Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

11 cosas que las personas exitosas se dicen todos los días. Parte II

Por Jeff Haden | Publicado en Desarrollo Personal | 22 de noviembre, 2016

Reibox BlogDe la parte I

Estas son algunas de las cosas que las personas extraordinariamente exitosas dicen todos los días; y cómo estas declaraciones los impulsan a tomar acciones que los llevan a tener más éxito:

Parte II

6. “No me preocuparé por lo que piensen los demás.”

La mayoría del tiempo, debemos preocuparnos por lo que piensan los demás; pero no si se interponen en la vida que realmente queremos vivir.

Si realmente deseas iniciar un negocio pero te preocupa que la gente pueda decir que estás loco, hazlo de todos modos.

Elige una cosa que no hayas intentado porque estabas preocupado por lo que los demás podrían pensar o decir, y simplemente hazla.

Es tu vida. Vive a tu manera.

7. “Voy a responder la pregunta que nadie hizo.”

A veces las personas no se atreven. A veces son inseguras. A veces son tímidas. Cualquiera sea la razón, a veces las personas harán una pregunta diferente a la que realmente quieren que contestes.

Un empleado podría preguntarte si crees que debería tomar unos cursos en la universidad. Lo que realmente quiere saber es si crees que es capaz de crecer en tu organización; él espera que le digas que lo haga y que compartas tus razones de porqué.

Tu marido podría preguntarte si piensas que la mujer en la fiesta estaba coqueteando con él. Lo que realmente quiere saber es si todavía piensas que se ve bien y es atractivo; él espera que le digas que sí, y a él le encantará cuando le compartas las razones.

Detrás de muchas preguntas hay una pregunta no hecha.

Presta atención para poder responder esa pregunta también; porque esa es la respuesta que la otra persona no sólo quiere, necesita.

8. “Aceptaré que esta bien no ser perfecto.”

Sí, sólo tienes una oportunidad para causar una primera buena impresión. Sí, perfección es el único resultado aceptable. Por desgracia, ningún producto o servicio es siempre perfecto, y ningún proyecto o iniciativa está perfectamente planeado. De hecho, la búsqueda de la perfección a menudo puede ser tu peor enemigo.

Trabaja duro, haz un gran trabajo, da lo mejor, y deja que sea lo que tenga que ser. Tus clientes y colegas te dirán lo que necesitas mejorar, y eso significa que harás mejoras que realmente le sirva a la gente.

No puedes lograr nada a menos que dejes ir. Da lo mejor de ti, y deja ir, y luego confía en que trabajarás duro para superar las deficiencias.

9. “Intentaré hacerlo mejor.”

Todos la  fastidiamos. Todos tenemos cosas que podríamos haber hecho mejor. Palabras. Comportamientos. Omisiones. No avanzar, no estar, o ser de apoyo.

Las personas exitosas no esperan ser perfectos, pero sí creen que siempre pueden ser mejores.

Así que piensa en ayer. Piensa en lo que salió bien. Después, piensa en lo que no salió tan bien como podría haber salido y acepta la responsabilidad. Asume la responsabilidad.

Y prométete que hoy lo harás mucho mejor.

10. “Lo único que puedo hacer siempre, es trabajar más que ellos.”

Como Jimmy Spithill dijo: “Rara vez vi una situación en la que hacer menos que el otro tipo sea una buena estrategia.”

Puede que no tengas la experiencia, el financiamiento, los contactos ni el talento, pero siempre puedes pensar más, avanzar más y trabajar más que todos los demás. El kilómetro de más es una tierra extensa y despoblada, todos hablan del kilómetro adicional, pero pocas personas lo hacen.

Aun cuando todo lo demás parezca ir contra ti, el esfuerzo y la persistencia pueden ser tus ventajas competitivas, y  pueden ser las únicas ventajas que realmente necesitas.

11. “Me detendré y oleré mis rosas.”

Tienes grandes planes y grandes metas. Y nunca estás satisfecho porque la satisfacción alimenta la complacencia.

Desafortunadamente, la mayoría de las veces eso significa que eres infeliz porque piensas más en lo que no has conseguido, no has hecho, y no tienes. (Por supuesto, la clave está en hacer las cosas que te hacen feliz más a menudo.)

Tómate un momento y piensa en lo que sí tienes, tanto en lo profesional como (y especialmente) en lo personal.

En este momento, tienes más de lo que alguna vez soñaste que fuera posible.

Claro, siempre esfuérzate por más, pero siempre tómate un momento para notar todas las cosas que tienes, especialmente tus relaciones, son lo más importantes que puedes tener.

A diferencia de lo que quieres, lo que tienes no es una esperanza, un deseo o un sueño. Lo que tienes es real.

Y es impresionante. Y es tuyo.

Aprécialo.

Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB