Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

12 buenos recordatorios que te ayudarán a liberarte de la culpa

Por Marc Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 24 de julio, 2016

recordatoriosLa culpa no siempre es algo racional; es un peso que te aplastará sin importar si te lo mereces o no.

La culpa es el precio que pagamos cuando nuestro comportamiento viola alguno de nuestros ideales o creencias adquiridas. Los síntomas varían desde un malestar emocional menor a sustanciales sentimientos de dudas y desesperación, y por ello, es una de las razones más comunes por las que las personas buscan coachs o terapia, ya que no pueden dejar de lado la culpa que sienten.

El exceso de culpa es uno de los pesos más pesados y menos saludables que una persona puede tener. Es como atar unos 100 kilos extras a tu cuello y tratar de seguir así con tu día. Afortunadamente, igual que cambiar la forma en que tratas a tu cuerpo puede ayudarte a perder exceso de peso corporal (es decir, comer sano y hacer ejercicio), un cambio en la forma en la que piensas puede ayudarte a eliminar el exceso de culpa.

Si sientes que estás cargando exceso de culpa en este momento, aquí tienes algunos recordatorios simples para ayudarte a dejar ir y aliviar tu mente:

1. Un espíritu culpable y sufriente está mucho más abierto al amor y a la gracia que un alma insensible o presumida.

Así que, de algún modo, es bueno que estés sintiendo que hiciste algo mal, significa que realmente te preocupas por ser mejor de lo que eres. Y a partir de ahora, lo puede ser.

2. La culpa no es una respuesta a la tristeza o ira de las demás personas; es una respuesta a tus propias acciones o falta de ellas, y eso puede ser positivo.

Si la culpa te lleva a cambiar, entonces puede serte útil, ya que entonces no es sólo culpa, sino el principio del conocimiento y crecimiento. Esa es la clave, canalizar tus sentimientos de culpa iniciales en acciones positivas. Deja que la forma en que te sientes cambie la forma en que vives.

3. No hay razón para sentirte perpetuamente culpable por cometer un error sincero.

Cometer errores es ser humano. Los errores son parte de la vida; todos los cometemos, y todos sentimos un poco de culpa de vez en cuando. Pero – y este es un GRAN PERO – algunas personas aprenden de sus errores y algunas terminan cometiendo el mismo error una y otra vez. XXXDepende de ti decidir si vas a aprender de tus errores y usarlos para tu ventaja.

4. Si te sientes culpable por algo que hiciste o dejaste de hacer, no tengas vergüenza de pedir disculpas.

Una disculpa puede parecer un signo de debilidad, pero tener el valor de pararte frente a alguien y decirle “lo siento” es una muestra de gran fortaleza!

5. Todos somos un poco egoístas de vez en cuando. Es la naturaleza humana.

¿Una persona egoísta también puede amar a otra persona, no? ¿Incluso cuando los han herido y decepcionado? La respuesta es sí, siempre y cuando haya aprendido la lección y no la repita de forma deliberada.

6. Todos somos culpables de alguna manera; por todo el bien que no hicimos, por las palabras amables que nunca dijimos, y las buenas acciones que no hicimos.

No podemos cambiar eso ahora – el pasado quedó atrás – pero todavía podemos hacer lo mejor hoy y todos los días de aquí en adelante. Sí, tal vez haya mucho más que podríamos haber hecho, pero tenemos que dejar la culpa atrás para poder hacerlo mejor la próxima vez.

7. A algunas personas les gusta pasar la culpa y culpar a los demás. Cuídate de ellas.

Es extraña la forma en que alguien que quiere jugar el juego de la culpa y encontrar un culpable, puede emitir juicios, contar historias, y realmente hacerte cree que eres culpable, aun cuando sabes que eres inocente (o mereces el perdón). Te cuidado de este fenómeno y no te condenes a ti mismo sólo por satisfacer el drama de alguien más.

8. Si decides realizar cambios positivos, que sea ser más generoso y más respetuoso contigo mismo y con los demás

No porque sientas culpa, ni porque tengas que retribuirles de ninguna manera.

9. Cuando creas que TODOS te están mirando, por lo general eres simplemente tú mirándote a ti mismo.

Entiende esto. Entiende que el miedo al prejuicio es señal de una culpa excesiva y una desgarradora inseguridad.

10. Si alguien dice que te odia, sea cual sea la razón, todo lo que digan sobre ti después de eso no tendrá ningún sentido.

El odio es irracional; cuando el odio es el que juzga, el veredicto siempre será culpable. Lo mismo es cierto cuando nos odiamos a nosotros mismos por algo; no nos permitimos justificarnos y crecer a partir de esa experiencia.

La conclusión es que podemos sentir culpa, dar razones, e incluso tener excusas, pero al final, es un acto de cobardía no darnos otra oportunidad. Es hora de mostrarte un poco de amor y respeto.

11. Si no puedes conciliar las cosas contigo mismo, y no te sientes listo para hablarlo con alguien más, anótalo. Escribe lo que salga de tu corazón!

Muy a menudo, cuando nos sentimos culpables, nos quedamos en un estado de negación. Negamos, trivializamos o distorsionamos nuestras experiencias y sentimientos.

Escribirlo es una vía importante para la curación porque te da la oportunidad de ordenar tus pensamientos y definir tu propia realidad. Podrás decir: “Me pasó esto. Fue muy malo. Fue un terrible error. Crecí por ello. Merecía – y merezco – quererme y perdonarme.”

12. Probablemente tengas un montón de momentos en no fueron demasiado malos, y sin embargo siempre hay algo que se queda en tu mente y te hace sentir culpable.

Puede que asumas que sólo necesites esforzarte más, pero te resulta difícil mantener ese nivel de esfuerzo. Si eso te suena familiar, es hora de dejar el control, al menos un poco. Es hora de dejar de sentirte culpable por no ser capaz de controlar lo incontrolable.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB