Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

12 mentiras mentales comunes en que las personas fuertes no creen

Publicado en Desarrollo Personal | 13 de diciembre, 2014

Personas fuertesPor Marc Chernoff

“En la profundidad del invierno, finalmente aprendí que dentro de mí yacía un verano invencible.” – Albert Camus

Vivimos en tiempos turbulentos. Hay menos garantías y más incertidumbres por estos días. Afortunadamente, esto también significa que hay un montón de oportunidades que esperan ser tomadas. Y si tú y yo vamos a superar los obstáculos de nuestros caminos y aprovechar estas oportunidades, vamos a necesitar tener nuestras mentes fuertes.

Fuerza mental significa entender cómo manejar tus emociones, ajustar tu forma de pensar, y decidir tomar acciones positivas, a pesar de tus circunstancias. Es saber en lo profundo que cada pequeña batalla es un progreso. Y que si realmente lo quieres, lo harás, sin importar los fallos, los rechazos y las probabilidades.

Cada paso hacia delante será difícil, pero se sentirá mejor que cualquier otra cosa que puedas imaginar. Y eventualmente llegarás a comprender que los problemas no se encuentran en el camino, son el camino. Y que valen la pena tu tiempo.

Estar dispuesto a recorrer este camino de resistencia es de lo que se trata la fortaleza mental. Y es algo que Ángel y yo cubrimos ampliamente aquí en nuestro blog, en nuestro libro, y con nuestros clientes de coaching diariamente. ¿Por qué? Porque el 90% de nuestros problemas como seres humanos racionales son el subproducto de las debilidades mentales que aprendimos.

En otras palabras, con el tiempo hemos escuchado una sucesión de mentiras de otras personas, sobre lo que necesitamos y no necesitamos; sobre lo que podemos y no podemos hacer; sobre lo que es y no es posible para nosotros; y nosotros subconscientemente creemos en cada palabra.

¿Sabes qué es peor? Que ahora nos decimos algunas de estas mentiras a nosotros mismos, y vivimos según ellas todos los días.

Lo que significa que es momento de desaprender estas mentiras por el bien de nuestra fuerza mental:

1. No se suponía que fuera así.

Todos tenemos una idea en nuestras cabezas de cómo tendrían que ser las cosas, y tristemente esto es lo que a menudo nos lastima más. Entiende esto. Espera menos y aprende más. Déjalo ir y deja que la vida te haga crecer – deja que te pruebe. No siempre vas a entenderlo y eso está bien. Justo cuando pienses que no se puede poner peor, lo hará. Y entonces, justo cuando pienses que no se puede poner mejor, lo hará.

Las personas mentalmente fuertes aprecian los obstáculos de su camino porque saben que los obstáculos, son escalones necesarios. Así que sigue adelante, sigue creciendo, y algún día serás capaz de describir toda tu vida en una sola frase: “No fue como estaba planeado, y eso estuvo bien.”

2. La decepción y la tristeza no son necesarias.

Tener una preocupación excesiva por la felicidad en realidad puede conducirte a una actitud poco saludable hacia las emociones y experiencias negativas. Las personas fuertes mentalmente no tratan de evitar las emociones negativas; en vez de eso, aceptan las emociones tanto positivas como negativas, y dejan que estos sentimientos coexistan. Este es un componente clave para tu capacidad de recuperación.

Tratar de ser feliz 24 horas/los 7 días de la semana es inútil; en vez de eso, tenemos que enfocarnos en serlo todo. La decepción, la frustración, la tristeza y el fracaso son parte de tu todo; todas estas cosas te ayudan a ser quien eres. La felicidad, la victoria y la realización son lindas cosas que también te pasan, pero no te enseñan ni te ayudan a crecer tanto.

3. Esta situación es definitivamente mala.

Hay un dicho en la antigua filosofía del estoicismo: “No hay ni bueno ni malo, sólo percepción”, el cual más tarde hizo eco con la famosa cita de Shakespeare, “No hay nada bueno ni malo, pero pensarlo lo hace así.” La verdad sea dicha, la forma en que percibimos una situación tiene un poder tremendo ya sea para ayudarnos o perjudicarnos.

Muy seguido, reaccionamos emocionalmente y proyectamos juicios negativos sobre una situación, cuando la clave para superar un reto es ver las cosas objetivamente. En el largo plazo, por lo general no es lo que tienes, o donde estés, o por lo que hayas pasado lo que te define; es la forma en que piensa sobre todas las cosas y lo que harás a continuación.

4. No hay esperanza.

Las personas mentalmente fuertes saben que lo opuesto a la derrota no es el coraje; lo opuesto a la derrota es la esperanza. Y siempre hay esperanza. Cuando pierdes algo bueno, no lo pienses como una pérdida, sino como una experiencia que te devuelve al camino que estaba destinado a viajar.

En última instancia, la medida de quien eres, es lo que haces con lo que tienes, en cualquier punto dado en el tiempo. Es importante que recuerdes que tienes suficiente, y eres suficiente, siempre. Mantente fuerte. Piensa con claridad. Incluso cuando sientas que las cosas se caen a pedazos, no es así.

5. No tienes otra opción.

¿Alguna vez has conocido a alguna persona feliz y exitosa que regularmente evite responsabilidades, culpas, que apunte con el dedo y ponga excusas por sus vidas insatisfactorias? Yo tampoco. Por que las personas felices y exitosas son mentalmente fuertes. Aceptan la responsabilidad de cómo se desarrollan sus vidas. Ellos creen que su felicidad y éxito son un subproducto de sus pensamientos, creencias, actitudes, carácter y comportamientos.

6. Las personas exitosas siguen las reglas.

Rompe las reglas. No rompas la ley, pero rompe las reglas. No necesitas compararte con los logros de otras personas. La raíz psicológica de la infelicidad radica en la validación externa, lo cual sucede cuando intentas medir tu propio valor basado en las opiniones de los demás.

Pero no se trata de lo que los otros piensan…  es lo que tú piensas sobre tu vida lo que cuenta. Tú y sólo tú, puedes decidir qué tipo de vida quieres vivir. Las metas y expectativas de otras personas no importan tanto en el largo plazo.

7. Siempre hay una manera más fácil.

El camino de menor resistencia es a menudo el camino de menor recompensa. Tienes que hacer las cosas difíciles. No hay atajos a ningún lugar que valga la pena ir. Como dijo Einstein una vez , “El genio es 1% talento y 99% trabajo duro.”

Debes correr para ser un corredor. Debes escribir para ser un escritor. Debes trabajar activamente en un proyecto empresarial para aprender cómo administrar un negocio exitoso. Nada reemplaza a hacer el trabajo. Así que medita en esto todos los días: “Voy a hacer el trabajo. No será fácil. Pero valdrá la pena!”

8. Ahora no es el momento adecuado.

Algo correcto en el momento equivocado es algo equivocado. Y cuando se trata de tus metas, más tarde siempre es un mal momento para hacer lo correcto. ¿Por qué? Porque el tiempo pasa.

Así que deja de esperar el momento adecuado; nunca llegará. Toma una decisión y toma la oportunidad. Tienes que atreverte a hacerlo, porque la vida es demasiado corta como para preguntarse qué podría haber sido.

9. Necesitas más para ser feliz.

Las personas mentalmente fuertes saben que la gratitud es la mejor actitud. Cuanta más bondad veas, más crearás, y más cosas buenas tendrás por las cuales sonreír. La felicidad no comienza cuando “esto, aquello, o lo otro” se resuelva. La felicidad comienza cuando aprecias lo que tienes.

10. ¡Tienes que ser perfecto para ser impresionante.

Si la cara que siempre muestras es una máscara, algún día no habrá nada debajo de ella. Porque cuando pasas demasiado tiempo concentrándote en la percepción que tienen los demás sobre ti, o en quien quiere todo el mundo que seas, en algún momento olvidas quién eres en realidad.

Así que no temas los juicios de los demás; tú sabes en tu corazón quien eres y lo que es verdad para ti. No tienes que ser perfecto para impresionar a la gente. Deja que se impresionen con cómo lidias con tus imperfecciones.

11. Tienes buenas razones para odiarlos.

La verdadera marca de madurez es cuando alguien te hace daño y tú tratas de entender su situación, en lugar de tratar de vengarte. Se trata del perdón. Y eso no quiere decir que borras el pasado, ni que te olvides de lo que pasó. Sólo significa que dejas ir el resentimiento y el dolor, y que elijes aprender del incidente y seguir adelante con tu vida.

Recuerda, cuanto menos tiempo pases odiando a las personas que te hacen daño, más tiempo tendrás para amar a las personas que te aman.

12. Los que te aman siempre deberían estar de acuerdo contigo.

Las personas mentalmente fuertes saben que alguien que te ama no siempre estará de acuerdo contigo sólo por hacerte feliz. En todo caso, te dirán lo que te tengan que decir, sinceramente, independientemente de si quieras o no oírlo.

¿Por qué esto es una buena noticia? Porque las relaciones cercanas se fortalecen sólo cuando dos personas son capaces de compartir sus sentimientos y pensamientos más íntimos sobre sí mismos y entre sí. Ser visto completamente por alguien al natural, y ser respetado de todas maneras, eso es amor. Se trata de aceptación y de acuerdos y truquitos. Y, a veces, de acordar estar en desacuerdo y sentirte bien con ello.

Reflexiones                 

Quiero dejarte con esto para que lo pienses…

En 1914, el gran inventor Thomas Edison experimentó una dificultad devastadora. Todo su laboratorio se quemó y se derrumbó, y años de su trabajo se arruinaron. Los diarios describieron la situación como la peor cosa que le sucedió a Edison, pero eso era mentira.

Edison no lo vio de esa manera. El inventor optó por ver su circunstancia como una oportunidad estimulante para reconstruir y re-examinar gran parte de su trabajo actual. Edison supuestamente habría dicho poco después del incendio, “Gracias a Dios todos nuestros errores fueron quemados. Ahora podemos volver a empezar de nuevo, desde cero.”

Bueno, a eso es a lo que yo llamo fuerza mental!

Publicado en originalmente en marcandangel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB