Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

18 oportunidades que no te arrepentirás de tomar en la vida

Publicado en Desarrollo Personal | 29 de noviembre, 2014

OportunidadesPor Marc Chernoff

En la vida obtienes casi tantas oportunidades como estás dispuesto a tomar.

Hace casi dos décadas, cuando le dije a mi abuela que estaba preocupado de tomar una oportunidad y arrepentirme de mi elección, me abrazó y me dijo: “Créeme cariño, eso no es de lo que te vas a arrepentir cuando tengas mi edad. En todo caso, es probable que te lamentes más, por no tomar más oportunidades de las infinitas oportunidades que tienes hoy.”

Y cuanto más viejo me hago, más cuenta me doy de cuánta razón tenía mi abuela. La vida es sobre confiar en ti mismo y tomar riesgos, perder y encontrar la felicidad, aprender de las experiencias, apreciar los recuerdos, y darte cuenta de que cada paso vale la pena… Pero tienes que estar dispuesto a dar cada paso. Tienes que darte una justa oportunidad.

Así que aquí tienes algunas oportunidades que tomaría si fuera tú – oportunidades que he tomado, y que sé que no te arrepentirás de tomar:

1. Confiar en tu intuición ante las nuevas oportunidades.

La vida es demasiado corta como para quedarte esperando. Cada nuevo día es otra nueva oportunidad para cambiar tu vida. Cada gran logro comienza con la decisión de intentarlo. Confía en esa pequeña voz dentro de tu cabeza que dice: “¿Qué pasaría si…” y entonces HAZLO.

Date una justa oportunidad. Te sorprenderás con qué frecuencia los “Qué pasaría si…” funcionan. Y no, no estás obligado a ganar siempre. Está obligado a seguir intentándolo (a hacer lo mejor que puedes hacer todos los días) para mejorar sobre lo que aprendiste ayer.

2. Creer en tus habilidades.

Tienes todo lo que necesitas dentro de ti para convertirte en la mejor versión posible de ti mismo. Cree que PUEDES. Cree firmemente que eres capaz de empujar más duro y más lejos de lo que lo hiciste antes. Cree que eres lo suficientemente joven, lo suficientemente viejo, lo suficientemente inteligente y lo suficientemente fuerte como para alcanzar tus metas.

No dejes que las falsas creencias te impiden ir más allá de ti mismo. Y ciertamente no dejes que las personas que no están en tu camino te desvíen.

3. Moverte en la cara del miedo.

A menudo es difícil crecer y alcanzar tu mejor yo, pero sería una tragedia dejar que la mentira del miedo te detenga.

Entiende ahora mismo que el miedo no existe en ninguna parte, excepto en tu cabeza. Ten coraje. Ve tras tus metas. Nunca dejes que tu miedo dirija tu presente ni decida tu futuro. Y recuerda, el coraje no es la ausencia del miedo, sino el saber que algo más, es mucho más importante que el miedo.

4. Dar un paso adelante hoy.

Vas a estar muerto un día. Siento ser tan dramático, pero es verdad. La pregunta es: ¿Estás eligiendo vivir en este momento? Tómate un momento y piénsalo. La vida no empieza cuando “esto, aquello, o lo otro” se resuelva. Este es tu momento. La vida es ahora. Haz algo con ella. No la desperdicies.

5. Hacer de tus metas una prioridad.

Si quieres vivir una vida feliz y plena, átale a metas significativas, no sólo a personas ni a cosas. Nunca postergues ni renuncies a algo que sea importante para ti… no porque todavía tengas el mañana para empezarlo o volver a intentarlo, sino porque puede que no tengas ningún mañana en absoluto.

La vida es más corta de lo que a veces parece. Haz que hoy cuente. Da aunque sea un pequeño paso por día. Inicia cada día con una pequeña meta y termina el día con una sola palabra. ¡HECHO!

6. Trabaja duro, incluso cuando te duela.

Recuerda, el crecimiento personal, en todos los ámbitos de la vida, es un proceso lento y constante. No puedes apresurarlo. Necesitas trabajar en él poco a poco todos los días. Tienes suficiente tiempo para ser quien quieres ser en la vida. No te conformes con menos de lo que crees que mereces, o menos de lo que sabes que puedes llegar a  ser.

A pesar de los problemas a los que inevitablemente te enfrentarás a lo largo del camino, nunca renuncies a ti mismo. Eres más valiente de lo que crees, más fuerte de lo que pareces, más inteligente de lo que piensas, y dos veces más capaz de lo que alguna vez imaginaste. Sigue adelante.

7. Defiende tus estándares.

Es terrible pretender que la segunda clase es de primera clase. Pretender que no necesitas amor ni respeto cuando de verdad, sí los necesitas. Mentirte a ti mismo diciendo que todo está bien, cuando no lo está. O convencerte a ti mismo que te gusta tu trabajo cuando sabes condenadamente bien que eres capaz de hacer algo mucho mejor.

En pocas palabras: Ámate a ti mismo lo suficiente como para no bajar el listón por las razones equivocadas.

8. Recuperarte después del rechazo o del fracaso.

Cuando eres rechazado de algo bueno, a menudo significa que estás siendo redirigido hacia algo mejor. Sé paciente. Sé positivo. Y recuerda, no importa cuántos errores cometas o lo lento que avances, sigues estando muy por delante de todos los que ni siquiera lo están intentando.

9. Ser dueño de tu situación.

Incluso cuando las cosas se pongan difíciles, ¡Hazte cargo! Si estás atorado en un trabajo que no te gusta, míralo de esta manera: estás eligiendo ganarte la vida para pagar tu hipoteca, mantener a tu familia, y alimentar tus sueños. No te resistas; hazte cargo; ahí es donde tu poder reside.

Si estás en una relación que te está causando dolor, estás eligiendo estar en ella. Quizás permanecer en ella te ayudará a lograr un crecimiento esencial, o una revelación, o una comprensión más profunda del amor. O no. Pero estás eligiendo estar en ella o no, ahora mismo. Cualquier cosa que elijas, hazte cargo – ahí es donde tu poder reside.

10. Sonreír todos modos.

No dejes que un mal momento arruine tu día. Piensa en ello como un mal minuto, no un mal día, y todo irá bien. El estrés comienza cuando tu lista de preocupaciones es más larga que la lista de gratitudes. La felicidad comienza cuando tu lista de gratitudes es más larga que tu lista de preocupaciones. Así que encuentra algo por lo que estar agradecido hoy. Asegúrate de apreciar lo que tienes. Sé agradecido por las pequeñas cosas de la vida que significan mucho.

11 Ser amable con todos.

La amabilidad en las palabras crea confianza y motivación. La amabilidad en el pensamiento crea positividad y posibilidad. La amabilidad de dar crea fuerza y amor. A través de la amabilidad tienes la capacidad de hacer una profunda diferencia en las vidas que tocas, incluido la tuya propia.

Cuando guías a alguien que está perdido y confundido, cuando te quedas con alguien que está triste y afligido, cuando abrazas a alguien que ha perdido toda su esperanza, tú también sentirás que te estás curando y creciendo más fuerte.

Así que haz algo bueno justo donde estás, porque son estos pequeños trozos de bien, puestos juntos, los que cambian el mundo.

12. Ayudar a otros a crear una vida mejor para sí mismos.

A quien afectas es más poderoso que quien eres, en cualquier momento. Porque nada es tan duradero como un gran recuerdo. Al final, solo las cosas intangibles (ideas, conceptos, creencias y sentimientos) son las que duran. Las piedras se agrietan. La madera se pudre. La piel muere. Pero los grandes pensamientos, las experiencias hermosas y las leyendas inspiradoras… viven por siempre.

Si puedes cambiar la forma de pensar y sentir de la gente, la forma en que se ven a ellos mismos, y la forma en que interpretan el mundo, significa que puedes cambiar la forma en que viven sus vidas, y cómo afectan a los demás. Esto es, por mucho, la cosa de más larga duración que puedes crear.

13. Vivir con integridad y honor.

Integridad es elegir tus acciones, basadas en tus valores morales, en lugar de en obtener beneficios personales. Se trata de vivir con honor. Se trata de hacer lo correcto, no importa qué, incluso cuando nadie vaya a saber si lo hiciste o no. Al final, tu reputación es lo que otras personas saben de ti. Tu honor es lo que tú sabes de ti mismo.

14. Ser raro a tu manera.

Todos somos raros. La vida es rara. Y cuando nos encontramos con rarezas en el mundo que nos hace querer trabajar duro, lo llamamos pasión. Y cuando encontramos a alguien cuyas rarezas son compatibles con las nuestras, lo llamamos amor. Y si alejamos el zoom, para poder ver a todas las personas raras del mundo haciendo sus cosas, nos damos cuenta de que ser raro, no es tan raro después de todo. Es la naturaleza humana.

15. Abrirte al amor.

Tu mayor tarea no consiste en encontrar el amor, sino descubrir y eliminar todas las barreras dentro de ti que has construido contra él. Incluso cuando estés asustado, sigue confiando – mantén tu corazón y tu mente bien abiertos.

La paz no es la ausencia de problemas, sino la presencia del amor. Mientras encuentras lo bueno que existe en los demás (y en las situaciones) descubres el amor que existe dentro de ti.

16. Cerrarle la puerta a las viejas noticias.

El aferrarse a lo que ya no está, es lo que nos detiene a muchos de nosotros de poder avanzar. Algunos pasamos la mayor parte de nuestras vidas narrando nuestro pasado y dejando que dirija el curso de nuestro presente. No desperdicies tu tiempo tratando de vivir en otro tiempo y lugar. ¡Déjalo ir! Debes aceptar el final de algo para poder empezar a construir algo nuevo.

Así que cierra algunas puertas viejas hoy. No por orgullo, incapacidad o egoísmo, sino simplemente porque has entrado a cada una de ellas en el pasado, y te has dado cuenta de que no te conducen a nada que valga la pena.

17. Tomarte el tiempo para simplemente estar dónde estás.

Siempre te estarás perdiendo de algo. Simplemente no puedes tenerlo todo. Por lo tanto, siempre parecerá como que algo maravilloso podría estar ocurriendo en otro lugar. Y eso está bien. Déjalo ir, y date cuenta de que lo tienes todo en este momento.

Lo mejor de la vida no está en otra parte; está justo donde estás en este momento. Tienes que aceptar que algunas cosas nunca serán tuyas, y aprender a valorar las cosas que son sólo tuyas.

18. Sacarte a ti mismo afuera y vivir de verdad.

Para reír más a menudo y amar genuinamente. Para respetar a los demás y juzgar menos. Para ganar el afecto y las sonrisas sinceras de los niños. Para ganar el respecto de tus compañeros honestos y soportar la traición de los falsos amigos.

Para apreciar la belleza que te rodea donde quiera que estés, en el momento que estés. Para encontrar lo bueno en las personas y las situaciones. Para dar lo que puedas y dejar el mundo un poco mejor de como lo encontraste.

Para haber explorado ideas y pasiones, y cantado con todo tus pulmones, con emoción. Para saber que al menos una vida ha respirado con más facilidad sólo porque has vivido. De esto es de lo que se trata la vida.

Publicado originalmente en MarcAndAngel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 29/11/2014 - Anónimo:

    EXCELENTE INFORMACIÓN “GRACIAS POR ESTA APORTACION AL PRÓJIMO.

Subir »
FB