Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

20 Pequeñas maneras de encontrar la felicidad en lo que ya tienes

Publicado en Desarrollo Personal | 28 de marzo, 2015

FelicidadPor Marc Chernoff

La felicidad es una actitud con la que actuamos. O nos hacemos a nosotros mismos miserables, o más felices y más fuertes. La cantidad de trabajo es la misma.

“Mi cuerpo a veces siente dolor, pero funciona. No duermo bien la mayoría de las noches, pero despierto para experimentar un nuevo día. Mi billetera no está llena, pero mi estómago sí. No tengo todas las cosas que siempre he querido, pero tengo todo lo que necesito. Estoy agradecida, porque aunque mi vida no sea perfecta, es mi vida y elijo estar agradecida en ella, mientras continúo haciendo lo mejor que puedo.”

Eso estaba escrito en el diario de mi abuela, fechada el 20/07/1977. Es una de las pocas hojas que fotocopié una década atrás, y aún la sigo teniendo colgada en mi tablón de anuncios al día de hoy. Y continúa recordándome que la felicidad es valorar lo que tienes, y disfrutar a las personas, lugares, objetos y acontecimientos en tu vida por lo que son.

No se trata de dar pasos gigantes cada minuto… a veces es simplemente ser, apreciar, y hacer pequeños retoques. Y casi siempre puedes disfrutar de las cosas que tienes y sacar lo mejor de los acontecimientos que suceden a tu alrededor, si así decides firmemente que lo harás.

No, la vida no es perfecta, pero es bastante buena. Sólo tienes que

1. Abrazar tu humanidad.

No busques incesantemente la santidad y la pureza; estas cosas se encuentran después de esta vida, no en ella.

Pero en esta vida puedes buscar ser humano; para sentir, para dar, para tomar, para reír, para bailar, para perderte, para encontrarte, para amar y para gozar… para ser tan imperdonablemente y hermosamente humano de cada manera imaginable.

2. Darte cuenta de tu grandeza.

Al contrario de lo que otros puedan decir, no tienes que llegar a la cima, ni ser el mejor en todo, para sentirte bien contigo mismo. No eres un fracaso porque no seas perfecto, ni porque hayas sido rechazado, despedido, luches todos los fines de mes, o tengas una familia llena de problemas.

Eres genial porque, a pesar de tus circunstancias, sigues amando, sigues levantándote después de cada caída, y, sobre todo, porque los pequeños pasos que sigues dando, los das con gracia.

3. Ejercitar tu poder interior.

Esta vida es tuya y sólo tuya. Toma el poder de elegir lo que quieres hacer, y hazlo bien.

Toma el poder de amar lo que quieres en la vida, y ámalo genuinamente. Toma el poder de caminar en la naturaleza, y sé parte de ella. Toma el poder de controlar tu propia vida. Nadie más puede hacerlo por ti. Toma el poder de hacer tu vida más feliz.

4. Elegir de forma diferente.

Gran parte de tu vida es el resultado de las pequeñas decisiones que tomas cada día. Si no te gusta alguna parte de tu vida, es momento de empezar a ajustar las cosas y tomar mejores decisiones, ahora mismo, justo donde estás.

5. Aceptarte ti mismo tal y como eres.

Desperdiciamos demasiados días comparándonos con los demás y deseando ser algo que no somos. Todos tenemos nuestras propias fortalezas y debilidades, y es sólo cuando aceptas todo lo que eres, y lo que no eres, que realmente encontrarás la felicidad y el éxito.

6. Dejar de buscar la validación externa.

No tienes control sobre lo que los demás piensan de ti, pero sí tienes el control sobre cómo decides internalizar sus opiniones. Deja a los demás con sus propios juicios. No te sientas amenazado y no te comportes sólo para complacerlos. Deja que demás te quieran por lo que eres y no por lo que ellos quieren que seas.

7. Abrazar tus caprichos, e ignorar a los que no lo hagan.

No trates de ser normal; no existe tal cosa. La vida se trata de pasarla a tu manera. Siempre sé tú mismo y camina cómodamente con tus zapatos. Cualquiera que te diga que lo estás haciendo mal… está equivocado.

8. Ocuparte de tus propios asuntos.

Quién los demás crean que eres, es su asunto. Quién sabes que tienes que ser es asunto tuyo. Confianza no es entrar en una habitación con tu nariz en alto, pensando que eres mejor que todos los demás, es entrar en una habitación y no tener que compararte con nadie más.

9. Elegir tus pensamientos.

La más poderosa arma contra el estrés es nuestra capacidad de elegir unos pensamiento por sobre otros. Y a menudo esto significa elegir tus propios pensamientos por sobre las opiniones de los demás.

10. Decir lo que tienes que decir, hoy.

Di tu verdad. No hay peor tristeza que aferrarte a las palabras que nunca tuviste el valor de decir.

11. Dedicar tiempo todos los días a actividades significativas.

Lo que haces cada día cuenta, pero POR QUÉ haces lo que haces importa más. Sigue trabajando duro en lo que amas, no importa cuáles sean las probabilidades. Y si sólo tiene quince minutos para hacerlo, no hay problema; haz que esos quince minutos valgan de verdad.

12. Disfrutar el proceso de aprender y crecer a medida que avanzas.

Tienes que reconocer tus problemas y hacerte más fuerte a partir de ellos, y reírte de tus errores pero aprender de ellos. Tener una segunda oportunidad en la vida es darte la oportunidad de crecer más allá de tus fracasos pasados. Se trata de aprender sobre la marcha y de forma positiva ajustando tu actitud y esfuerzos hacia las futuras posibilidades.

13. Buscar y apreciar las lecciones.

En vez de simplemente lamentarte por algo, pregunta específicamente cómo te ha ayudado a crecer. ¿Te equipó tu pasado para ser determinado, autosuficiente, perceptivo, duro, consciente, compasivo, etc.? Enfócate en lo que ganaste más que en lo que has perdido de las experiencias adversas del pasado.

14. Celebrar lo fuerte que eres ahora.

No puedes saber lo fuerte que eres si sólo te han pasado cosas maravillosas en la vida.

15. Dejar de resistirte a lo que es.

Fluye con la realidad, no en contra de ella. Y no trates de estar todo el tiempo para arreglar todas las cosas. Algunas cosas no necesitan ser arregladas… sólo necesitan ser aceptadas. Lo que resistes se queda contigo por más tiempo. Cuando peleas contra algo, sólo lo haces más fuerte.

16. Dejar ir lo que no puedes controlar.

Nunca fuerces nada. Da lo mejor de ti, y luego deja que pase lo que tenga que pasar. Si se supone que debe ser, será. No te desanimes con las cosas que no puedes controlar.

17. Dejar que las cosas sean.

Pasarán cosas que no siempre vas a entender, pero tal vez se suponga que no debas entenderlo todo. Tal vez se suponga que sólo tengas fe, lo aceptes y dejes que suceda.

18. Hacer lo que puedas en este momento.

No se trata de adquirir cosas nuevas, sino de usar lo que ya tienes. No dejes que lo que no puedes hacer te detenga de lo que sí puede hacer.

No des más excusas, no desperdicies más tiempo precioso. Este momento es un momento tan bueno como cualquier otro para empezar a hacer lo que más importa. Comienza exactamente desde dónde estás en este momento. Haz lo que puedas con lo que tienes ahora. Deja de sobre-pensar las cosas y empieza a hacer.

19. Tomar sólo un sencillo paso a la vez.

A veces un pequeño paso en la dirección correcta termina siendo el paso más grande de tu vida. Da un pasito si tienes que hacerlo, pero dalo.

20. Medir tu progreso, no importa lo pequeño que sea.

Puede que no estés donde quieres estar todavía, pero mira lo lejos que has llegado. Agradece que no estás donde solías estar. Si no tienes ningún otro testimonio en este momento, aquí tienes este: “Sigo aquí, intentándolo.”

Publicado originalmente en marcandangel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB