Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 Malas excusas que no dejan que las buenas personas (sí, si… tú ;) avancen

Publicado en Desarrollo Personal | 4 de julio, 2015

excusasPor Marc Chernoff

Vive porque lo eliges, no por casualidad. Cambia, no pongas excusas. Mantente motivado, no manipulado. Trabaja para ser excelente, no competente. Elige escuchar tu voz interior, no las confusas opiniones de los demás.

Con los años, probablemente sin que te dieras cuenta, adoptaste creencias auto-limitantes que están saboteando silenciosamente tus mejores esfuerzos para tu crecimiento personal. Si prestas atención a tu diálogo interior, estas creencias se revelarán a sí mismas en forma de excusas.

La verdad es que si realmente quieres algo, encontrarás una manera. Si no, encontrarás una excusa… y entonces vivirás con esa excusa por el resto de tu vida.

Esto es precisamente lo que hace que muchos de nosotros seamos infelices.

Ángel y yo hablamos con cientos de clientes de coaching y suscriptores del blog, todos los meses, y éste mal autodestructivo siempre asoma su fea cabeza al final: excusas, excusas, excusas.

Y yo no estoy por encima de las excusas tampoco. Yo también me descubro a mí mismo inventándolas de vez en cuando. Pero esa es la clave; que tenemos que descubrirnos a nosotros mismos antes de que nuestras excusas se conviertan en desesperados lamentos.

Así que deja que esta sea tu llamada de atención.

Deja de inventar excusas sobre por qué no pudiste lograrlo, y empieza a enfocarte en todas las razones por las que debes hacer que suceda.

BASTA de negatividad. BASTA de pereza. BASTA de soluciones rápidas. BASTA de culpar los deás. BASTA de “Lo haré mañana.” BASTA DE ESTAS EXCUSAS:

1. “Es demasiado tarde”.

Nunca es demasiado tarde para vivir la vida que te hará sentir orgulloso. Si no aprendes nada más de este artículo, aprende solo eso. Tenemos una oportunidad con esto. No hay límites de edad para cambiar tu curso, y conformarte y quedar atrapado en una vida que no es la que quieres, es un trágico desperdicio.

De verdad, nunca es demasiado tarde o demasiado pronto para ser quien eres capaz de ser. No hay límites de tiempo, sólo tienes que empezar y detenerte cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte como estás. Puedes hacerlo mejor o peor. Todo depende de ti, así que hazlo mejor.

Haz cosas que te asusten. Siente cosas que nunca hayas sentido antes. Pasa tiempo con personas que te ayuden a crecer. Vive una vida de la que estés orgulloso. Y si descubres que no lo estás, ten el coraje de cambiar las cosas.

2. “No soy lo suficientemente bueno todavía.”

¡Tonterías! Da tu mejor esfuerzo y no tengas miedo de cometer errores. Si estás cometiendo errores, entonces estás haciendo cosas nuevas, probando cosas nuevas, aprendiendo, viviendo, empujándote a ti mismo, cambiándote a ti mismo, y cambiando el mundo para mejor.

No podemos hacer nada que valga la pena, sin cometer errores. Ni un dibujo, ni una relación, ni una carrera, ni una vida. Si esperas hasta tener todo resuelto para intentarlo, te quedarás esperando para siempre.

3. “Primero necesito aprobación.”

No tengas miedo de pasar la línea. Está bien ir más allá de lo común, siempre que sepas por qué tomar una dirección diferente es lo correcto para ti.

A algunas personas puede que les moleste la libertad que creaste en tu vida, cuando decidiste ser fiel a ti mismo. Si te encuentras con esas personas, ignóralos y sigue adelante. Sólo cuando ya no requieras la aprobación de nadie más, podrás ser tú mismo. Si te mantienes fiel a ti mismo, y no es suficiente para las personas que te rodean, cambia a las personas que te rodean.

4. “No quiero que me juzguen.”

La mayoría de las personas te están juzgando mucho menos de lo que parece. La verdad es que mientras estás ocupado preocupándote por lo que los demás piensan de ti, ellos están ocupados preocupándose por lo que tú piensa de ellos. ¿Loco? Sí, pero es cierto.

La buena noticia es que saber eso te libera instantáneamente para poder relajarte y hacer más de lo que quieres hacer. Y al hacerlo, también liberas a los demás para hacer lo mismo.

5. “No lo merezco.”

Hay dos versiones de esta excusa. La primera te hace pensar que no eres digno de algo hermoso como el amor, el respeto, el éxito y así sucesivamente. La segunda te hace sentir que estás siendo injustamente atacado por las dificultades de la vida. De cualquier manera, esta excusa te ata y no te deja avanzar. ¡Es hora de dejarla ir!

Cuando te descubras a ti mismo preguntándote “¿Por qué a mí?”, pregúntate “¿Por qué no a mí?” Recuerda, en el gran esquema de las cosas, eres igual que todos los demás; ni la naturaleza, ni Dios, muestran favoritismos ni injusticia. Así que aprende a aceptar lo bueno y lo malo que caiga en tu plato, con gracia.

6. “Tengo demasiado que perder.”

Al final, no te arrepentirás tanto de las cosas que hiciste, sino de las cosas que dejaste de hacer. Siempre es mejor quedarse con unos pocos “oh bueno,” y no con un montón de “Qué hubiera pasado si…”.

Es mejor tener una vida llena de experiencias y errores de los que has aprendido, y no un corazón lleno de lamentos y sueños vacíos. Algún día querrás mirar atrás en tu vida y decir: “No puedo creer que haya hecho eso!” en vez de “Dios mío, ojalá hubiera…”

7. “No tiene sentido.”

Y no… con esa actitud no la tiene. Esta es una de las peores cosas que uno puede decir, y sin embargo la escucho muy a menudo. ¡Deséchala ya! Sí tiene sentido… El sentido es que te estás ayudando a ti mismo y a los demás. El sentido es que estás haciendo algo positivo. El sentido es que estás actuando e intentándolo. El sentido es que no estás viviendo en un estado de auto-derrota prematura.

Estás tomando tus ideas del concepto de actualización. Estás aportando valor al mundo. Incluso si nadie lo ve, puedes tener la satisfacción de saber que hiciste lo mejor que pudiste.

8. “Es demasiado difícil.”

Casi todo lo que vale la pena hacer, es difícil. Piénsalo. ¿Cuándo fue la última vez que algo “fácil” tuvo una gran recompensa para ti?

En la vida, lo más difícil y lo correcto son a menudo la misma cosa. No puedes subestimar a una persona que siempre trabaja duro. Sé esa persona. Porque no obtienes lo que deseas; obtienes aquello por lo que has trabajado.

9. “Nunca tengo suerte.”

No es cierto. Las otras personas no tienen más suerte que tú. Tener siempre buena suerte es un mito. Si alguien es “suertudo” es porque está haciendo cosas que no estás viendo. Actuar y hacer algo en lugar de inventar excusas, hará maravillas con tu “suerte”. En última instancia, la suerte aparece cuando la preparación se encuentra con la oportunidad.

10. “Tengo demasiado equipaje de mi pasado.”

Llega un momento en el que tienes que elegir entre dar vuelta la página, o cerrar el libro. Algunas historias tienen que terminar antes de poder empezar unas nuevas. La vida es demasiado corta como para gastarla en una guerra contigo mismo. Practica la aceptación y el perdón. Dejar ir el pasado es el primer paso para tener felicidad hoy.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB