Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

21 alucinantes hallazgos sobre la psicología que explican las sorprendentes decisiones que hacemos todos los días. Parte II

Por Shana Lebowitz | Publicado en Interés General | 26 de Enero, 2017

Vivir Mejor8. Podemos ser más severos con otras personas de lo que lo somos con nosotros mismos

El “error de atribución fundamental,” también conocido como el “sesgo de correspondencia,” explica nuestra tendencia a creer que los errores de las demás personas son el resultado de sus defectos de personalidad y que nuestros propios errores son el resultado de factores circunstanciales.

Así que si alguien tropieza contigo en la calle, asumes que es un idiota, en lugar de pensar que quizá estaba retrasado para ver obra de la escuela de su hijo. Pero si tú chocas con alguien en la calle, sabes que eres una buena persona, pero que estás apurado por llegar a una reunión.

El fenómeno “es una parte elemental de nuestra forma de pensar y procesar la información y la experiencia de nuestro entorno,” dice James Em.

9. Por lo general no somos conscientes de las causas de nuestros comportamientos

“No sólo hay un gran número de efectos sociales y ambientales que influyen en los comportamientos de los sujetos,” escribe, Timothy Takemoto, “sino que las personas por lo general no son conscientes de como estos efectos los afectan a ellos mismos.”

Takemoto se refiere a un análisis realizado en 1977 por Richard Nisbett y Timothy Wilson DeCamp, que encontraron que las personas no eran capaces de identificar lo que les había impulsado a comportarse de determinada manera, incluso cuando era aparentemente obvio.

Por ejemplo, en un estudio, a los participantes se les dio un placebo, y se les dijo que reduciría los síntomas físicos asociados con recibir una descarga eléctrica. Después de tomar la píldora, los participantes soportaron cuatro veces más amperaje que las personas que no habían tomado la píldora.

Pero cuando se le preguntó por qué, sólo una cuarta parte de los sujetos atribuyó su comportamiento a la píldora, en lugar de decir cosas como que habían construido radios cuando eran más jóvenes, por lo que estaban acostumbrados a las descargas eléctricas.

10. No nos gusta estar solos por mucho tiempo que muchos de nosotros preferiríamos darnos descargas eléctricas

Bhag Singh destaca un estudio del 2014 que encontró que sentarse solo y sin estímulos entre 10 a 20 minutos es para muchas personas más doloroso que recibir una descarga eléctrica. Un abrumador 64% de los hombres se dieron al menos un choque durante un período en el cual se suponía que debían estar simplemente pensando. El quince por ciento de las mujeres hicieron lo mismo.

Esto ocurrió a pesar del hecho de que, en una primera parte del estudio, estos hombres dijeron que eran tan aversivos a los choques que estarían dispuestos a pagar para evitar la experiencia.

Los autores del estudio señalan que “puede ser particularmente difícil dirigir nuestros pensamientos en direcciones agradables y mantenerlos allí,” por lo que muchas personas tratan de controlar sus pensamientos a través de técnicas como la meditación. “Sin esta formación, la gente prefiere hacer que pensar, incluso si lo que están haciendo es tan desagradable que normalmente pagarían para evitarlo.”

11. Nos pueden engañar fácilmente para pagar más de lo que queremos

Paavni Shukla escribe sobre el “efecto de señuelo,”, también conocido como el “efecto de dominancia asimétrica,” señalado en primer lugar por los investigadores en 1982.

El economista del comportamiento Dan Ariely explicó el fenómeno en una de sus charlas TED, usando un viejo anuncio del Economist como ejemplo. El anuncio mostraba tres niveles de suscripción: $59 para la versión digital, $159 para la versión impresa, y $159 para la versión impresa y digital. Ariely descubrió que la opción de $159 para la versión impresa sólo existe para que la opción de $159 por la versión digital + impresa sea más atractiva de lo que sería si sólo se la comparaba con la opción de $59.

12. Salimos peor en las pruebas cognitivas cuando pensamos en los estereotipos

Sarvoday Bishnoi dice que está fascinado por un experimento de “cebado,” un fenómeno en el cual la exposición a un estímulo influye en la respuesta de otro estímulo.

Este experimento en particular, publicado en 1995, usó el cebado para demostrar los efectos del los estereotipo de las amenazas. Los participantes tomaron una prueba compuesta de preguntas GRE y se les pidió a todos que identificaran su raza de antemano.

Los resultados mostraron que los participantes negros tuvieron resultados mucho peores que cuando no se los cebaron con los estereotipos negativos sobre los afroamericanos y rendimientos académicos.

Sobre la investigación en “Blink”, Malcolm Gladwell dice: “Si una estudiante blanca de una prestigiosa escuela secundaria privada obtiene una mayor puntuación en las pruebas SAT que un estudiante negro de una escuela del centro de la ciudad, ¿es porque ella es realmente mejor estudiante, o es porque al ser de color blanco y asistir a una escuela secundaria de prestigio debe cebarse constantemente con la idea de ser ‘inteligente?’”

13. Tendemos a creer que nos atrae más alguien cuando estamos con ellos en una situación de miedo

Jessica Novak bromea con que ella comenzó a hacer todas sus citas en paracaídas luego de leer este estudio en la década de 1970.

Cuando participantes masculinos fueron abordados por una entrevistadora atractiva en un puente de suspensión inestable, fue más probable que la llamaran después (presumiblemente para aprender más sobre el estudio) que cuando la conocieron en un puente estable. La idea es que los hombres en el puente inestable identificaron erróneamente su miedo como excitación sexual.

14. Nos comportamos más éticamente cuando hay una imagen de ojos que nos miran

Tarun Sharma escribe sobre un experimento en el que una imagen de ojos hace que la gente pague por los productos que compran en una cantina.

Suena similar a otro estudio reciente donde encontraron que los participantes fueron más propensos a limpiarse ellos mismos en una cafetería cuando vieron carteles con ojos en lugar de flores.

Los autores del estudio dicen que los ojos suelen indicar el escrutinio social, que es la razón por la que los participantes pueden haberse inclinado más hacia un comportamiento cooperativo.

Y estos resultados tienen importantes implicaciones en el mundo real: Los autores dicen que “los científicos del comportamiento tienen un importante papel en ayudar a diseñar el entorno social de manera que proporcionen eficaces empujones que guíen hacia resultados beneficiosos para la sociedad.”

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB