Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

10 cosas que te importarán mucho menos en 20 años

Por Marc Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 6 de Agosto, 2017

importaran menosMuy a menudo dejamos que las pequeñas frustraciones de cada día nos oculten belleza que hay delante de nosotros.

Nos quedamos atrapados en nuestras propias cabezas, y literalmente no sabemos que nuestras vidas son mejores que las pocas cosas que no salen como debieran. Nos quejamos o vomitamos nuestras quejas en las redes sociales.

“¡La vida es tan injusta!” Gritamos. Y todo el mundo está de acuerdo y lanza sus quejas en la piscina de los chismes.

Otras veces hablamos mucho sobre un montón de cosas que realmente no importan. Escudriñamos y dramatizamos lo insignificante hasta que nuestras caras se ponen azules, y entonces nos sentamos y nos rascamos la cabeza desconcertados por lo insatisfactoria que es la vida.

Pero cuanto más viejo nos ponemos, más silenciosos nos hacemos y en menos dramas y caos inútil nos involucramos. La vida nos humilla gradualmente a medida que envejecemos. Nos damos cuenta de en cuántas tonterías hemos perdido tiempo.

A decir verdad, la tarde siempre entiende lo que la mañana ni siquiera sospechaba.

Aquí tienes algunas cosas en las que tendemos a gastar mucha energía mental y física cuando somos más jóvenes, que eventualmente nos damos cuenta de que importan mucho menos de lo que originalmente pensamos…

1. Las inevitables frustraciones de un día normal

El 99,9% de lo que te estresa hoy no importará dentro de un mes. Tarde o temprano lo sabrás con certeza. Así que haz tu mejor esfuerzo para dejar de lado las tonterías, mantente positivo y sigue adelante con tu vida.

2. Los pequeños fracasos con los que a menudo te sientes auto-consciente

Cuando fijas metas y tomas riesgos calculados en la vida, aprendes eventualmente que habrá épocas en las que tendrás éxito y habrá épocas en las que fallarás, y ambas son igualmente importantes a largo plazo.

3. Lo “perfecto” que todo podría ser, o debería ser

Entender la diferencia entre un esfuerzo razonable y el perfeccionismo es fundamental para dejar ir las fantasías y recoger tu vida. El perfeccionismo no sólo te causa innecesario estrés y ansiedad de la superficial necesidad de siempre “hacerlo bien”, en realidad te impide obtener algo que vale la pena hacer.

4. Tener total confianza antes de dar el primer paso

La confianza es esa inercia interior que nos impulsa a esquivar nuestros vacíos temores y dudas en nosotros mismos. En el camino de la vida, nos damos cuenta de que rara vez tenemos confianza cuando empezamos de nuevo, pero a medida que avanzamos y aprovechamos nuestros recursos internos y externos, nuestra confianza se fortalece gradualmente.

Un error común que muchos jóvenes cometen es querer sentirse seguros antes de comenzar algo, ya sea un nuevo trabajo, una nueva relación, vivir en una ciudad nueva, etc. Pero no funciona así. Tienes que salir de tu zona de confort, y arriesgar tu orgullo, para obtener la recompensa por la búsqueda de tu confianza.

5. Las complejidades de lo que hay en ello para ti

El tiempo nos enseña que no tenemos nada en esta vida hasta que lo dejemos ir. Esto es cierto para el conocimiento, el perdón, el servicio, el amor, la tolerancia, la aceptación, etc. Tienes que dar para recibir. Un punto tan simple, y sin embargo es tan fácil olvidar que entregarnos a nosotros mismos, sin un precio, tiene que ser primero! Es el dar lo que nos abre a la gracia.

6. Ser un activista solo en línea para las buenas causas

Serlo en línea está bien, pero tarde o temprano te das cuenta de que si realmente quieres marcar una diferencia tienes que hacer lo que predicas. Así que no sólo intentes hacer un mundo mejor en línea. Ama a tu familia. Sé un buen vecino. Practica la amabilidad. Construye puentes. Sé lo que predicas.

7. Las presiones de hacer una gran diferencia todo a la vez

Cuando somos jóvenes, parece que más rápido es mejor, pero con el tiempo vemos el poder de ‘lento y constante’ en el trabajo.

Llegamos a entender que ningún acto de amor, amabilidad o generosidad, por pequeño que sea, es un desperdicio. El hecho de que puedas plantar una semilla y se convierta en una flor, comparta un poco de conocimiento y se convierta en el de otra persona, sonreírle a alguien y recibir una sonrisa a cambio, es prueba de que puedes hacer una gran diferencia en la vida y en los negocios, incluso si no puedes hacerlo todo a la vez.

8. La tentación de los arreglos rápidos

Mientras más viejos se hacen tus ojos, más claramente puedes ver a través del humo y los espejos de cada solución rápida. Cualquier cosa que valga la pena requiere de un esfuerzo diario. ¡Punto!

Honestamente, yo solía creer que pedir deseos y decir oraciones cambiaba las cosas, pero ahora sé que los deseos y las oraciones nos cambian a nosotros, y nosotros cambiamos las cosas.

Detalles aparte, cuando se trata de hacer un cambio sustancial en tu vida (construir un negocio, ganar un título, fomentar una nueva relación, comenzar una familia, ser cada vez más consciente, o cualquier otro viaje personal que lleve tiempo y compromiso) una cosa que tienes que preguntarte es: “¿Estoy dispuesto a pasar un poco de tiempo todos los días como muchas personas nunca lo harían, para poder pasar la mayor parte de mi vida como muchas personas nunca podrán?”

Piensa en eso por un momento. En última instancia, nos convertimos en lo que hacemos repetidamente. La adquisición de conocimientos no significa que estés creciendo; el crecimiento sucede cuando lo que sabes cambia cómo vives tu vida.

9. Tener un calendario atestado de emocionantes y elaborados planes

No llenes tu vida con planes. Deja espacio. Con el tiempo entenderás que muchas cosas grandes suceden sin planificarlas, y algunos grandes arrepentimientos ocurren por no alcanzar exactamente lo planeado. Así que mantén tu vida ordenada y tu agenda con espacios. Crear una fundación con un lugar para aterrizar, un amplio margen de error, y espacio para pensar y respirar cada paso del camino.

10. Estar en control constante de todo

Cuanto más viejo nos ponemos, más nos damos cuenta de lo poco que realmente controlamos. Y no hay una buena razón para mantenerte firme con las cosas que no puedes controlar. Aprende a confiar en el viaje, incluso cuando no lo entiendas. A menudo lo que nunca querías o esperabas resulta ser lo que necesitabas.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB