Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 puntos para que los negocios alcancen el éxito

Por Contramuro | Publicado en Negocios | 8 de agosto, 2018

éxitoLos negocios que busquen evitar el fracaso, deben aprender a delegar trabajo, explicó el fundador de la cadena de tiendas J.C. Penny, James Cash Penny.

“El camino más seguro para que un ejecutivo se mate a sí mismo es negarse a aprender cómo, cuándo y a quién delegar el trabajo”, señaló el empresario.

En el proceso de crecimiento de una empresa o negocios, suele suceder que los gerentes confunden el acto de delegar trabajo con dejar de hacer ciertas actividades. Pero no importa el tamaño de la empresa, el momento de que se contrate una persona para mantener en funcionamiento constante el negocio siempre llegará.

Por lo que a continuación se tiene una serie de recomendaciones para saber delegar trabajos exitosamente para la empresa.

Agradecimiento.

Una recomendación esencial es el asegurarse de que los trabajadores sepan que sus esfuerzos son reconocidos y apreciados. Los gerentes más exitosos son aquellos que apuntan a hacerse innecesarios para su personal, para que las cosas salgan bien, por eso se debe ser agradecido con aquellos que han aceptado una mayor responsabilidad.

Tareas.

Deben elegirse las actividades a delegar, para dividir aquellas que son más críticas para el negocio, de las que no pueden hacerse y de las que no hay interés por efectuarlas. Como por ejemplo, si el gerente no suele usar mucho la computadora, puede considerar el delegar de sus actividades las relacionadas con la misma, como mantenimiento web o redes sociales.

Búsqueda.

Es recomendable tener claro el perfil del cargo a desempeñar, para así lograr elegir al mejor personal. Esto es, contratar a la persona con más habilidades, no a los que cobran menos o son familiares y amigos, tampoco darle tareas al trabajador que se encuentre más desocupado.

Errores.

Debe evitarse esperar la perfección, el objetivo principal es que se realice el trabajo, no una obra maestra. Se tiene que cumplir con un estándar de calidad tiempo de realización, por lo que es bueno tener claras las expectativas del trabajo y darle al personal espacio para que pueda llevar a cabo la tarea.

Claridad.

Las indicaciones que se den al personal deben ser claras y concisas, es decir dar toda la información necesaria para que el trabajo se realice. Se puede preguntar al trabajador si entiende lo que le pides.

Método.

La forma de realizar las tareas debe ser la última de las preocupaciones. Cada empleado trabaja de forma distinta. Si ya están establecidas las expectativas y estándares, debe dejarse al empleado trabajar a su modo, ya que hacer u realizar métodos diferentes no quiere decir que el trabajo salga diferente.

Enseñar.

Como se ha mencionado, delegar no es dejar a otros trabajo que no es agradable, sino permitir que los trabajadores mejoren sus habilidades. El dar más responsabilidades debe ir acompañado con la visión de que el proceso de aprendizaje involucrará algunos tropiezos.

Autoridad.

No solo se deben delegar responsabilidades sino también autoridad. Los gerentes que fracasan en delegar responsabilidades con labores, se verán en la necesidad de reportarse con sus subordinados y hacer parte del trabajo.

Regreso.

No debe aceptarse que el personal devuelva las tareas a sus gerentes, por sentirse incómodo, o para evadir responsabilidad. Solo en casos extremos, todos los integrantes del equipo deben aprender cuándo aceptar o rechazar una tarea determinada.

Supervisar.

Dejar que el personal realice el trabajo no significa dejar de revisarlo. Debe verificarse periódicamente que todo el proceso se realice bien. Cuando se trazan las expectativas, también deben incluirse puntos para hacerle seguimiento al proyecto.

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB