Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

21 alucinantes hallazgos sobre la psicología que explican las sorprendentes decisiones que hacemos todos los días. Parte III

Por Shana Lebowitz | Publicado en Interés General | 2 de Febrero, 2017

Vivir Mejor15. Somos más codiciosos y socialmente menos apropiados cuando nos sentimos poderosos

Kevin Coe pone de relieve un estudio que examina cómo el poder influye en nuestro comportamiento.

Los investigadores dividieron a los participantes en grupos de tres y nombraron a algunas personas como líderes, a cargo de asignar puntos a las otras dos personas de acuerdo con sus contribuciones.

Pues resulta que, cuando el experimentador apareció con un plato con cinco galletas, los líderes designados eran más propensos a tomar una segunda galleta y masticarla con la boca abierta y dejar migas por toda la mesa.

En un meta-análisis de estudios como éste, los investigadores dicen que “el poder desinhibe formas más perniciosas de agresión también,” tales como el acoso sexual en las culturas donde las mujeres están subordinadas y crímenes de odio contra grupos minoritarios.

16. A menudo creemos que las personas atractivas tienen talento

Prateek Singh menciona un estudio sobre el “efecto halo,” que se produce cuando asumimos que porque una persona sea buena en una cosa, será bueno en otra cosa.

En el estudio, estudiantes de licenciatura varones leyeron un ensayo supuestamente escrito por una estudiante de primer año de la universidad, a continuación, evaluaron la calidad del ensayo y la capacidad de la escritora. Un tercio de los participantes vieron una foto de una mujer atractiva que creyeron era la escritora; otro tercio vio la de una mujer poco atractiva; y el último tercio no vio ninguna foto.

Los resultados mostraron que aquellos que creyeron que la escritora era atractiva juzgaron a la escritora y a su trabajo más favorablemente que aquellos que creían que era poco atractiva. (Los que no vieron ninguna foto la clasificaron a ella y a su trabajo como intermedio).

17. A veces asumimos que otras personas ayudarán por lo que no tenemos que hacerlo nosotros

Mattias Wideklint dice que está intrigado por el “efecto espectador,” que se produce cuando la presencia de otros desalienta a un individuo de intervenir en caso de emergencia.

Los psicólogos Bibb Latané y John M. Darley se interesaron en el fenómeno tras el asesinato de Kitty Genovese en 1964; supuestamente, muchas personas escucharon a Genovese gritar, pero no actuaron.

En el experimento de Latané y Darley, los investigadores midieron cuanto tiempo los participantes permanecían en una sala que se estaba llenando de humo.

Algunos participantes estaban solos en la habitación; otros estaban acompañados por dos o tres cómplices pasivos. Los resultados mostraron que los participantes que estaban solos fueron significativamente más propensos a reportar el humo.

Sin embargo, un más reciente meta-análisis sugiere que el efecto espectador es menos pronunciado en situaciones altamente peligrosas, lo que significa que la gente en grupos son más propensos a ayudar si creen que la vida de alguien está realmente en peligro.

Y en los últimos años, la historia del asesinato de Genovese ha sido revisada. Puede que no hayan sido decenas de testigos pasivos y es posible que nadie haya visto el asalto realmente, lo que sugiere que el efecto espectador puede ser más matizado de lo que una vez creímos.

18. Obtenemos mejores resultados cuando las personas tienen altas expectativas sobre nosotros

Nguyen Chi cita un experimento clásico sobre el poder de las expectativas de Robert Rosenthal y Lenore Jacobson.

En la década de 1960, Rosenthal y Jacobson descubrieron que manipular las expectativas de lo maestros sobre la capacidad de los estudiantes podían influir el rendimiento de esos estudiantes.

Los experimentadores les dijeron a los maestros que estaban administrando a los estudiantes una prueba que podría predecir su futura ganancia intelectual y, a continuación, les dieron a los maestros una lista completamente al azar de estudiantes que supuestamente habían recibido puntuaciones más altas.

Ocho meses después, los experimentadores administraron la misma prueba (era de hecho una prueba de IQ) a un mismo grupo de alumnos.

Efectivamente, los estudiantes que supuestamente habían tenido altos puntaje la primera vez, puntuaron más alto la segunda vez. Debido a que los maestros esperaban que a ciertos estudiantes les vaya bien, ellos habían influido positivamente en el desarrollo de esos estudiantes.

Más recientemente, los investigadores encontraron evidencia de un mismo fenómeno entre los estudiantes universitarios que juegan basketball. Los estudiantes fueron asignados a grupos dirigidos por un único “entrenador” al que se le dio la información inventada sobre la capacidad de disparo de los estudiantes.

Como resultado, los estudiantes que eran supuestamente más experto en los tiros obtuvieron mejores resultados en una tarea de tiros libres, que fue en parte debido a que los entrenadores les dieron más oportunidades para probar.

19. Asociamos las personas con los adjetivos que utilizan para describir a los demás

“La transferencia de rasgos espontánea ocurre cuando dices algo sobre una persona, y entonces el oyente de forma automática y sin intención asocia ese rasgo contigo,” escribe Sibell Loitz.

Un estudio realizado en 1998 documentó este efecto: Algunos participantes vieron imágenes de actores describiendo sus propios comportamientos, mientras que otros participantes vieron imágenes de actores vinculados con descripciones de los comportamientos aleatorios.

Los resultados mostraron que los participantes de ambos grupos asociaron los rasgos implicados en las descripciones de los comportamientos con los actores.

20. Confiamos demasiado en la primera información que oímos cuando tomamos decisiones

Tejasvita Apte proporciona un ejemplo sencillo de cómo funciona el efecto anclaje.

Imagina que alguien te pregunta si Gandhi tenía más de 100 años de edad cuando murió; ahora imagina que alguien te pregunta si Gandhi tenía menos de 20 años de edad cuando murió. Si en ambos casos se trata de estimar la edad en que Gandhi murió, sería más probable que dieras un número mayor al principio, ya que el anclaje (100) fue mayor.

Incluso los expertos pueden ser víctimas del efecto anclaje sin darse cuenta. En un estudio realizado en 1987, los investigadores tuvieron un grupo de estudiantes de licenciatura y agentes inmobiliarios voluntarios visitando una propiedad en venta y luego se les mostró su precio de lista. Algunos participantes vieron un precio de lista más alto que otros.

Efectivamente, cuando se les pidió a los participantes que estimaran el valor de tasación de la propiedad y el precio de compra, aquellos que habían visto un mayor precio de lista dieron números más altos. Curiosamente, los agentes inmobiliarios fueron generalmente menos sensibles que los estudiantes de licenciatura en cuanto ser afectados por el precio de lista al hacer sus estimaciones.

21. Ponemos más valor a las cosas una vez que somos dueños de ellas

Apte también cita una investigación sobre la economía del comportamiento del efecto dotación. “Una vez que una persona posee un elemento, dejarlo ir se siente como una pérdida, y los seres humanos sentimos aversión hacia las pérdidas,” escribe.

Un estudio realizado en 1990 por Daniel Kahneman, Jack Knetsch, y Richard Thaler ilustra el poder del efecto dotación. Los estudiantes universitarios fueron asignados aleatoriamente a una de tres condiciones: vendedor, comprador, o selector.

A los vendedores se les dio una taza de la universidad y se les preguntó si lo venderían por entre $0,00 y $9.25. A los compradores se les preguntó si comprarían la taza por algún precio en ese rango. A los seleccionadores se les dio la opción de a cada precio elegir entre una taza y la misma cantidad de dinero en efectivo.

Los resultados mostraron que los vendedores (que ya poseían las tazas) colocaron un valor significativamente más alto a las tazas que los otros dos grupos. En concreto, ellos pedía un promedio de $7.12 por renunciar a la taza, mientras que los selectores dijeron que la taza valía un promedio de $3.12 y los compradores estaban dispuestos a pagar un promedio de $ 2.87.

En otras palabras, una vez que eres dueño de algo, tu punto de referencia sobre cuan valioso ese objeto es sube.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 4/02/2017 - Alexander Dls:

    excelente pagina, como puedo invertir con uds

Subir »
FB