Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 elecciones de las que no te arrepentirás dentro de 10 años

Publicado en Desarrollo Personal | 18 de abril, 2015

EleccionesPor Marc Chernoff

No me arrepiento de las cosas que hice.
Me arrepiento de las cosas que no hice cuando tuve la oportunidad.

Al final, más que cualquier otra cosa, lamentaremos las oportunidades que no tomamos, las relaciones que tuvimos demasiado miedo de tener, y las decisiones que esperamos demasiado tiempo para tomar.

Piensa en ello…

La gran oportunidad que dejaste pasar. Ese amigo que nunca llamaste. Esas importantes palabras que quedaron tácitas.

Sabes de lo que estoy hablando.

Cada uno de nosotros experimentó el arrepentimiento. Pero no es demasiado tarde para arreglar las cosas. Todavía estamos aquí, respirando. Hoy tenemos la oportunidad de cambiar nuestro mañana. En este momento podemos elegir borrar los lamentos de nuestros próximos años.

Es hora de sacar lo mejor de cada día. Aquí tienes algunas ideas para empezar; diez cosas que puedes empezar a hacer ahora mismo, y que no te arrepentirás de haberlas hecho dentro de 10 años:

1. Explora lo que amas, y hazlo tuyo.

Si te pasas la vida tratando de definirte a ti mismo basado en lo que otra persona ama, entonces serás miserable. Prueba cosas… pruébalo todo. Explora.

Descubre qué es que lo que hace que oigas música en tu interior, y hace que tu corazón se hinche, y entonces ve por ello. Averigua todo lo que puedas sobre ello. Encuentra otras personas que lo amen también. Si desperdicias tu tiempo fingiendo que te gusta algo sólo porque a otras personas que crees que son “cool” les gusta, terminarás con las personas y circunstancias equivocadas en tu vida.

Ama lo que ames y sé tú mismo, y terminarás con un estilo de vida y relaciones que te harán realmente feliz.

2. Vive TU vida ideal, todos los días.

Mientras estés trabajando en el punto #1, inevitablemente te encontrará con personas que te quieran dirigir a una dirección diferente; su dirección. Sólo recuerda, lo que está bien para ellos puede que sea lo equivocado para ti, y viceversa.

La verdad es que el mundo en realidad no es tal como es, sino como lo vemos. Y todos lo vemos de manera diferente. Si terminas viviendo una vida aburrida y miserable porque te ignoraste por completo a ti mismo, y escuchaste lo que un padre, compañero, o alguna chica de la televisión te dijo cómo vivir tu vida, entonces no tienes a nadie más a quien culpar que a ti mismo.

De verdad, el acto más inteligente y más valiente es pensar por ti mismo y escuchar tu propia intuición. Es mejor morir a tu manera, que vivir la vida ideal según otra persona.

3. Despierta cada mañana y haz las cosas CORRECTAS.

El mundo no te debe una vida. Tú le debes una vida al mundo. Así que deja de soñar despierto y empieza a hacer. Crea una columna vertebral, no un huesito de los deseos. Toma la responsabilidad de tu vida, toma el control. Eres importante y necesario.

Es demasiado tarde como para sentarte y esperar que alguien haga algo algún día. Algún día es ahora; el alguien que el mundo necesita eres TÚ. Enfócate en ser productivo, no en estar ocupado. No te limites a hacer las cosas; haz las cosas correctas (y esto incluye también las cosas en tu vida personal).

4. Deja tu teléfono y está más presente.

¿Hay algo peor que llegar a un lugar y no saber cómo llegaste ahí? Sí. Peor es darte cuenta de cuan maravilloso era algo sólo después de que se ha ido.

Vivir en el presente es una noción básica, pero como con la mayoría de las cosas simples, a menudo encontramos la manera de complicarla. Pero no es nada complicado aprender a apreciar y notar la vida mientras está pasando. No es nada complicado estar presente.

No te acordarás de esa foto genial que viste en Instagram de todos modos. Sin embargo, si querrás recordar las conversaciones que tuviste y las historias que viviste. Así que suelta tu teléfono.

5. Practica la amabilidad brutal.

La bondad es siempre la mejor respuesta a cualquier situación. Cuando te haces más grande y miras atrás en tu vida, inevitablemente te olvidas de un montón de cosas que parecían importantes cuando eras joven.

Es probable que no recuerdes cómo fue tu escuela secundaria o universidad. Mirarás a tus viejos compañeros en Facebook (o en alguna otra red social parecida) y te preguntarás por qué te gustaba esa chica/chico. Y te será más difícil recordar por qué dejaste que ciertas personas de tu pasado sacaran lo mejor de ti.

Pero nunca te olvidarás de las personas que fueron realmente amables contigo; aquellas que te ayudaron cuando estabas herido, y que te amaron incluso cuando no te sentías digno de ser amado. Sé esa persona para los demás tan a menudo como puedas. (Y, como sabes, lo que das, vuelve.)

6. Ámate a ti mismo también.

Lo más probable es que, la primera persona que te llamó la atención no haya sido “La indicada”. Y la segunda, tercera y cuarta probablemente tampoco. ¿Sabes por qué? Es tu eres la indicada.

El amor no es algo que está por ahí, en alguna parte y que alguien más pueda darte. Ya está dentro de ti. Es esa parte sagrada en cada uno de nosotros que nos hace humanos. Y algunos de los mejores momentos de la vida son cuando te conectas realmente con otra persona y compartes el amor que ya tienes dentro con ellas. Pero nunca olvides amarte a ti mismo primero.

Al comenzar por amarte y respetarte a ti mismo primero, haces que dar tu amor a otras personas sea infinitamente mejor. Conocerás a un montón de personas increíbles en tu vida, y espero que te enamores de alguna de ellas. Sólo recuerda enamorarte de tu propia vida también, porque nadie más puede hacerlo por ti.

7. Trabaja un poco menos y pasa un poco más de tiempo sonriendo con las personas que amas.

Ya oíste el dicho, “Las mejores cosas de la vida son gratis.” Pasar tiempo de calidad con tu familia y tus amigos, disfrutar de las travesuras de tu mascota, ver a tu hijo sonreír, experimentar momentos íntimos con tu pareja; estas cosas son preciosas e invaluables.

No te quedes atrapado en la carrera de ratas, trabajando más de 60 horas a la semana hasta el punto de estar demasiado estresado y cansado como para disfrutar de tus relaciones más importantes. Al simplificar tu estilo de vida y tomar decisiones más conscientes a lo largo del camino, podrás vivir más con menos, y por lo tanto trabajarás menos horas y disfrutarás más de lo que realmente importa.

8. Di lo que tengas que decir.

Dilo. No ocultes tus pensamientos ni sentimientos, especialmente cuando puedas marcar la diferencia. Sé valiente. Di lo que tengas que decir.

Muchas personas reprimen sus sentimientos con el fin de mantener la paz con los demás, o para protegerse de un rechazo potencial. Como resultado, se conforman con una existencia mediocre y nunca se convierten en lo que son capaces de ser. Peor aún, muchas de estas personas desarrollan enfermedades relacionadas con la amargura y el resentimiento que estas acarrean.

No seas uno de ellos. Los corazones muchas veces se rompen por palabras que no decimos, y eso también incluye a tu propio corazón.

9. Deja atrás las relaciones tóxicas.

Mereces respeto. Lo mereces de tu familia, de tus amigos, de tus compañeros de trabajo, de todo el mundo. La mejor forma de recibir el respeto de los demás es empezando por respetarte a ti mismo.

Habla con claridad y mantén la cabeza en alto. Defiende lo que crees. Toma decisiones con las que te sientas a gusto. Y si alguien en tu vida está siendo irrespetuoso, díselo. Si las cosas no cambian, tendrás que limitar el tiempo y la influencia que tienen en tu vida.

Necesitamos personas en nuestras vidas que nos desafíen y no estén de acuerdo con nosotros para poder ver las cosas desde nuevas perspectivas. No necesitamos personas tóxicas que quieran desanimarnos constantemente y que no nos respeten.

Puede ser difícil dejar una relación larga, incluso cuando nuestra sabiduría interior nos dice que es hora de dejarla ir. Pero no nos engañemos, todas las relaciones rotas duelen, pero dejar ir una relación tóxica es una ganancia, no una pérdida.

10. Deja ir a quienes ya se han ido.

Vas a mezclarte con un montón de personas en tu vida. Vas a tener primeros besos que sentirás por todo tu cuerpo y pensarás “OH, Dios mío, la/o amo”, pero en realidad… amarás el beso. Vas a conocer un amigo que pensarás que estarán juntos por siempre, pero entonces algo cambiará y seguirán caminos distintos. Vas a explorar diferentes partes de tu vida con diferentes personas que no estarán en el largo plazo; y eso no es algo malo.

La vida es una serie de historias, y la forma en que nuestras historias se cruzan es asombrosa. A veces las personas están en nuestras vidas durante toda la historia. A veces sólo por un capítulo o dos. Se necesita una persona valiente para saber cuando ese capítulo ha terminado y entonces dar vuelta la página. Sé valiente. Abraza tus despedidas, porque cada “adiós” que recibes en la vida, te prepara para un mejor “hola”.

Algunas reflexiones

Si estás teniendo problemas con cualquiera de estos puntos, no estás solo. Muchos de nosotros también los tenemos, y trabajando duro para sentirnos mejor, pensar con más claridad, y vivir una vida libre de remordimientos.

El punto es que nunca es demasiado tarde para dar un paso en la dirección correcta. Nunca es demasiado tarde para llegar a ser la persona que eres capaz de ser. Las cosas pueden cambiar si así lo quieres, a cualquier edad. Ahora mismo tienes la oportunidad de escribir un futuro lleno de paz y libre de arrepentimientos para ti.

Publicado originalmente en marcandangel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB