30. Deja ir el dejar las cosas para mañana. – Deja de postergar. Deja de quererlo y empieza a trabajar en ello. Haz lo que tengas que hacer hoy para poder hacer lo que realmente quieres hacer, y estar donde realmente quieres estar mañana.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB