Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

12 Promesas que debes hacerte a ti mismo, y mantener siempre

Publicado en Desarrollo Personal | 27 de junio, 2015

PromesaPor Marc Chernoff

Cuando te conviertes en tu mejor amigo, la vida es más fácil.

La vida no es todo arco iris y mariposas. Puede ser difícil algunas veces. Ya pagaste un precio muy alto para llegar hasta aquí, así que lo mejor que puedes hacer es hacer que realmente cuente, avanzando desde donde estás.

Libérate de la negatividad del mundo (de las fuentes de ignorancia que te dicen qué puedes y qué no puede hacer) con la promesa de mirar hacia adelante, vivir por lo que hay adelante, y salir adelante. En otras palabras, empieza a hacerte promesas positivas a ti mismo!

Promete luchar, luchar con más fuerza, reír más fuerte y por más tiempo, y darle una cachetada a la adversidad cada vez que se atreva a enfrentarte. Prométete ser una fuerza a tener en cuenta; porque eres una fuerza a tener en cuenta.

Hazte estas promesas a ti mismo, y mantenlas siempre.

Repite conmigo: “Yo prometo…”

1. “Que no usaré al pasado en mí contra.”

Tus problemas, tus debilidades, fracasos, remordimientos y errores, te revelan si estás dispuesto a aprender, o te castigan si no lo estás. Así que deja que te enseñen, todos los días.

Toma todo como lecciones aprendidas. Si te arrepientes de algunas decisiones que hiciste en el pasado, deja de ser tan duro contigo mismo. En ese momento, hiciste lo mejor que pudiste con los conocimientos que tenías. En ese momento, hiciste lo mejor que pudiste con la experiencia tenías. Tomaste tus decisiones con la mentalidad de un/a joven. Si hubieras tomado esas decisiones con la sabiduría que tienes hoy, elegirías de manera diferente.

Así que date un respiro. El tiempo y la experiencia tienen una maravillosa manera de ayudarnos a crecer y aprender a tomar mejores decisiones hoy, para nosotros y para aquellos que nos importan.

2. “Que seré dueño de mi vida, y que no negaré mi responsabilidad sobre ella.”

A través de la vid, puede que hayas aprendido que debes culpar a tus padres, a tus maestros, a tus mentores, al sistema educativo, al gobierno, etc., pero nunca culparte a ti mismo. ¿Cierto?

Nunca es tu culpa… ¡FALSO! Siempre es culpa tuya, porque si quieres cambiar, si quieres seguir adelante con tu vida, tú eres la única persona que puede hacer que suceda. Es TU decisión. Es tu responsabilidad. ¡Tómala!

3. “Que me hablaré amable y conscientemente a mí mismo.”

Espera un momento… ¿qué acabas de decirte a ti mismo? ¿Fueron palabras inspiradoras, alentadoras que le dirías a un amigo? ¿O fueron comentarios de menosprecio que le gritarías a un enemigo si no tuvieras corazón? ¿O valoraciones negativas sobre la vida que pronunciarías si no tuvieras fe?

Durante todo el día nos hablamos en silencio a nosotros mismos, y una parte de nosotros cree cada palabra. Así que estate atento, y pregúntate, “Si tuviera un amigo que siempre me hablara de la misma forma que me hablo a mí mismo en este momento, ¿cuánto tiempo permitiría que esa persona sea mi amiga?”

4. “Que escucharé lo que mi corazón y mi alma me digan.”

Cuando algo se siente bien, significa que es adecuado para ti (o que al menos vale la pena intentar). Y si realmente sientes que algo está mal, probablemente lo está. Presta atención a tus sentimientos, y sigue a dónde te conduzcan. Cuando sigues tu voz interior, las puertas tienden a abrirse para ti, incluso si estás se te cerraron de golpe en un principio.

5. “Que viviré una vida con la que me sienta bien, no una que se vea bien para los demás.”

Date permiso para seguir el camino que te haga feliz. Y entiende que algunas personas en tu vida, no querrán caminar a tu lado mientras te embarcas en este viaje; ellos simplemente no lo aprobarán no importa lo que digas, y eso está bien.

A veces, cuando te comprometes a crear tu propia felicidad, chocas con las percepciones de los demás. A veces, cuando ganas algo grande, tienes que dejar ir algo más. Y a veces este “algo más” es una relación que sólo quiere que hagas lo que ellos quieren que hagas.

6. “Que dejaré de lado las relaciones que, obviamente, no están destinadas a ser.”

La mayoría de las personas llegan a tu vida temporalmente sólo para enseñarte algo. Llegan y se van, y marcan una diferencia. Y está bien que no estén más en tu vida. No todas las relaciones duran, pero las lecciones que estás relaciones dejan sí lo harán. Si aprendes a abrir tu corazón y tu mente, todos, incluso las personas que eventualmente te volverán loco/a, te pueden enseñar algo que vale la pena aprender.

Algunas veces, te sentirás extraño cuando te des cuenta de que pasas demasiado tiempo con alguien con el que ya no estás conectado, pero es exactamente así como debe ser. Estás exactamente donde se supone que debes estar. Todos lo estamos.

7. “Que no dejaré que ninguna situación se robe mi sonrisa.”

Incluso cuando los tiempos sean difíciles, tómate un momento para hacer una pausa y recordar quién eres. Tómate un momento para reflexionar sobre las cosas que te importan en la vida. Y luego sonríe por lo lejos que has llegado.

De verdad, no hay nada en este mundo más bello y poderoso que una sonrisa que aparece a través de las lágrimas. Cualquier tonto puede ser feliz cuando los tiempos son fáciles. Pero se necesita un alma fuerte y un verdadero corazón para poder sonreír en situaciones que nos hacen querer llorar.

No importa cuanto dure, todo mejorará. Continua. Las situaciones difíciles construyen personas fuertes al final.

8. “Que celebraré y apreciaré la vida que tengo.”

Muchas personas sobrevaloran lo que no son y subestiman lo que sí son. No seas una de ellas. Respira profundamente. El pasado quedó atrás. Enfócate en lo que puedes hacer hoy, no en lo que podrías haber, o deberías haber hecho ayer. Recuerda, por todo lo que perdiste, ganaste algo más.

Aprecia lo que tienes y lo que eres hoy. La vida no tiene que ser perfecta para ser maravillosa. Cuenta tus bendiciones, no tus problemas. No cuesta nada ser positivo, y cambia las cosas para mejor. Tus pensamientos son tuyos y los puedes controlar, así que úsalos bien para darle a tus acciones y a tu vida una poderosa ventaja.

9. “Que reconoceré y usaré mi poder para marcar la diferencia.”

La forma más común que la gente tiene para renunciar a su poder, es pensar que no tienen ninguno. No hagas eso. El mundo te necesita.

En un mundo lleno de dudas, debes atreverte a soñar. En un mundo lleno de rabia, debes atreverte a perdonar. En un mundo lleno de odio, debes atreverte a amar. En un mundo lleno de desconfianza, debes atreverte a creer. Y una vez que lo hagas, te lo prometo, encontrarás el poder que alguna vez pensaste que te faltaba.

10. “Que buscaré la excelencia personal.”

Cualquier cosa que valga la pena hacer, vale la pena hacerla bien. Y la excelencia no es un accidente. Es el resultado de una alta intención, un enfocado esfuerzo, una inteligente dirección, una hábil ejecución, y una visión para ver los obstáculos como oportunidades.

También es importante señalar que la excelencia no puede ser juzgada con mirar dónde estás en determinado momento, sino por la distancia que viajaste desde el momento que empezaste. Se trata de ser diligente y lograr progresos (ya sea un paso adelante o una lección aprendida) día tras día.

11. “Que iré más allá de mi anterior nivel de comodidad.”

Sólo porque tengas problemas no significa que estás fracasando. Todos los grandes éxitos requirieron de dignos problemas para lograr llegar allí. ¡Entiéndelo! Cuando tienes problemas, es cuando te haces más fuerte y más inteligente. Cuanto más tiempo pases con ellos, más rápido aprenderás. Es mejor pasar diez minutos de extremo crecimiento, que pasar una hora corriendo en el mismo lugar.

Todos los días, tienes que querer practicar en el punto donde se encuentra el borde de tu capacidad, ir más allá una y otra vez, cometer errores, tropezar, aprender de esos errores e ir aún más allá de tu capacidad.

12. “Que abrazaré los cambios que sé que necesito hacer.”

La vida es un acto de equilibrar lo que tienes que retener y lo que tienes que dejar ir; de quedarte donde estás y seguir adelante. Nos esforzamos por tomar las decisiones correctas, pero ¿cómo sabemos de verdad cuando es momento de seguir adelante con nuestras vidas?

Los signos no siempre son fáciles de aceptar, pero están ahí… y lo sabes. Las relaciones, los trabajos, e incluso las ciudades en las que vivimos tienen fechas de vencimiento. A veces nos aferramos a lo que no funciona por temor a no ser capaces de adaptarnos a los cambios que necesitamos. Y por ello, el resultado siempre es el mismo: más dolor, inmensa frustración y un eterno arrepentimiento.

Sé más inteligente que eso. Abraza los cambios que sabes que necesitas hacer.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 28/06/2015 - miguel angel:

    muy bueno me gustaria recibir mas comentarios

Subir »
FB