Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

12 duras verdades que aprendí sobre la edad adulta después de media década en el mundo laboral. Parte II

Por Libby Kane y Samantha Lee | Publicado en Desarrollo Personal | 1 de Julio, 2017

Vivir MejorDe la Parte I

En los seis años transcurridos desde mi graduación, aprendí algunas cosas; sin incluir cómo asar verduras, o que debo evitar a toda costa las oficinas postales de la ciudad de Nueva York.

Considéralas las verdades más difíciles sobre la vida.

No estoy diciendo que lo sé casi todo, ni siquiera muchas cosas. De hecho, probablemente ni siquiera sé lo que no sé.

Pero en el camino, algunas cosas me han quedado claras.

Parte II

La gente no te está mirando tan de cerca como crees

De nuevo, una anécdota:

Una colega y vecina de escritorio en un trabajo anterior hizo un experimento de vida en el que se puso los mismos seis vestidos durante un mes. Alrededor del día 25, la vi una mañana y genuinamente elogié su lindo vestido rojo.

“¿Me estás tomando el pelo?” preguntó ella. “Me puse esto 10 veces durante el último mes.”

No lo había notado.

Y esa experiencia es bastante cierta; – la mayoría de las veces. Todos estamos envueltos en nuestras propias vidas. La mayoría de las veces, no están prestando atención a tus detalles.

Muchas de las cosas que “eres”’ son realmente cosas que elegiste a ser

Si siempre llegas tarde, o eres malo en geografía, o eres adicto a tu teléfono, tengo noticias para ti: Estos no son rasgos de caracteres inherentes. Estas son cosas que decides ser.

La mayoría de las veces, es más fácil de aceptar las cosas sobre nosotros mismos como verdades en lugar de decisiones. Por ejemplo, soy “mala para las matemáticas.” Ahora pregúntame sobre la ayuda que nunca les solicité a mis maestros. Podría haber tomado clases particulares. Puedes salir de tu casa 15 minutos antes. Puedes estudiar mapas. Puedes apagar el teléfono durante la cena.

Si hay algo sobre ti de lo que no estés orgulloso, no está escrito en piedra. Puedes cambiarlo.

Tienes que cuidarte

Aprendí esto cuando estudié en el extranjero durante la universidad. Después de dos meses consecutivos de comer prácticamente sólo Cadbury y Coca-Cola Light, simplemente no podía entender por qué me sentía tan mal todo el tiempo.

Con el tiempo, me di cuenta de que no había comido ni un vegetal desde que llegué y empecé a buscar bolsas de lechugas y clementinas en la tienda de comestibles. (“Nutrientes!” Me gustaría presentarles con orgullo a mis nuevos amigos.)

Fue mi primer indicio de que iba a tener que comenzar a cuidarme. Nadie me iba a alimentar. Nadie va a asegurarse de que haga ejercicio. Nadie sacaría mis turnos para el médico ni el dentista. Si yo no los hacía, nadie los haría. Y desde entonces, eso no ha cambiado.

Haz lo que dices que vas a hacer

Esta allí cuando digas que vas a estar allí. Cumple con el plazo que dijiste que cumplirías. Haz la reserva que prometiste que harías.

Si no vas a hacerlo, no digas que lo harás. No hay nada peor que alguien que no cumple lo que dice.

La amistad requiere trabajo

Hay una razón por la que los programas de televisión son tan a menudo sobre adolescentes en la escuela secundaria: Es un círculo social forzado que determina tus amigos. Probablemente nunca experimentes eso de nuevo. Los colegios son grandes. Si todos en tu trabajo son horribles, te puedes ir. Las fiestas de barrio son pocas y distantes entre sí.

Si deseas mantener una amistad, tienes que poner algo de esfuerzo. Tiene que enviar mensajes de textos y correos electrónicos. Tienes que presentarte en las fiestas. Tienes que fijar fechas para un café. Especialmente cuando tus amigos no viven en la zona ni en la misma calle (una situación que es cada vez más común a medida que la vida de las personas se desarrollan en otro lado) tienes que poner el esfuerzo para mantener (o hacer) amigos.

La acción engendra acción.

Ir al gimnasio engendra ir al gimnasio. Viajar engendra viajar. Las verduras engendran verduras. El ahorro engendra ahorro.

La parte más difícil de cualquier buen (o incluso divertido) hábito es empezar. Todo es más fácil a partir de allí.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB