Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 frases que los Navy SEALs nunca dirán

Por Jeff Boss | Publicado en Negocios | 14 de febrero, 2017

Reibox BlogMientras que el paralelismo entre las operaciones especiales y los negocios se reflejan entre sí en algunos aspectos, también hay diferencias notorias.

La diferencia más significativa que encontré en el año que estuve fuera del ejército es lo que se consideraba aceptable e inaceptable en el lugar de trabajo.

En la sala del equipo SEAL, por ejemplo, hay recuerdos (legales) recogidos de misiones de alto nivel, fotos de viajes de entrenamientos anteriores, y fotos para rememorar a los compañeros caídos.

Por otro lado, en una cultura corporativa no es probable que se cuelgue el traje y la corbata del CEO cuya compañía acaba de ser adquirida, ni habrá imágenes que conmemoren empleados pasados que trabajaron en la empresa durante seis meses.

De las normas sociales que difieren entre las dos profesiones, nada es más evidente que la definición de lo que significa “aceptable”. Lo que es normal en los equipos SEAL, por ejemplo, típicamente se considera anormal en otras partes.

Aquí tienes un resumen rápido de 10 frases que nunca oí en los Equipos y las razones de ello:

1. “No puedo hacerlo.”

Si alguien hubiera dicho esto en la sala de equipo entonces se habría encontrado a sí mismo frío, húmedo y pegado con cinta adhesiva en la pared. A menos que haya una discapacidad física, reemplaza tus “puedo” o “no puedo”, con “lo haré” o “no lo haré”.

Siempre hay un camino. Encuéntralo.

2. “Siento llegar tarde.”

No oyes esto en una cultura de responsables porque las expectativas están establecidas; y si no las cumples, entonces habrá repercusiones. No quiere decir que las expectativas no cambien, pero no es por falta de esfuerzo en el cumplimiento de ellas.

3. “No sé.”

Si bien admitir incertidumbre está perfectamente bien, la declaración sola deja mucho que desear.

En su lugar, intenta decir “No sé todavía, pero lo averiguaré y me pondré en contacto contigo.” Esta última parte es la que demuestra una mentalidad proactiva y una voluntad de trabajar, en lugar de dejar que tu ambición quede abierta a la interpretación.

4. “Voy a Recursos Humanos.”

A nadie le importa. A menos que el tema sea ilegal, inmoral o poco ético, resuelve el problema por ti mismo. Recursos Humanos está ahí para facilitar la estrategia de la empresa, no arbitrar guerras territoriales entre los empleados.

5. “Consúltalo con mi abogado.”

Si bien no todos los equipos SEAL son iguales, hay una igual dispersión en la rendición de cuentas que se espera que los miembros del equipo defiendan. Es decir, si cuidas de tu negocio personal, entonces tu negocio personal te cuidará cuando lo necesites.

Tener equipaje (emocional) desempaquetado sólo hará que sea más pesado cuanto más lo cargues.

6. “Siento haber herido tus sentimientos.”

¿Sentimientos? ¿Que es eso?

7. “Arreglemos esto de una vez.”

No hay nada como la camaradería entre los SEALs. Nada se acerca a la fuerte unión, unidad y cohesión encontrada entre los hombres que viven, comen, entrenan y luchan juntos.

Una vez dicho esto, algunas personas necesitan un buen golpecito de vez en cuando para mantener su ego bajo control, y los compañeros de equipo no son diferentes. Enfrentar los problemas difíciles y aprender de ellos es lo que convierte la mediocridad en grandeza.

8. “Toma mis llamadas.”

El tren no se detiene por ti. Sube o baja, pero no eres más importante que el chico (o chica) de al lado. Una vez que hayas terminado con tu parte de la tarea, ve si alguien más necesita ayuda.

9. “Dejemos este tema para la próxima reunión.”

Estoy a favor de recoger los hechos, pero nada se decide por sí mismo. Llega un punto en el que demasiados datos llevan a la parálisis de análisis y la toma de decisiones se retrasa hasta que llegue una solución elegante; la cual nunca llega.

Empujar la toma de decisiones o la rendición de cuentas sólo deja una bola de nieve más grande de complejidad con la que tendrás que lidiar más adelante.

10. “Encontré esta impresionante plantilla de PowerPoint!”

El “Arma principal” de todos es diferente; los carpinteros utilizan martillos, los chefs utilizan ingredientes, los locutores usan su voz.

Sea cual sea el arma que elegiste, asegúrate llevarla siempre contigo porque las segundas oportunidades no aparecen con demasiada frecuencia.

Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB