Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

27 tips para dominar cualquier cosa. Parte I

Por Jenna Goudreau | Publicado en Interés General | 16 de febrero, 2016

dominar¿Cuánto te toma ser un maestro en tu arte? ¿Tu genio es innato o puede ser aprendido?

En su libro “Mastery”, Robert Greene extrae de su última investigación entrevistas hechas a maestros modernos y examina las vidas de antiguos genios como Albert Einstein, Leonardo da Vinci y Mozart para descubrir qué es lo que hace falta para alcanzar la excelencia.

Él dice que el éxito está al alcance de todos, eso si tienes disciplina, paciencia y sigues algunos pasos importantes.

Con el permiso de Greene, hemos extraído de su libro los siguientes tips para dominar cualquier cosa:

1. Encuentra tu tarea en la vida.

Muchas personas tienen un sentimiento intenso sobre aquello que dominan. Muy a menudo son alejados de eso por otros individuos.

El primer paso es confiar en ti mismo y apuntar tu carrera a lo que es único respecto a ti. Leonardo da Vinci no se dio cuenta de esto siendo un artista, sino cuando siguió su curiosidad de niño y se convirtió en un consejero y experto en temas desde la arquitectura hasta la anatomía.

2. En lugar de competir en un campo lleno de gente, encuentra un nicho al que puedas dominar.

El legendario neurocientífico V.S. Ramachandran, era un profesor de psicología inquieto e insatisfecho. Lo que parecía un llamado, se sentía más como un trabajo. Cuando comenzó a estudiar sobre los miembros fantasmas y trastornos cerebrales anómalos, encontró preguntas sobre el cerebro y la conciencia que lo fascinaron. Encuentra tu nicho y destaca.

3. Rebélate contra el camino equivocado y usa ese enojo como motivación.

Mozart era un niño prodigio en el piano. A una edad muy temprana, su padre dominante viajó con él por toda Europa. Cuando descubrió su talento único para componer, su papá lo suprimió. Hasta que Mozart lo rechazó por completo, fue que se convirtió en un maestro. Muchas veces somos atraídos a las cosas equivocadas, ya sea dinero, fama o aceptación.

4. Ama tu tema a un nivel muy básico.

Las cosas que te paralizaban y emocionaban de niño no eran un capricho pasajero, sino un mensaje de lo que deberías estar haciendo. Para Marie Curie fue merodear por el laboratorio de su padre y fascinarse con los instrumentos.

5. Encuentra el aprendizaje ideal.

Charles Darwin era un estudiante mediocre. Estaba más interesado en los especímenes que en las clases. Un buen día tuvo la oportunidad de ir a una expedición a América, y lo que vio en ese bote lo llevó a su destino y a una de las teorías más influyentes de todos los tiempos. Frecuentemente nos educan como dependientes. Es la experiencia y la exploración lo que nos transforma y nos lleva a dominar algo.

6. Participa en una observación profunda, practica mucho y experimenta.

Observación: no necesitas impresionar a la gente, necesitas observarlos. Al aprender las reglas puedes dominar.

Practicar: nuestros cerebros están configurados para dominar ciertas habilidades. Al repetir una cosa una y otra vez, las neuronas son reclutadas, cableadas y copiadas. Esa es una de las razones por las que nunca olvidas cómo montar una bicicleta.

Experimenta: no sabrás si eres un maestro hasta que lo pruebes. Hazlo antes de que estés listo para que de verdad aprendas.

7. Valora el aprendizaje antes que el dinero para que no seas un esclavo de las opiniones de las personas.

En lugar de un trabajo comercial más lucrativo, Martha Graham tomó uno como maestra que le daba tiempo para entrenar y desarrollar las innovaciones en la danza que la hicieron tan revolucionaria como lo era Picasso para pintar. Entrenar y aprender no vienen de los trabajos donde te presionas y te pagan más. Esos te llevan a un camino conservativo donde satisfaces a los demás.

8. Ten un sentimiento de inferioridad para aprender realmente.

A Daniel Everett, un lingüista talentoso, se le dificultaba aprender el lenguaje de la tribu Paraha en el Amazonas, lo cual frenó su investigación durante años. Fracasó debido a que su acercamiento fue como lingüista y misionario cristiano, desde una posición superior.

No dominó el lenguaje hasta que lo aprendió como uno de los niños de Paraha, dependiente de la tribu y sujeto a las mismas restricciones, inferioridad y necesidad de apoyo. Para entrar a un nuevo lugar o camino necesitas aprender lo más posible lo más rápido posible. Los prejuicios persistentes y sentimientos de superioridad obstaculizan eso.

9. Participa en prácticas intensas y acércate hacia la resistencia y el dolor.

El salón de la fama de Bill Bradley estaba hecho para el baloncesto sólo en altura. Él era lento, no podía saltar y no le importaba el juego. Practicaba tres o más horas después de la escuela, en fines de semana y hasta ponía pesas en sus pies. Ese era sólo el principio de su régimen. La práctica intensa junto con la resistencia, puede ser el doble de efectiva así como fácil.

10. Confía en el ensayo y error más que en nada.

Paul Graham siempre estuvo fascinado con las computadoras. Eventualmente entendió que aprendía más abordando los problemas, fallando y tratando otra vez, que cuando alguien le enseñaba algo. Esa experiencia lo llevó a la creación del YCombinator, lo que le dio a los emprendedores el apoyo de hacer lo que él hizo. Hoy en día, los aprendices son cada vez menos formales. Tienes que superarte a ti mismo basado en un estilo único de aprendizaje.

11. Absorbe un poder maestro.

La mejor relación entre mentor y protegido es la más eficiente y la mejor manera de aprender. Te enfocas en una excelente fuente de conocimiento en lugar de buscar otras. Puedes adquirir una gran manera de pensar que toma toda una vida para desarrollar en una fracción del tiempo. Pero el objetivo debe ser siempre superarlas.

12. Escoge un mentor que te rete intensamente.

Carl Jung admiraba a Freud como pionero en su campo, pero era ambivalente respecto a ciertas partes de su teoría. Al tenerlo como mentor, aunque eventualmente se separaron, supo en donde no estaba de acuerdo con Freud, aprendió mucho y afiló sus propias ideas e identidad. Entre más rete tu mentor a los demás, más te retará a ti.

13. Absorbe el conocimiento de tu mentor por completo y luego transfórmalo.

Glenn Gould era el estudiante más prometedor de Alberto Guerrero. Gould aprendía lo que Guerrero le enseñaba y tomaba otra dirección. A sus 19 años se separaron, pero mucho después, Guerrero aun podía ver las cosas que le enseñó a Gould, totalmente absorbido pero transformado por su genialidad.

Es casi una maldición aprender de alguien brillante, puede ser muy intimidante.

Fuente: soyentrepreneur

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB