Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 Riesgos que las personas felices toman todos los días

Publicado en Desarrollo Personal | 31 de mayo, 2014

Personas felicesPor Marc Chernoff

“No puedes protegerte de la tristeza sin protegerte de la felicidad.” – Jonathan Foer

Hace casi dos décadas, como una broma ya que ella me instruyó en toda la primaria, le pedí a mi abuela que firmará mi anuario. Este fue su último párrafo:

“Lo mejor que puedes hacer a partir de este día en adelante, es seguir tu intuición. Toma riesgos. No te limites a tomar las opciones seguras y sencillas sólo porque tengas miedo de lo que podría suceder. Si lo haces, no tendrás muchas cosas que valgan la pena recordar.”

Años más tarde, a medida que crecía y me interesaba en la psicología de la felicidad, me di cuenta de lo acertado que eran las palabras de mi abuela. El riesgo es una parte esencial para vivir una buena vida. Si no tomas riesgos, no podrás vivir de verdad… simplemente existirás. Es por eso que los más felices entre nosotros toman pequeños riesgos todos los días. Veamos estos diez ejemplos, y examinemos algunas ideas sobre cómo ponerlas en práctica en tu vida.

1. Corren el riesgo de ser posiblemente heridos.

A medida que crezcas, aprenderás que incluso la única persona que se suponía que nunca te fallaría, probablemente lo hará de alguna manera. Tendrás tu corazón roto probablemente más de una vez. Tú también inadvertidamente romperás algunos corazones, así que recuerda cómo sentías cuando el tuyo estaba roto. De vez en cuando discutirás con tus amigos más cercanos. Culparás a nuevos amores por cosas que los viejos hicieron. Llorarás porque el tiempo pasa demasiado rápido, y eventualmente perderás a alguien que pensaste que no podrías vivir sin él. Esto es lo que pasa cuando abres tu corazón y tu mente a las grandes alegrías de la vida.

Chuck Palahniuk dijo una vez: “La única manera de encontrar la verdadera felicidad en la vida, es correr el riesgo de ser completamente abierto.” Nada podría estar más cerca de la verdad. Cualquier persona que sea capaz de vivir y amar está atada a ser lastimada en algún momento, pero es un riesgo que vale la pena. El resultado es una vida llena de honestidad y amor.

Así que toma muchas fotos, ríe un montón, y ama como si nunca te hubieran herido. No tengas miedo de terminar tus días con dolor, ten miedo de nunca iniciarlos con honestidad y amor. La vida es demasiado corta como para dejarla pasar. Abra tu corazón y tu mente, y vívela al máximo!

2. Corren el riesgo de ser reales delante de los demás.

No necesitas agradarle a todo mundo. Eres una obra de arte. No todo el mundo verá tu belleza. En última instancia, es TU opinión sobre ti mismo lo que importa, y si a alguien no le gusta, olvídalos. Deja de complacer a todos todo el tiempo, porque si complaces a todos menos a ti mismo, tú eres el que sale dañado.

Tu valor no disminuye porque alguien no pueda ver tu valor. Ellos se lo pierden, no tú. Así que ten cuidado de no darles tanto de ti a los demás, y acabar sin nada para ti. Al final, sabrás que quienes realmente te aman; son los que te respetan por lo que eres, y que no importa qué pase, se quedarán a tu lado. Rodéate de estas personas. (Angel y yo hablamos sobre esto con más detalle en el capítulo “Relaciones” de 1,000 Little Things Happy, Successful People Do Differently.)

3. Corren el riesgo de perderse de algo nuevo, para poder apreciar lo que tienen.

Siempre te perderás de cosas. Simplemente no puedes tenerlo todo. Por lo tanto, siempre parecerá que te estás perdiendo que algo maravilloso que está en otro lugar. Y eso está bien. Déjalo ir, y date cuenta de que tienes todo en este momento. Lo mejor en la vida no está en otra parte; está justo ahí, donde estás en este momento. Tienes que aceptar que algunas cosas nunca serán tuyas, y aprender a valorar las cosas que son sólo tuyas.

Lo que das por sentado, alguien más está orando por ello. La felicidad nunca le llega a los que no aprecian lo que ya tienen. No esperes hasta que lo que TIENES se convierta en lo que TUVISTE. Haz una pausa y aprecia todas las cosas buenas que tienes en tu vida ahora mismo, mientras estén pasando.

4. Corren el riesgo de ayudar a los demás sin esperar nada a cambio.

Como dijo una vez Ralph Waldo Emerson: “El propósito de la vida no es simplemente ser feliz. Es ser útil, honorable, compasivo, de marcar alguna diferencia de que has vivido y has vivido bien.”

La felicidad no llega a través del egoísmo, sino a través de la generosidad. Todo lo que haces, vuelve. Saluda a la gente con una sonrisa. Anímalos. Felicita a tus hijos. Observa su progreso, anímalos y ayúdalos a sonreír. Las sonrisas son contagiosas. Entre más felicidad ayudes a los demás a encontrar en sus vidas, más felicidad encontrarás.

5. Corren el riesgo de asumir plena responsabilidad por su propia felicidad.

Recuerda que la felicidad proviene de tus propias elecciones y acciones. Esperar que otra persona te haga feliz es la mejor manera de quedar triste. Cuanta más responsabilidad tomes por tu pasado y tu presente, más capaz serás de crear el futuro que buscas.

Así que deja de culpar a los demás por lo que tienes y por lo que no tienes, o por lo que sientes y por lo que no sientes. Cuando le echas la culpa a otros por lo que estás atravesando, niegas tu responsabilidad y perpetúas el problema. Deja de darles tu poder a los demás y empieza a tomar la responsabilidad por tu vida. Culpar es sólo otra lastimosa excusa, y poner excusas es el primer paso hacia la miseria y el fracaso. TÚ, y sólo tú, eres el responsable de tus decisiones; haz una buena ahora mismo como para que tu yo futuro te lo agradezca. (Lee Buddha’s Brain.)

6. Corren el riesgo de las consecuencias de tomar acción.

Hoy es un nuevo día; un nuevo comienzo. Se te dio este día para que lo uses como quieras. Puedes desperdiciarlo o puedes usarlo para hacer algo que valga la pena. De cualquier modo, lo que hagas hoy es importante porque lo estás cambiando por un día de tu vida. No puedes quedarte esperando a que el momento perfecto llegue, porque puede que tal cosa no exista. A veces tienes que atreverte y saltar.

Sólo es posible vivir feliz para siempre, un día a la vez. La pereza y el aplazamiento pueden parecer atractivos, pero la acción conduce a la felicidad. Los grandes desafíos hacen que la vida sea interesante; superarlos hace a la vida significativa. Cuando llegue el mañana, el hoy se habrá ido para siempre. En su lugar habrá algo que has dejado atrás. Haz que sea algo que valga la pena; algo por lo que estés agradecido.

7. Corren el riesgo de cargar con la incomodidad del crecimiento.

La preocupación innecesaria le da a las cosas pequeñas una gran sombra. En última instancia, puedes enfocarte en lo que te está destrozando, o en lo que te está sosteniendo. Tiene que rodar con la vida y no en su contra. Y perdón por arruinarte el final… pero todo terminará bien; solo que tienes que aprender una o dos lecciones primero.

No huyas de las realidades de tus presentes luchas. El dolor y la derrota contenidos en ellas son necesarios para el crecimiento a largo plazo. Recuerda, hay diferencia entre encontrarte con una derrota y ser derrotado. Nada nunca desaparece hasta que te enseña lo que necesitas saber para crecer.

8. Corren el riesgo de posiblemente fracasar.

Si le tienes demasiado miedo a fracasar, no podrás hacer lo que necesitas hacer para tener éxito y vivir una vida plena. La clave está en sentirte cómodo con estar incómodo. La comodidad es un estado en el cual podrás encontrar descanso y renovación por corto tiempo; pero es un lugar lúgubre y triste para quedarte permanentemente. Si no te pones a prueba de forma regular (dando pequeños pasos hacia lo desconocido) tus habilidades y efectividad se harán obsoletas y débiles. La razón por la que la vida es tan gratificante es precisamente porque nada está garantizado.

Algunas de tus mejores experiencias y oportunidades en la vida vendrán a ti sólo después de que te atrevas a perder. Cuando tus esfuerzos se encuentren con el fracaso, sabrás que estás en el camino correcto; porque la otra cara del fracaso es real, los grandes logros no llegan fáciles. Tu intento fallido es simplemente una prueba de que te estás elevando más alto. Y “más alto ” es siempre la mejor dirección a la que viajar, (Lee The Road Less Traveled.)

9. Corren el riesgo de ser decepcionados por aceptar la verdad.

Los malos días y las decepciones son completamente normales, y no es algo por lo que debas sentirte culpable tener. La felicidad nunca es constante. Rendirte a tu tristeza, o a cualquier emoción negativa que esté tratando de salir a la superficie, no te hace una mala persona. Pero recuerda, si no estás sinceramente agradecido por cada sonrisa, no te quedes totalmente conmocionado por cada lágrima. Mantén las cosas en perspectiva.

Una vez que aceptes las noticias desagradables, no como algo negativo, sino como evidencia de que necesitas un cambio positivo, estarás aprendiendo de ella y creciendo. Cualquier cosa que la vida te tire, aunque duela, sé fuerte y lucha contra ella. Recuerda, las paredes fuertes tiemblan, pero nunca colapsan. La vida siempre te ofrece otra oportunidad… se llama mañana.

10. Corren el riesgo de olvidar y empezar de nuevo.

El aferrarse a lo que es ya no está nos mantiene atados. Algunos de nosotros pasamos la mayor parte de nuestras vidas relatando cosas del pasado y sin prestarle atención al presente. No pierdas tu tiempo intentando vivir en otro tiempo y en otro lugar. Deja que el pasado se vaya! Debes aceptar el final de algo para poder empezar a construir algo nuevo. Así que cierra algunas puertas viejas hoy. No por orgullo, incapacidad o egoísmo, sino porque ya has entrado en cada una de ellas en el pasado y te has dado cuenta de que no te conducen a ninguna parte.

Cuando nos repetimos una historia en nuestras cabezas, como lo hacemos todos, al final nos creemos esa historia y la abrazamos; sin importar si nos da más poder o no. Así que la pregunta es: ¿Tu historia te da poder? No metas tus desgracias pasadas en tu mente, su peso puede aplastar tu actual potencial. En lugar de ello, colócalos debajo de tus pies y utilízalos como plataforma para ver el horizonte. Recuerda, todas las cosas son difíciles antes de que sean fáciles. Lo que más importa es lo que comienzas a hacer ahora.

Los próximos pasos…         

Recuerda, lo que cuenta más no es lo que hayas aprendido con este artículo, sino cómo aplicas este conocimiento. Debes tomar acción. Así que empieza en pequeño, pero empieza ahora.

Elije uno de los diez puntos de arriba que te hable, y trabaja en él hoy, mañana y todos los días durante los próximos meses. Eventualmente, un día, sin siquiera pensar en él, comenzarás a hacerlo de forma automática. Y de repente te darás cuenta de que tu práctica constante se ha convertido en un hábito permanente e interiorizado de felicidad.

Publicado originalmente en MarcAndAngel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB