Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

16 Cosas que las personas emocionalmente fuertes no hacen, así que no las hagas tú tampoco

Publicado en Desarrollo Personal | 23 de mayo, 2015

Emocionalmente fuertePor Angel Chernoff

Eres más valiente de lo que crees, más fuerte de lo que pareces, más inteligente de lo que piensas, y dos veces tan capaz como alguna vez imaginaste.

Cuando sumas la casi una década de conversaciones online con nuestra comunidad de lectores, los eventos que organizamos para apoyar nuestro libro, y las miles de sesiones de coaching con nuestros clientes, Marc y yo juntamos una gran cantidad de experiencia en ayudar a las personas a encontrar y resolver los puntos dolorosos que los han estado deteniendo.

Pero todavía me sigo sorprendiendo con frecuencia por las formas interesantes en que las personas encuadran las preguntas sobre sus desafíos.

Anoche, una lectora llamada Karla me envió un email que llamó mi atención simplemente porque el asunto de su email era: “Las cosas que las personas emocionalmente fuertes no hacen” (Un título interesante para un artículo, pensé.)

Parte del email de Karla dice:

“Me encanta tu libro. Me ha ayudado a atravesar algunos momentos seriamente difíciles. Pero a pesar de que hice progresos, a menudo me enfrento con debilidades emocionales. Persistentemente me resisto a lo que sé que tengo que hacer por mí misma. Así que me preguntaba, ¿qué NO hacen las personas emocionalmente fuertes?

La razón por la que pregunto esto es porque pasé mucho tiempo aplicando hábitos positivos en mi vida, pero realmente no me enfoqué en eliminar ningún mal hábito (paralelo).”

Hay un millón de maneras de responder a esta pregunta (sobre todo en lo que respecta a la situación de Karla), pero dado que la debilidad emocional es algo a lo que todos nos enfrentamos de ves en cuando, pensé que debía responder a la pregunta de Karla en un sentido general, para todos nosotros.

Estas son algunas cosas que las personas emocionalmente fuertes no hacen:

1. No dejan que la negatividad y el drama roben lo mejor de ellos.

Tu cerebro es un transmisor de radio. Difunde pensamientos, direcciones y vibraciones a tu vida; puedes elegir la estación que sintonizas.

Las personas emocionalmente fuertes entienden esto y des-sintonizan la negatividad para hacerle espacio a la positividad. Sé lo suficientemente sabio como para seguir sus pasos. Aléjate de las tonterías que te rodean. Enfócate en los aspectos positivos, y pronto los negativos se harán más difíciles de ver.

2. No pierden tiempo sintiendo lástima de sí mismos.

Las personas emocionalmente fuertes no se quedan sentadas a sentir lástima por sus circunstancias o por cómo los han tratado otros. En lugar de eso, toman la responsabilidad de su papel en la vida, trabajan para cambiar lo que pueden cambiar, y tienen en mente que la vida no siempre es fácil ni justa.

Al final, la felicidad no es la ausencia de problemas, sino la capacidad de lidiar bien con ellos. Así que mira lo que tienes, en lugar de lo que has perdido. Porque no es lo que el mundo te saco lo que cuenta; es lo que haces con lo que te deja.

3. No piensan que necesitan más para ser feliz.

Las personas emocionalmente fuertes saben que la felicidad es un estado mental de gratitud. En otras palabras, la felicidad no empieza cuando “esto, aquello, o lo otro” se resuelve. La felicidad es lo que pasa ahora, cuando aprecias lo que tienes.

4. No comparan su viaje con el de los demás.

La comparación social es el ladrón de la felicidad. Haz tu mejor esfuerzo y no compares tu progreso con el de los demás. Ellos no son TÚ. Todos necesitamos nuestro propio tiempo para viajar a nuestra propia distancia. Las personas emocionalmente fuertes saben que esto es la verdad, y viven según ello.

5. No envidian y resienten el éxito de los demás.

Las personas emocionalmente fuertes realmente pueden apreciar y celebrar el éxito de los demás. No les crece la envidia ni se sienten engañados cuando los demás logran algo que están tratando de lograr. En vez de eso, reconocen que el éxito viene del trabajo duro, y están dispuestos a trabajar duro para conseguir su propia oportunidad para lograr su éxito.

La confianza verdadera no deja espacio para la envidia ni el resentimiento. Cuando sabes que eres grande, no tienes ninguna razón para odiar.

6. No esperan que todo sea fácil.

Las personas emocionalmente fuertes no ven los fracasos ni los retrasos como razones para darse por vencidos. En lugar de eso, usan el fracaso como una oportunidad para crecer y mejorar. Están dispuestos a seguir intentándolo hasta hacerlo bien.

Ya sea que estén trabajando en mejorar su salud o construir un nuevo negocio de la nada, las personas emocionalmente fuertes no esperan resultados inmediatos. En vez de eso, aplican sus esfuerzos y habilidades lo mejor que pueden y entienden que el verdadero cambio lleva tiempo.

