Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 Preguntas que cambiarán tu forma de pensar sobre tus problemas

Por Angel Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 14 de noviembre, 2015

PreguntasNo se trata de tener todas las respuestas, se trata de hacer las preguntas correctas.

El frase “La que enseña a otros, se enseña a sí misma” es muy cierta, no sólo porque la repetición constante ayuda a grabar los hechos en nuestra mente, sino también porque el proceso de enseñar en sí mismo nos da una mayor comprensión sobra la materia que impartimos. Egoístamente, esta es a veces la razón por la que Marc y yo tomamos nuevos clientes de coaching y escribimos nuevos artículos sobre desarrollo personal, incluso cuando nuestras agendas están llenas. Las estrategias que enseñamos nos ayudan a crecer a nosotros también.

Una de las estrategias que enseñamos una y otra vez es la auto-interrogación, que es básicamente el arte de hacernos a nosotros mismos las preguntas correctas. ¿Por qué es tan importante esta estrategia? Debido a que las preguntas que nos hacemos se convierten en pensamientos. Los pensamientos se convierten en palabras. Palabras convierten en acciones. Acciones se convierten en carácter. Y el carácter lo cambia todo.

A decir verdad, cuando los tiempos se ponen difíciles y surgen los grandes problemas, como inevitablemente pasará, es la fuerza de nuestro carácter la que no ayudará a atravesarlos.

Y puesto que nuestro carácter está directamente influenciado por lo que nos decimos (y preguntamos) a nosotros mismos diariamente, quiero que pienses en cómo estuviste hablándote últimamente. ¿Estuviste usando palabras de aliento, palabras que le dirías a un amigo? ¿O comentarios de menosprecio que le gritarías sólo a tu peor enemigo si no tuvieras corazón?

Durante todo el día te hablas a ti mismo en silencio, y parte de ti cree cada palabra que dices. Es por eso que es importante estar consciente cuando surjan los problemas, y meditar sobre estas preguntas:

1. ¿Qué podría ser positivo y te haga feliz sobre este momento, si realmente lo quisieras?

Tu arma más poderosa contra el estrés y la negatividad es tu capacidad de elegir un pensamiento por sobre otro. La felicidad se escapa de quienes se niegan a ver lo bueno en lo que tienen. Cuando la vida te da todas las razones para ser negativo, piensa en positivo.

2. ¿Qué problema estás agradecido de no tener en este momento?

Sonríe, no porque la vida haya sido fácil, perfecta, o exactamente como la habías previsto, sino porque decidiste ser feliz y estar agradecido por todas las cosas buenas que tienes, y todos los problemas que sabes que no tienes.

3. ¿En qué necesitas dejar de pensar y decirte a ti mismo?

Deja de desacreditarte a ti mismo por todo lo que no eres, y empieza a darte crédito por todo lo que sí eres. Tenemos que aprender a ser nuestros mejores amigos, porque a veces caemos con demasiada facilidad en la trampa de ser nuestros peores enemigos.

4. ¿A qué te estás aferrando que sabes que necesitas dejar ir?

Una de las lecciones más difíciles de la vida es dejar ir; ya sea la culpa, la ira, el amor o la pérdida. El cambio nunca es fácil; luchas por retener y luchas por dejar ir. Pero muchas veces dejar ir es el camino más sano hacia adelante. Despeja los pensamientos tóxicos del pasado. Tienes que liberarte emocionalmente de las cosas que alguna vez significaron mucho para ti, para poder ir más allá del pasado y del dolor que te trae.

Una vez más, es difícil dejar ir y reorientar tus pensamientos, pero vale la pena todo el esfuerzo que puedas reunir.

5. ¿Vas a culpar a los demás y negar tu responsabilidad? ¿O vas a crear un plan para avanzar en tus propios términos?

Imagínate cuánto más eficaz y feliz serías si, en lugar de negar, culpar, temer y luchar contra ciertas situaciones o tareas, simplemente las manejaras.

6. ¿Cómo puedes responder desde un lugar de claridad y fuerza, en lugar de reaccionar sin pensar a esta experiencia?

Cada vez que te veas tentado a reaccionar de la misma y vieja manera, pregúntate si quieres ser un prisionero del pasado o un pionero del futuro. Y recuerda que nuestro carácter es a menudo más evidente en nuestros altos y bajos. Sé humilde en la cima de la montaña, sé fuerte en los valles, y ten fe en medio.

7. ¿Cómo puedes estar al servicio de esta persona o situación (y de ti mismo) para que todo el mundo se sienta animado, y no agobiado?

La vida es un regalo, y nos ofrece el privilegio, la oportunidad y la responsabilidad de devolver algo de lo que nos da. Por lo tanto, la mejor manera de encontrarte a ti mismo cuando las cosas se pongan difíciles, es perdiéndote en el servicio de una causa más grande que tú.

8. ¿Estás colocando un montón de expectativas en ti mismo o en los demás? ¿Estas expectativas te están sirviendo o te están haciendo daño?

Las expectativas son como la cerámica fina, entre más fuerte te aferres a ellas, más probabilidades hay de que las rompas. Recuerda esto. Descubrirás que la vida es mucho más sencilla cuando bajas tus expectativas. Relájate un poco, y aprecia la vida y a tus relaciones por lo que son.

9. ¿Quién, o qué, necesita tu perdón?

El perdón no siempre ayuda a sanar relaciones o situaciones. Algunas relaciones o situaciones no están destinadas a ser. Perdona todos modos, y deja lo que está destinado a ser, SEA. Sigue adelante y libérate. Cuando mantienes resentimiento hacia otra entidad, quedas atado a esa persona o condición por un vínculo emocional que es más fuerte que el acero. El perdón es la única manera de disolver ese vínculo y liberarte.

10. ¿Qué sabes ahora que te servirá para la próxima vez?

No dejes que el miedo de los acontecimientos del pasado afecten los resultados de tu futuro. Vive por lo que hoy tiene para ofrecerte, no por lo que el ayer te quitó. Siempre habrá obstáculos, pero a menudo estamos más limitados por los muros que construimos nosotros mismos. Lo que vemos depende de cómo lo miremos. Olvida lo que has perdido y enfócate en lo que has aprendido.

Una casa más…

La vida está llena de circunstancias incontrolables; lo único que podemos controlar es cómo elegimos responder. Cuando realmente te tomas el tiempo para pensar en ello, todo lo que ocurre a nuestro alrededor es neutral y no tiene sentido hasta que se lo demos nosotros. Y las preguntas que nos hacemos conducen al significado que creamos.

En cualquier situación, se trata de elegir: ¿Voy a permitir que esto me moleste? ¿Voy a elegir que esto sea bueno, o malo? ¿Voy a elegir quedarme, o irme? ¿Voy a elegir gritar, o susurrar? ¿Voy a elegir reaccionar, o tomarme el tiempo para responder?

En pocas palabras: Las preguntas que nos hacemos conducen nuestro comportamiento, y nuestra conducta es una pequeña cosa que marca una gran diferencia. En gran medida, creamos nuestro destino todos los días… y la mayoría de los males que sufrimos son directamente atribuibles a nuestra propia (y controlable) conducta.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB