Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

15 pensamientos tóxicos que debes descartar para tener una vida mejor

Publicado en Desarrollo Personal | 6 de junio, 2015

SuperarPor Marc Chernoff

Son, en última instancia, nuestros pensamientos los que nos hacen daño.

Espera, ¿Qué acabas de decirte a ti mismo?

¿Fueron palabras de empoderamiento, de aliento que le dirías a un amigo?
¿O fueron palabras de menosprecio que sólo le gritarías a tu peor enemigo si no tuvieras corazón?
¿O comentarios negativos sobre la vida que pronunciarías si no tuvieras fe?

Durante todo el día te hablas a ti mismo en silencio, y una parte de ti cree cada palabra. Así que está atento, y medita sobre esta pregunta:

“¿Qué tengo que dejar de pensar y decirme a mí mismo?”

Aquí tienes quince pensamientos tóxicos que debes prohibir de tu diálogo interno:

1. “Es demasiado tarde.”

No importa quién seas, no importa lo que hiciste, no importa de dónde has venido, siempre puedes cambiar y convertirte en una versión mejorada de ti mismo.

La paz, la fuerza y el entendimiento llegarán a ti cuando puedas deshacerte de los ruidosos juicios de los demás, y puedas oír mejor el zumbido suave y constante de tu propia fuerza interior. Y una vez que lo escuches, te darás cuenta de que no es demasiado tarde para ser lo que podrías haber sido.

2. “Si tan sólo fuera más fuerte, más inteligente, más atractivo, etc.”

La peor y absoluta soledad es no estar a gusto contigo mismo. Siempre es mejor serte fiel a ti mismo, y correr el riesgo de verte ridículo con los demás, en lugar de tratar de vivir una mentira, sólo para conseguir tu propio desprecio.

Recuerda, casi todo lo que te sucede, es un reflejo de lo que crees sobre ti mismo. No puedes superar tu nivel de autoestima. No puedes extraer más de ti de lo que crees que vales.

3. “Lo que tengo que decir no es tan importante.”

El silencio hace la batalla interior mucho más dura y más larga. Di tu verdad. Déjala salir… ¡antes de que te mate! Honestamente, esta es una de las cosas más tristes sobre tanta personas; sus pensamientos y sentimientos más importantes suelen no ser dichas o apenas comprendidas.

4. “Cuanto menos riesgos tome, menos tendré de qué arrepentirme.”

Erras el 100% de los tiros que nunca tiras. Decisiones, oportunidades y cambios; comienza con ellos.

Debes elegir tener una oportunidad, o tu vida nunca cambiará. Al final, más que de los errores que cometamos a lo largo del camino, lamentamos las oportunidades que no tomamos, las relaciones que tuvimos demasiado miedo de tener, y las decisiones que esperamos demasiado tiempo para tomar.

5. “Necesito permiso.”

Haz lo tuyo. No dudes ni desperdicies todo tu tiempo con un montón de explicaciones. De todos modos, la mayoría de las personas sólo escuchan lo que quieren escuchar. Sólo porque alguien no entienda tu punto de vista, no significa que una gran explicación no exista.

6. “Empezaré mañana.”

Puedes hacer muchas grandes cosas en un día, si no haces que ese día sea mañana. No dejes que tu miedo a cometer un error te detenga. Una vida dedicada a cometer errores no sólo es más agradable, sino más útil que una vida dedicada a hacer nada.

7. “Sólo quiero estar cómodo.”

Nunca mejorarás si te aferras a lo que solías ser, simplemente porque sea familiar y cómodo.

Las cosas geniales rara vez provienen de las zonas de confort. Tienes que tomar riesgos. Sólo te darás cuenta de todo el potencial de tu vida cuando permitas que lo inesperado suceda.

8. “Debo evitar el dolor a toda costa.”

Lo más auténtico de nosotros es nuestra capacidad de crear, de superar, de soportar, de transformar, de amar y de ser mayores que nuestras desgracias. Lastimarse es tan humano como respirar.

Hay una especie de poder dulce e inocente en nuestra humanidad; en no tener que estar feliz o triste solamente; en la naturaleza de ser capaces de estar ambos, rotos y enteros al mismo tiempo.

9. “Todo es culpa de ellos.”

Si te quedas sentado por mucho tiempo culpando a los demás por las cosas que hicieron o no hicieron, o saben o no saben, te quedarás sentado en el mismo lugar hasta que mueras.

Culpar es fácil, porque significa que no tienes que hacer nada; sólo quedarte sentado por el resto de tu vida. Pero eso no es vivir; es morir.

Acepta dónde estás sin culpar, y abraza al presente por lo que es; por las oportunidades que te está dando a cada instante; eso es lo que inyecta vida a tu historia y en última instancia, lo que te mueve hacia adelante.

10. “Está bien romper unas cuantas promesas de vez en cuando.”

Te comprometes con los demás y contigo mismo todo el tiempo. La pregunta es: ¿Mantienes tus compromisos?

Si dijiste que ibas a hacer algo, ¡hazlo! Cuando no cumples tus promesas, le dices a las personas (incluido a ti mismo) que no valoras su tiempo ni la relación.

No sobre-prometas; promete menos y cumple más de lo necesario en todo lo que hagas. Y unas palabras de los sabios: Nunca tomes una gran decisión cuando estés enojado, y nunca hagas una gran promesa cuando estés contento.

11. “Está bien deformar la verdad.”

Es descorazonador pensar a cuántas personas les sorprende la honestidad, y los pocos que lo hacen con las estafas. No seas uno de ellos. Defiende la verdad, siempre. Los que se sorprender fácilmente deberían ser sorprendidos con más frecuencia. Y tú deberías ser el que los sorprenda.

12. “Si ignoro las partes oscuras de mi mismo, desaparecerán.”

No puedes cambiar lo que te niega a enfrentar. Así que enfrenta las partes oscuras que hay en ti, y trabaja para desterrarlos con gradual iluminación y perdón. Tu voluntad de luchar contra tus demonios eventualmente permitirá que tus ángeles canten.

13. “Hay demasiados obstáculos.”

Habrá momentos en los que los problemas entrarán en tu vida y no podrás hacer nada para evitarlos. Pero entiende que están ahí por una razón. Y sólo cuando los hayas superado, entenderás por qué estaban allí.

Acepta esto y mantén tu cabeza bien alta. No sirve de nada revolcarse en la negatividad. Simplemente no puedes esperar la victoria mientras planificas para la derrota.

14. “Fracasé y perdí demasiado como para seguir adelante.”

Si no tienes nada, entonces lo tienes todo, porque tienes la libertad de hacer cualquier cosa, sin el temor de perder algo. ¿Confuso? La verdad que no. Piensa en ello. El fondo de piedra del pozo es una base sólida desde la cual puedes reconstruir tu vida de la manera que siempre quisiste que sea.

15. “Quisiera que el día terminara ya.”

No desees que tu vida se vaya. Experiméntala. Trabaja en ella. Todo por lo que atraviesas te hace crecer. A veces crees que hacer algo es una total pérdida de tiempo, pero luego termina siendo una de las mejores cosas que has hecho. Las cosas asombrosas pueden y suceden cuando menos te lo esperas.

Deja que cada día sea una búsqueda del tesoro en el que debes encontrar al menos una de estas cosas: una risa sincera, un acto de bondad, una realización, o una lección que te acerque más a tus sueños.

Reflexiones

Usar dialogo interno positivo no es fácil, sobre todo cuando las cosas no van a tu manera. Pero ten cuidado con lo que te dices de todos modos. No cedas a los pensamientos tóxicos.

Recuerda, la ruta a tu destino nunca es una línea recta. Vas a tomar giros cuestionables y te perderás unas cuantas veces. Pero no siempre importa el camino que emprendas; lo importante es que te embarques con la mentalidad correcta.

De cualquier manera es probable que la vida se complique de vez en cuando, y aparezcan obstáculos y cambios inesperados. Pero eso está bien. A veces tienes que tropezar y sentirte débil por un tiempo para darte cuenta de lo fuerte que eres en realidad.

Al final, lo único que se interpone entre donde estás y donde quieres estar, es tu voluntad de seguir intentándolo y la creencia de que es posible llegar allí.

Publicado originalmente en marcandangel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 8/06/2015 - Camilo José Perdomo Ramírez:

    Si realmente queremos realizar un cambio en nuestras vidas, lo debemos iniciar de adentro hacia afuera. No podemos esperar o “exigir” amor de los demás cuando nuestro corazón está lleno con odio. Cuando parte de ese diálogo interno que realizamos diariamente está cargado de mentiras, lo único que hacemos es crear una jaula en nuestra mente. Y, seamos o no conscientes de ello, esas mentiras se vuelven contra nosotros haciendo cada día más fuerte dicha jaula. Al ser sinceros con nosotros mismos y con los demás, con seguridad encontraremos el camino que nos llevará a la libertad y a la felicidad que todos nos merecemos.

Subir »
FB