7. No dicen: “No puedo.”

Como Henry Ford dijo, “Tanto si piensas que puedes, o piensas que no puedes, tienes razón.” Las personas emocionalmente fuertes saben que esto es cierto. Si realmente quieres hacer algo, podrás y encontrarás una manera. Si no, seguramente encontrarás una larga lista de excusas.

Así que deja de decir “quiero” y empieza a decir “lo haré.” Convierte tus “No puedo” en “Puedo” y tus sueños en planes.

8. No dejan que las tentaciones pasajeras los distraigan de sus sueños.

No dejes que las tentaciones de hoy te distraigan de lo que mereces. Mantente emocionalmente fuerte. Haz lo que tienes que hacer ahora, para poder hacer lo que quieras hacer más tarde.

9. No se impacientan ni se conforman.

Las cosas buenas no les llegan a aquellos que esperan. Las cosas buenas les llegan a aquellos que son pacientes… mientras trabajan duro en lo que más desean en la vida.

Si sabes lo que quieres, si puedes verlo, sentirlo y moverte hacia ello de alguna manera todos los días… tiene que pasar. Sé paciente y sigue trabajando. Eso es lo que las personas emocionalmente fuertes hacen.

10. No cometen los mismos errores una y otra vez.

No puedes cometer el mismo error dos veces. Porque la segunda vez que lo cometes, ya no es un error, es una elección.

Las personas emocionalmente fuertes aceptan la responsabilidad de sus comportamientos y aprenden de sus errores del pasado. Como resultado, no siguen repitiendo los mismos errores una y otra vez. En vez de eso, crecen y siguen adelante tomando mejores decisiones y nuevas lecciones.

11. No se resisten al cambio.

Las personas emocionalmente fuertes no tratan de evitar el cambio. Más bien, le dan la bienvenida a un cambio positivo en sus vidas y están dispuestos a ser flexibles. Ellos entienden que el cambio es inevitable y aumentan sus habilidades para adaptarse.

El cambio sucede por una razón. Fluye con ellos! No será fácil, pero valdrá la pena.

12. No pierden tiempo ni energía en cosas que no pueden controlar.

No escucharás a una persona emocionalmente fuerte quejase por los atascos ni por los días de lluvia. En lugar de eso, ellos se enfocan en lo que sí pueden controlar en sus vidas. Y, sobre todo, reconocen que a veces lo único que pueden controlar es su actitud.

Después de todo, la paz interior comienza en el momento que eliges no permitir que un evento (o persona) incontrolable controle tus emociones.

13. No se cuelgan de cada palabra que otras personas digan sobre ellos.

Las personas emocionalmente fuertes escuchan su propio corazón e intuición, no al gallinero. Así que trata de no tomar las cosas que otras personas digan sobre ti demasiado personal. Lo que piensen y digan es un reflejo de lo que son ellos, no de ti.

En última instancia, no puedes cambiar la forma en la gente te trate ni lo que digan sobre ti. Todo lo que puedes hacer es cambiar tu forma de reaccionar y con quienes eliges rodearte.

14. No creen que todos los demás están contra ellos.

Las personas emocionalmente fuertes eligen ver lo bueno en los demás. Porque la verdad es que el mundo está lleno de gente buena. Quien diga lo contrario no ha mirado a su alrededor.

Así que mira a tu alrededor. Aprécialos. Conéctate y sonrían juntos. Cuando decides ver lo bueno en los demás, terminas encontrando lo bueno en ti mismo.

15. No se preocupan por complacer a todos los demás.

Las personas emocionalmente fuertes reconocen que no tienen que complacer a todos todo el tiempo. Ellos no tienen miedo de decir NO, ni decir lo que tengan que decir cuando sea necesario. Se esfuerzan por ser compasivos y justos, pero pueden soportar que otras personas queden decepcionadas si no viven exactamente según sus injustas expectativas.

El punto es que complacer a todo el mundo es imposible. Que puede que los puentes que quemes iluminen tu camino.

16. No creen que es demasiado tarde para empezar todo de nuevo.

Deja de lado la idea de que es demasiado tarde para empezar de nuevo. Recuerda, siempre es mejor estar en la parte inferior de la escalera que quieres subir, que en la parte superior de la que no quieres… incluso si eso significa comenzar todo de nuevo.

Sólo porque algunas cosas no funcionaron como las habías previsto, o no sucedieron tan rápido como pensabas que sucederían, no es excusa para renunciar. El tiempo pasa de todas formas. Haz lo que tengas que hacer para que, al menos, algún día puedas mirar atrás y decir: “Le di a la vida lo mejor de mí.”

Y recuerda, sólo se necesita una idea, un segundo, una relación, un sueño, un salto de fe, para cambiarlo todo, para siempre. Así que aguanta. Y sigue ejercitando tu fuerza emocional.

Publicado originalmente en marcandangel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB