Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 dilemas que como emprendedor tendrás que enfrentar y superar en tu camino al éxito

Publicado en Negocios | 23 de junio, 2014

DilemasMartin Zwilling

La mayoría de los emprendedores se enfrentan a lo que se conoce como “los dilemas del fundador” a la hora de crear sus negocios, y estos dilemas clave son probablemente la mayor fuente de frustraciones y quebraderos de cabeza en la vida del emprendedor.

Muchos dan el salto hacia esta vida para ser su propio jefe, crear riqueza, tendencias o todo lo anterior a la vez. Pero el dilema consiste en que la mayoría de esos objetivos suelen ser mutuamente excluyentes.

Por ejemplo, ¿es la persona que tiene la idea y crea una nueva tendencia la que debe liderar el control de su compañía durante el crecimiento? En un famoso estudio con 212 startups llevado a cabo hace pocos años, el profesor de Harvard Noam Wasserman, descubrió que la mitad de los fundadores de una compañía ya no están a la cabeza de sus organizaciones pasados tres años, y en más de un 80% de las ocasiones se ven forzados a salir. Esta no es una estadística muy atractiva si eres un emprendedor al que le gusta el poder y el control.

No esperes a que la dura realidad del exigente mundo de los negocios te haga empezar a pensar en todos estos tradeoffs. La investigación llevada a cabo por Wasserman, entre otros, identifica 10 dilemas fundamentales a los que todo fundador tiene que hacer frente tarde o temprano a lo largo de su trayectoria como emprendedor:

1.- El dilema de ganar dinero o salvar a la humanidad. Tu gran idea de crear el próximo Facebook te puede hacer rico, pero probablemente no te ayude a reducir el hambre en el mundo. La respuesta la tienes que buscar dentro de ti mismo. Si consideras que vivir humildemente mientras creas un mundo mejor es la mejor opción, olvídate de los inversores y de la carrera por el crecimiento.

2.- El dilema del momento adecuado para empezar. El momento justo para dar el salto está en función de unas circunstancias profesionales, personales y de mercado, adecuadas. Pero es poco probable que las tres circunstancias se produzcan al mismo tiempo. Los expertos no recomiendan dar el salto ante la primera oportunidad: primero hay que crear capacidades y habilidades personales (skill), financieras y experiencia de negocio.

3.- El dilema del tamaño del equipo fundador. ¿Es mejor comenzar sólo una compañía o buscar socios que te ayuden desde el primer momento? Con uno o más socios fundadores, la empresa adquiere capacidades complementarias, puede ampliar la capacidad de trabajo y repartir las responsabilidades, y con ello reducir el riesgo. El inconveniente al que hay que enfrentarse es la pérdida de control o la dilución en cuanto a porcentaje de acciones, pero dos cabezas siempre son mejor que una.

4.- El dilema de las relaciones entre los cofundadores. Mientras que los amigos y la familia parecen siempre la opción natural a la hora de buscar cofundadores y miembros para el equipo, estas relaciones a menudo se convierten en obstáculos a la hora de tomar decisiones duras o hacer ajustes dentro de la compañía. Los antiguos compañeros de trabajo o nuevos amigos, que tengan habilidades complementarias, son normalmente la mejor opción a la hora de buscar socios.

5.-El dilema del cargo y el papel del fundador. Es habitual que los socios cofundadores esperen desempeñar un papel de directivo en el área en la que tienen interés, por ejemplo, el Director Financiero cuando el socio tiene experiencia en finanzas. Pero hay que estar muy seguro de que la gente tiene la capacidad adecuada para ocupar el puesto y la disposición a aceptar todas las responsabilidades que supone el cargo. Es muy difícil degradar a un socio fundador después. 

6.- El dilema del modelo de compensación. Cada socio fundador quiere ser compensado ampliamente por el riesgo y la incertidumbre. Como emprendedor tienes poco dinero y no quieres seguir dando acciones a cambio de trabajo. Pero las mejores personas no trabajan gratis. Ofrecer acciones es realista, pero tiene que estar fundamentado en un rol y contribución determinados, y que esta compensación se produzca tras el cumplimiento de hitos.

7.- El dilema de los inversores adecuados en el momento adecuado. Tú no quieres tomar dinero prestado de amigos y familiares, pero tampoco dar entrada demasiado pronto a inversores individuales (business angels) o capital riesgo. Nadie quiere invertir hasta que tengas un producto, y necesitas dinero para tenerlo. Arranca sin ayuda, si es posible. Si no, tendrás que acudir a amigos, familiares, business angels e inversores de capital riesgo.

8.- El dilema de la motivación de los empleados. En etapas muy tempranas, como empresa necesitas a profesionales generalistas, que sean capaces de cubrir múltiples áreas, aunque no puedes pagar profesionales con experiencia. Después necesitas especialistas y gestores. Al principio ofréceles poco, y usa los bonus o stock options sujetos a unos objetivos. Después usa Linkedin u otra red como una fuente de buenos profesionales.

9.- El dilema de la sucesión del fundador. Las startup suelen ser creadas por fundadores que son expertos en el producto o servicio, pero normalmente no lideran todas las etapas del crecimiento. ¿Debería el fundador mantener la pequeña dimensión de su compañía, tratar de adaptarse, o echarse a un lado para dar paso a un buen ejecutivo? Ten preparada la transición hacia un rol de especialista, un plan de salida, prepárate para echarte a un lado, o tu plan fracasará.

10.- El dilema del control y del crecimiento. Si los inversores te apoyan financieramente, es de esperar que te empujen hacia un crecimiento en forma de palo de hockey y una vía de hacer líquida su inversión, como una salida a bolsa o, directamente una venta, para que ellos rentabilicen su inversión. Si lo que prefieres es una compañía propia con crecimiento orgánico, mantener el control con tus amigos y familiares, prepárate para una carrera de fondo. De lo contrario, abandona y crea otra startup con otra idea.

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB