Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

12 cosas que tienes que recordar cada vez que te despiertas

Publicado en Desarrollo Personal | 27 de diciembre, 2014

DespertarPor Angel Chernoff

Cada mañana es una nueva oportunidad. Lo que hagas hoy es lo más importante. Hoy es otra oportunidad para hacerlo bien.

Puede que no siempre amemos todo sobre nuestra vida, pero en el fondo sí amamos y apreciamos la magia de la vida misma. Una parte de nosotros cree que todo es posible.

Tristemente, sin embargo, no siempre creemos que estas posibilidades están dentro de nuestro alcance, incluso cuando lo están. El problema es que elegimos creer lo contrario. Elegimos creer que somos incapaces de vivir nuestras vidas de la forma que queremos, a todo nuestro potencial. Elegimos aceptar nuestra realidad como otros nos dijeron que era.

¡Despierta!

No tenemos que hacer esto por nosotros mismos; nadie lo hace. Tenemos una opción. No tenemos que ser complacientes. No tenemos que caer en la fila. ¿Por qué no agitar un poco las cosas y vivir por mejores reglas?

Es momento de recordar algunas verdades fundamentales; ahora y cada mañana a partir de hoy:

1. Hoy puede ser un grandioso día, pero sólo si así haces que sea

¿Por qué a menudo nos sentimos tan impotentes? Porque nos convencemos a nosotros mismos de que lo somos. Esperamos que nos den las cosas, por derecho. Pero en la vida, no hay derechos verdaderos, y la verdad es que si quieres algo, entonces tienes que hacer que suceda por ti mismo. Tienes que trabajar por ello.

Sea o no sea hoy un gran día, no depende del clima. No depende de tu “estado de ánimo” (que está bajo tu control). No depende de nadie más. Si quieres tener un día agradable y productivo, entonces elige tener uno. Todo depende de tu percepción y de lo que elijas creer y hacer.

2. Hay muchas cosas que PUEDES controlar

Hay un montón de cosas en la vida que están fuera de nuestro control, pero no dejes que esto te engañe y te haga creer que la vida en su conjunto está fuera de tu control. La realidad es que la vida que estás viviendo, casi en su totalidad, está diseñada por ti.

Tomaste muchas pequeñas decisiones a lo largo del camino que te condujeron por el camino que estás viajando. Decir que tu vida está fuera de tu control es una manera de escabullirte; es lo que otras personas quieren que creas para poder hacer que hagas lo que ellos quieren que hagas.

3. No necesitas la constante aprobación de los demás

La necesidad de aprobación es como una adicción. Si basas todas tus acciones en la aprobación de los demás, al final te encontrarás corriendo y sacrificando tu propia felicidad. No pongas la llave de tu felicidad en el bolsillo de alguien más. Aprende cómo decir “no” a las personas y obligaciones que no agreguen valor a tu vida.

Tu tiempo en este planeta es precioso. Como dice el refrán, “Lo que hagas hoy es importante, porque estás intercambiando un día de tu vida por ello.” No esperes que nadie te de permiso para vivir.

4. Quejarte es inútil, a menos que puedas sugerir una solución

No seas de los que se quejan constantemente. No te ayuda y (sin duda) tampoco ayuda a tus relaciones. Si no te gusta tu situación actual, trabaja para cambiarla, pero no te quedes sentado quejándote por ello. Quejarte sólo hará que los demás no quieran estar cerca de ti.

Sé de los que miran los aspectos positivos de las situaciones. Y si encuentras un problema que deba ser abordado, sé alguien que sugiera una solución. El punto es que nunca llegarás a donde quieres estar, con sólo quejarte por donde te encuentras ahora. Cada paso en tu vida te está preparando para el que viene después.

5. El éxito es un estilo de vida, no un resultado

Todos queremos alcanzar el éxito, pero tenemos que recordar que el éxito no es un logro específico. El éxito no está cruzando una línea de meta arbitraria. Es la capacidad de pelear una buena batalla día tras día.

El éxito es la fuerza; la fuerza para seguir presionando y seguir viviendo tu vida bajo tus propios términos. El éxito no es un resultado final. Es una forma de ser. No ganas el éxito. Eres exitoso todos los días.

6. El hecho de que no te hayas dado por vencido, es un éxito en sí mismo                            

Puede que te de un poco de consuelo pensar en cómo todavía tienes cintura para seguir luchando, pero la verdad es que eres una de las personas fuertes, con agallas para seguir luchando. Muchas personas se dan por vencidas, incluso antes de comenzar, pero tú no.

No, tú te despiertas todos los días y haces las cosas. Te arrastras centímetro a centímetro contra la corriente porque te rehúsas a darte por vencido. Te niegas a aceptar la mediocridad. Te niegas a escuchar a los demás cuando te dicen que no eres lo suficientemente bueno. Sigue así, dando una buena batalla.

7. En cada situación difícil, la bondad es lo que debes intentar primero

Puede que las personas hagan comentarios desagradables. La aerolínea puede perder tu equipaje. Otro conductor puede cerrarte el paso en hora pico. Estas situaciones pasarán todos los días. La pregunta es: ¿Cómo vas a responder? A pesar de que tu primera respuesta, como las de muchos otros, sea enojarte ¿por qué no intentar un enfoque diferente?

La ira en estas situaciones nunca soluciona los problemas. Las personas son mucho más propensas a responder apropiadamente a la bondad. Y puedes ser amable y ser firme al mismo tiempo. Explica tu punto sin sacrificar tu integridad. Es la única respuesta de la que no te arrepentirás más tarde.

8. No vale la pena preocuparse por los matones y por los vampiros de energías

A veces permitimos que la gente equivocada tome demasiado espacio en nuestras cabezas y corazones. Nos encontramos con vampiros de energía y matones regularmente; sobre todo cuando vivimos en una gran ciudad o en un entorno de trabajo corporativo grande y feroz.

Estos individuos tratarán de atraparte; tratarán de influirte y convertirse en una parte de tu vida, porque encuentran sus propias vidas mundanas. Ya envenenaron sus propias vidas y ahora están buscando envenenar la tuya. No dejes que te atrapen.

9. Si alguien te hace daño, no lo tomes como algo personal

La verdad es que, si alguien te lastima, es probable que hayan sido lastimados ellos mismos antes. Así que haz tu mejor esfuerzo por no tomar nada demasiado personal. No dejes que los elogios lleguen a tu cabeza y no dejes que los insultos lleguen a tu corazón. La mayoría de las personas sólo pueden dar a los demás, lo que ellos mismos han recibido.

Todas tus palabras y acciones deben venir desde un lugar de amor, pero no todo el mundo será cariñoso a cambio, y eso está bien. Como Miguel Ruiz, explicó en su libro Los Cuatro Acuerdos, cuando no tomas nada como personal, te liberas. Puedes abrirte al mundo, libremente, y no tener que preocuparte por los juicios de los demás.

10. En lo que te estás enfocando ahora, importa

Si bien la tecnología actual puede cambiar nuestras vidas de muchas formas beneficiosas, hay un aspecto de esta tecnología que interfiere en gran medida con nuestras vidas y relaciones. No seas tan adicto a una pantalla como para perderte la oportunidad de disfrutar de la vida real que se está desarrollando frente a ti.

Aprende a desconectarte. Aprende a bajar la velocidad. Dale a la gente tu completa e indivisible atención. No busques en la pantalla estimulaciones sin sentido, sin ninguna razón, y enfócate en nutrir conexiones humanas reales.

11. Las buenas cosas en la vida terminan demasiado pronto cuando no son apreciadas

Esto no quiere decir que apreciar lo que tienes, cuando lo tienes, es algo natural; nuestras mentes tienden a considerar la posibilidad de que el pasto del vecino es más verde. Pero tenemos que recordarnos (conscientemente) a nosotros mismos que la vida no se trata de actualizar constantemente las cosas.

Para vivir una vida feliz y plena, tenemos que aprender a apreciar y amar lo que tenemos. Si te enamoras, entonces haz tu mejor (y sincero) esfuerzo para nutrir tu amor. No esperes que las cosas terminen para comenzar a apreciarlas.

12. Hoy es una bendición

Piensa en cuántas personas mueren cada minuto de cada día, y comenzarás a darte cuenta de que el despertar por la mañana, es una bendición. No vivimos en un mundo de paz perpetua, sino en uno cargado de episodios de caos. Además de esto, los accidentes ocurren, la gente es gravemente herida, y muere a causa de ello.

Conseguir otro día para respirar, para experimentar la vida, y para hacer algo significativo es el regalo más grande que uno puede recibir. ¡Haz que hoy cuente!

Publicado originalmente en marcandangel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB