Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

25 lecciones que aprendí cuando vendí todo lo que tenía

Por Adam Jowett | Publicado en Desarrollo Personal | 28 de mayo, 2016

mudanzaEn mayo del 2013, mi esposa y yo decidimos hacer las maletas y dejar las comodidades de Sydney, Australia, para la aventura de Cebu, Filipinas.

No queríamos hacer la mudanza, así que decidimos venderlo todo. Nada estaba a salvo, ni siquiera los niños.

Algunos días, especialmente los niños.

Nuestros enteros 30 y pico de años, y casi 14 de matrimonio, todo a la venta al mejor postor. Aprendimos muchas lecciones minimalistas que cubrían cosas como las ventas, el desapego, los niños y los ancianos.

Aquí están 25 de ellas:

1. Es prerrogativa del ciudadano del primer mundo llenar el espacio en el que viven. Cuanto más espacio, más basura.

2. De todas las cosas acumuladas, estimo que sólo el 20% de todo era usado de forma regular.

3. La “E” en E-Mail en las Filipinas significa “Eh… Voy a llegar el año que viene”.

4. Comprar algo nuevo es una enorme pérdida. Nada, no importa que tan nuevo fuera, se vendió por mucho más que el 40% de su precio original.

5. Esas cosas que guardábamos para usar “esa única vez”, las tendríamos que haber usado. Esa “esa única vez” nunca llegó.

6. Los compradores quieren que te regatees a ti mismo para abajo, no lo hagas. Haz que te hagan una oferta primero.

7. Nunca queremos volver a escuchar la frase “¿Cuál es el precio más bajo que aceparías?” de nuevo. Nunca jamás.

8. Las cosas más preciosas no tenían correlación con qué tan caro eran cuando las compramos.

9. Todas mis posesiones más valoradas caben en la mitad de una caja.

10. Es infinitamente más fácil mudarse a un país en el que sólo necesitas empacar para una temporada.

11. Venderlo todo es liberador.

12. Algo es tan valioso como la oferta de un comprador, no como su histórico viaje.

13. Nunca confíes en que has vendido algo hasta que lo veas subido a un camión.

14. Pareciera que hay un comprador para casi cualquier cosa.

15. Una vez que se fue, es rápidamente olvidado.

16. Nadie quiere comprar ropa interior sucia.

17. Sin embargo, las personas comprarían felizmente colchones sucios.

18. Es mucho más difícil venderle a la generación Y que a cualquier otra generación, sobre todo porque rara vez aparecen.

19. Siempre aparta al menos 5 horas si le vendes cualquier cosa a alguien mayor de 70 años (¿Té? ¿Alguien?).

20. Por lo general, es mejor no emocionarse y gritar “¡¡¡somos ricos, somos ricos!!!” delante del comprador (toma nota, hijo de 7 años).

21. Como vendedor, $5 es un gran negocio.

22. Como comprador, $5 es un negocio mucho más grande.

23. Poner “por mudanza al extranjero” en un anuncio se traduce como “vendedor está desesperado y aceptará cualquier oferta” en el momento en el que llega a las córneas de los compradores.

24. Los artículos de alto precio a veces se venden mejor de la manera antigua: carteles y letreros en las ventanas (Los coches los vendidos de esta manera).

25. Los compradores no tienen vergüenza.

Hay muchas más lecciones sobre esta venta que no llegaría a cubrir aquí. Por ahora, voy a volver a mi colchón de espuma en el piso que ahora es mi oficina, dormitorio, comedor y sala de estar.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB