Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 métodos para asegurar un pensamiento positivo

Por Paulina Santibáñez | Publicado en Desarrollo Personal | 8 de junio, 2016

positivoMuchos solemos pensar en la energía negativa como algo místico, esa “mala vibra” de lo que sólo hablan los hippies y las gitanas que leen las manos.

Como resultado, no reparamos en que esta energía (que se da en forma de comentarios, miradas, quejas, gestos) nos rodea a diario, influyendo en nuestros pensamientos y emociones y determinando en gran medida nuestras acciones.

La realidad es que la energía negativa se encuentra en todas partes, y estar expuestos a ella es tan perjudicial para nuestro bienestar emocional (y sí, nuestro éxito profesional) que evitarla debería convertirse en un asunto de primera necesidad.

Estas son 10 prácticas que te ayudarán a alejarte de la negatividad y tener un pensamiento positivo que te impulse hacia tus objetivos. ¿Listo para aplicarlas diariamente a tu vida?

1. Sé cauteloso al elegir con quién te rodeas

Bien dice el dicho: “dime con quién te juntas y te diré quién eres”. Decidir a quién dejar entrar en tu vida no es algo que deberías tomar a la ligera. Las personas que optan por vivir de forma positiva descartan relacionarse con gente malvibrosa, envidiosa o quejumbrosa, y procuran rodearse por gente optimista, bienintencionada y siempre dispuesta a ayudar.

2. Cuida los estímulos que recibes

Quizá suene exagerado, pero TODO lo que entra en tu cuerpo –y no nos referimos sólo a la comida– influye en tus emociones. Esto incluye lo que ves, escuchas y hueles a diario. Si lo primero que escuchas al despertar son malas noticias, lo primero que lees son correos de trabajo y lo primero que escuchas son cientos de cláxones, ¿cómo esperas que tu cuerpo y tu mente comiencen el día?

3. Practica alguna disciplina que enfoque tu mente

En este mundo caótico es importante crear un espacio dedicado a “limpiar” tu mente de los estímulos negativos y reenfocarla hacia tu crecimiento. Puedes inscribirte a clases de yoga (o ¿por qué no? practicarlo desde tu casa) o meditar, aunque sea por cinco minutos al día. ¿Prefieres dibujar? ¿Asistir a clases de baile? ¿Cocinar? Tú decides.

4. Haz ejercicio

Practicar ejercicio es mucho más que una vanidad: es una condición para estar y sentirte saludable. El entrenamiento físico libera endorfinas, neurotransmisores que son asociados con un sentimiento de bienestar. Incorporar una rutina de ejercicio en nuestra vida diaria reducirá el estrés, mejorará nuestro humor y favorecerá nuestra autoestima. ¿Qué otra razón necesitas para empezar a mover esos músculos?

5. No subestimes tu descanso

En un mundo que venera el trabajo en exceso y está obsesionado con la productividad, el descanso suele ser subestimado –e incluso rechazado–. Si quieres mantener tu sanidad mental, no caigas en este error. Tener tiempo para relajarte, leer, salir o practicar hobbies es tan importante como crecer profesionalmente y atraer dinero a tu cuenta bancaria. ¡Aprende a valorar el tiempo que te dedicas a ti mismo!

6. Aléjate de la rutina

El estrés cotidiano puede ser bastante absorbente. ¿Y si hicieras un esfuerzo por evitar caer en este agujero negro? Además de crear espacios durante la jornada para tener un respiro, alejarte de la rutina durante un par de días es de gran ayuda para despejar tu mente y empezar de nuevo. De ser posible viaja a algún lugar alejado de la ciudad, donde puedas respirar aire fresco y olvidarte de las preocupaciones. ¿No puedes alejarte demasiado? Busca actividades relajantes en tu ciudad.

7. Acepta el fracaso como parte del crecimiento

Es un hecho ineludible: el fracaso forma parte de la vida, y está en cada uno de nosotros encararlo como un aprendizaje o sentirnos derrotados. Al tener algún error, en lugar de desanimarte, piensa: “¿por qué fallé?”, “¿qué puedo aprender de esto?”. Bien decía Thomas A. Edison: “No he fallado. Simplemente he encontrado 10 mil caminos que no funcionan”.

8. Aprende a controlar tus pensamientos y emociones

La inteligencia emocional es justo eso: la habilidad de manejar nuestros pensamientos y emociones en lugar de dejar que nos dominen. Saber controlar nuestra ira, enojo, tristeza y pensamientos negativos es indispensable para alcanzar nuestros objetivos… y disfrutar el proceso.

9. Aprende a decir “no”

Claro que es importante ser generoso y ayudar a los demás cuando te sea posible. Pero saber decir que no cuando es necesario es una habilidad que te ayudará a utilizar de manera efectiva tu activo más valioso: el tiempo. Decir “no” es tomar el control de tu vida y dirigir tu energía hacia las cosas que son verdaderamente importantes para ti.

10. No busques la aprobación de nadie

¿Dejas que tu vida se rija por las opiniones de los demás? Seguro te sientes paralizado. Enfoca tus prioridades en lugar de buscar la aprobación de los demás y ¡te sentirás más libre que nunca!

Fuente: entrepreneur

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB